Category Archives: Noticias

Recuerdos del Porvenir nro. 3

Recuerdos del Porvenir nro. 3

Carlos Salinas de Gortari fue el primer presidente que saludé. Corría el año del 90, Salinas ya había seducido a medio México, ya se andaba olvidando la caída del sistema, y ahora sabemos que ya había hecho operación cicatriz con Cuauhtémoc Cárdenas. Yo recién ingresaba a la prepa y me apunté en la Banda Municipal como prestador del servicio social. Empezaba a tocar la batería por nota, aunque en los desfiles y otras presentaciones sólo tocaba el tambor, pues eran marchas militares y de otro tipo. No había rocanrol.

Anunciaron la visita de Salinas a la frontera, así que nos preparamos con lo mejor que teníamos. La Marcha de Zacatecas era el tema preferido de los políticos de aquellos tiempos. O por lo menos eso creíamos. Tocamos varios temas en la Plaza Plan de Agua Prieta, enfrente de Palacio Municipal,  pues el señor presidente se retrasó. Cuando dijeron que ya venía, iniciamos atropelladamente los primeros compases de la Marcha y de pronto alguien vino corriendo y nos calló con aspavientos. Supongo que al modernizador Salinas se le hacía anticuado y naco que lo recibieran así en los pueblos. Ni que fuera Juan Vargas de la Ley de Herodes.

Varias cosas le pidieron las autoridades municipales a Salinas, que si pavimentación por el maldito polvo, que si los muertos y vejaciones por el polvo maldito. Y es que no hacía mucho que se había descubierto el famoso “narco-túnel”, el primero del que se sabía, y que había generado varias disputas entre las autoridades locales y federales.  Miembros de la Policía Judicial, en ese entonces al mando del Fiscal de Hierro, catearon varias casas aledañas a la del  túnel. Golpearon, amenazaron, detuvieron sin recato ni derecho alguno, y el entonces presidente municipal se enteró de todo eso por la televisión.

Ya se acordarán, los que tengan cierta edad, cómo se las gastaban los judiciales por aquellos entonces. “Hay vienen los judas” era la frase de dar miedo, de echar a correr aunque no debieras nada. Los judiciales y las madrinas eran una especie de gavilleros con placa que lo mismo sometían a criminales, a otros cuerpos policiacos que a muchos, muchos inocentes. Ellos eran la ley. Así como ese narco túnel fue el pionero de otros, como el usado después en la huida por el Chapo Guzmán, así los crímenes, desapariciones y muertes de inocentes de la judicial fueron la profecía de lo que vendría décadas después con Calderón y Peña.

Se acabó el evento en la Plaza, cada quién para su casa. Cuál sería mi sorpresa que la comitiva de Salinas caminaba detrás de mí, flanqueado por guaruras del Estado Mayor. Me asusté, crucé la calle, caminé despacio, no quise llamar demasiado la atención. En ese momento me alcanza mi amigo Joaquín, con la misma cara de sorpresa que yo. De pronto, a unos metros de mi casa, la comitiva se detuvo y empezaron a entrar al jardín de una vecina. Qué carajo. Antes de entrar, Salinas volteó hacia donde estábamos nosotros, en el otro lado de la calle, con cara de what-the-fuck. No se nos ocurrió otra cosa más que alzar la mano y saludar. No hubo respuesta, se escondió detrás de esa sonrisa de duende que no se quitaba de encima, entró al jardín y luego a la casa. Después supimos que atendió una invitación a comer.

Ese día, en la esquina de mi calle, un elemento del Estado Mayor disfrutó del calor de la tarde sonorense.

II

Al segundo presidente que saludé fue al Doctor Ernesto Zedillo Ponce de León. Creo que le gusta que le digan doctor, intuyo que es importante para él.

Fue en el Gimnasio de la Universidad de Sonora (Unison), al que Zedillo venía a inaugurar, en diciembre del 95. Unas semanas antes se había presentado ya Joan Manuel Serrat, en un concierto memorable, en ese mismo recinto, en el cumpleaños del Alma Máter. Aquél concierto era todavía parte de los guiños que hacía el poder estatal para restañar los agravios dejados en la comunidad universitaria por el conflicto de la Ley 4.

Se construyó el Gimnasio y la gente se contentó. Se trajo a Serrat y los universitarios se contentaron más. Yo no fui a Serrar, yo me fui a otro concierto, a uno de rocanrol en el escenario al aire libre de La Sauceda. Ah, porque la Sauceda se había inaugurado un año antes, también por Zedillo, y entre otras cosas, el Parque cuenta con un escenario genial al aire libre. Ahora también está en el abandono.

Total, Zedillo llegó a tiempo, flanqueado por más guaruras que Salinas. Había alguna gente, no mucha, no cientos, alrededor. Yo fui más por curiosidad que por otra cosa. De pronto sentí que dos guardias no me quitaban la vista de encima, parecía que en cualquier momento irían sobre mí. Quizá era mi aspecto, pelo largo, barba crecida, suéter de manta. Un hipster pobre de los noventas. Se me acerca Laura y me dijo: “Vamos con la demás gente, aquí te ves muy sospechoso, no vaya ser que te confundan y te levanten”. Yo no le entendí. ¿Qué era eso de levantar? En fin, le hice caso, nos acercamos a la valla por donde iba a pasar el doctor.

Justo conforme nos íbamos acercando, el presidente se bajó de un camión y empezó a caminar hacia el Gimnasio. Yo me acerqué más, pero Laura se alejó, como que no quería que la vieran cerca de semejante tipo. Imagínense una foto del sub Marcos saludando a Pedro Aspe. Algo así. Pero yo sí lancé mi mano a Zedillo, para que me saludara, como lo hacían varias de las personas que estaban ahí.

Zedillo, mano de trapo, suave, suavecita, aguada, aguadita. Háganse de cuenta que le di la mano a un guante. Quizá exagero, pero mi apretón de manos le debe de haber dejado un dolorcito. Casi le pido disculpas, si no fuera porque se siguió caminando y saludando rápidamente, con esa sonrisa de mr. Burns en la que se escudaba en aquel tiempo. Pensé en entrar al evento, pero no. Crucé la Universidad, me fui con el atardecer a descansar.

III

A Vicente Fox lo fuimos a ver cuando estuvo en las escalinatas de la Unison, en el año 2000. Iba creciendo una foxmanía, pues era claro que el candidato del PRI, el señor Labastida, no lograba consolidar una buena campaña, y a Cárdenas se le adelantó el vaquero deslenguado desde el mítico “hoy, hoy, hoy”.

Quería verlo con mis propios ojos, escuchar lo que tenía que decir, ver que emociones me generaba. Gran personalidad de Chente en ese entonces, con su mano gigante en “V” que se convertía en el gran dedo de desprecio a los “mas de sesenta años de mal gobierno…” Su mensaje llegaba a buena parte del electorado cansado, en efecto, de los descalabros económicos de Salinas-Zedillo, de la violencia política vivida en esos sexenios. Tenía muy buena labia, a pesar de su limitado vocabulario.

Sin embargo, no puedo describirlo de otra manera más que de un merolico, un gran merolico. Vendía la salud en frasquitos oscuros de a 5 pesos sin etiqueta. Y se lo compramos.

No lo saludé, no estuve ni cerca, me lo impidió un ropero de 2 metros que me flanqueó el paso con cara que “ni se te ocurra”. La verdad tampoco ganas. Era sólo ver que tan cerca podía llegar.

IV

Andres Manuel López Obrador no ha sido presidente, todavía, pero también lo he saludado. Fue en el 2008, después de que Calderón “ganara” con el 0.56%. Andrés Manuel ya había sido investido como presidente legítimo y recorría el país recomponiendo fuerzas.

Quizá sea que no ha probado las mieles del poder presidencial, pero es el único que me ha visto a los ojos al darme la mano. Saluda como quien saluda a un conocido. “Es un gusto” le dije la primera vez. “Ayúdenos a la trasformación del país” contestó, sin detenerse.

…………

En Mayo del 2018, Carlos Salinas de Gortari sigue siendo quien ha sido desde que dejó la presidencia. Hay quien dice que es uno de los beneficiarios de todo el poder económico que tiene Carlos Slim, empresario que se convirtió en uno de los más ricos del mundo gracias a la privatización de Telmex, hecha en tiempos de Salinas. Ahora apoya a uno de los candidatos de la continuidad neoliberal que él inauguró.

El Dr. Zedillo, el que no traía cash, el que le gustaba que le dijeran la neta, trabaja en la Universidad de Yale donde es Honoris Causa y es socio de algunas de las compañías que vieron su auge con las privatizaciones de su gobierno, como Union Pacific-Ferromex. También da conferencias y cobra por ellas.

El Sr. Vicente Fox, a quien se le conoció después como el traidor a la democracia, es ahora un meme animado de las redes sociales. En su afán de detener a López Obrador, se ha convertido en el hazme reír de medio México con sus videos y ocurrencias y por su apoyo abierto a Meade, candidato del PRI, como alguna vez apoyó a Peña, también del PRI, partido que sacó de Los Pinos y que después ayudó a volver a meter.

Y Andrés Manuel López Obrador es por tercera vez candidato presidencial. A 44 días de la elección mantiene una ventaja de más de 15 puntos sobre el más cercano.

Ismael Cipriano.

 

 

 

 

Anaya y los tubos de confeti

Anaya y los tubos de confeti

Llegó retrasado, no sólo al mitin, sino también  a Sonora. Los de enfrente han venido más de una vez, ya todos sabemos. Su visita se retrasó por “cuestiones de agenda”, decía su equipo. En realidad Sonora se le presentaba como una plaza difícil pues, entre otras cosas, un gobernador emanado del PAN, el único que ha tenido el Estado, está en la cárcel. Pero aunque estuviera libre, la estela de corrupción y turbiedades que dejó el gobierno de Padrés la tienen muy presente los sonorenses.

Le organizaron un evento controlado, en un lugar cerrado, ni muy chico ni muy grande (Gimnasio de la UNISON), que pudieran llenar con “invitados” sin que les tomara demasiado presupuesto. Y es que Anaya es el candidato que más ha derrochado en esta campaña, según cifras del propio INE.

Todo estuvo perfectamente calculado para la foto que aparecería en los medios: la planilla en pleno con los brazos levantados en medio de cientos de banderas y de vítores, mientras el confeti cae por montones en un momento apoteósico, casi celestial. Pero es eso, el momento, la foto y muy poco más.

Quizá faltaron uno o dos camiones con los que trajeron a cientos de personas de varias ciudades y pueblos, porque algunas bancas en la parte de arriba estaban vacías. Abajo, en la duela, alrededor del escenario central que ahora se usa, había varios espacios vacios.

La gente de Hermosillo no fue, la gente de Sonora tampoco. No fueron los estudiantes, unos cuantos solamente si consideramos que cruzando la calle está la mayor institución educativa del Estado. Seguramente había ahí una buena cantidad de convencidos, pero muchos otros fueron por las varias maneras que tienen los políticos de “convencer”,  sobre todo en campaña: que si las listas para apoyos varios, que si la cooptación, que si la torta. Todo normal.

En la entrada estaba la repartición de banderas amarillas y azules y las infaltables camisetas. Quien sabe a quien se le ocurrió que repartir camisetas negras era una buena idea, con un clima que sobrepasaba los cuarenta grados. Algunos simpatizantes del PRD llevaban una camiseta que mostraba en la espalda la leyenda “Hasta la Victoria”. Le mocharon el “…Siempre” de la frase guevarista. Son de una izquierda mocha, supongo.

Visita de Ricardo Anaya Cortés a #Hermosillo, en el Gimnasio Universitario Unison.Video 1

Posted by Libera Radio on Thursday, May 17, 2018

 

Llega por fin el candidato y sus acompañantes. El conductor del evento se desgañita para que los presentes muestren el júbilo con los gritos entusiastas que habían ensayado una y otra vez minutos antes. Todo normal.

Toño Astiazarán y Damián Zepeda se dicen cosas al oído con una sonrisa de oreja a oreja como viejos amigos, ni quien dijera que hace apenas unos meses eran adversarios. En primera fila Javier Gándara, el Chito Díaz. Ahí muy cerca María Dolores del Río. En segunda fila, conocidos periodistas.

Es posible que los organizadores crean que subiéndole casi todo el volumen al sonido y metiéndole bastante “reverb” (efecto para que se escuche la voz tersa y agradable) esto hará que los presentes queden convencidos. Algunos no vemos tal necesidad, pero en fin.

Habló Toño de sus grandes méritos como empresario-político y de las empresas de energía renovable, esas que le echaron en cara un día antes en el debate. Después habló Lety Cuesta, a quién se le veía cómoda sentada junto a Anaya. Dijo estar muy contenta con sus decisiones. Sea.

De ahí en adelante todo se fue en gritos.

Gritó un Damián Zepeda con ojos vidriosos, con lugares comunes, con aspavientos. Gritó Jesús Ortega quizá queriendo acallar con gritos a su conciencia. Gritó Anaya las líneas de sus spots tipo“¿Verdad que no es normal?”

Gritó su estrategia de querer conectar con las mujeres, con los jóvenes. Discursos cortos, con propuestas poco claras. A cada grito del orador, los gritos de la gente, las matracas y los tambores  eran los interlocutores.

#Anaya en #Hermosillo

#Anaya en #HermosilloVideo 2

Posted by Libera Radio on Thursday, May 17, 2018

 

Acto seguido, el momento estelar, suben todos los candidatos al templete, alzan los brazos agarrados de las manos, se agitan todas las banderas, se encienden los tubos que lanzan el confeti con aire a presión colocados en las cuatro esquinas. Se toman las fotos. Después de 50 minutos, se acabó el evento.

Muchos panistas de cepa, jóvenes y viejos, se acercan a tomarse la selfie, a saludar. Baja Ricardo del templete rodeado de gente, hay apretujones, empujones, le resulta difícil conservar la sonrisa que tiene congelada en el rostro, no es su ambiente natural. Sin embargo, aguanta vara y se toma todas las fotos que puede.

#Elecciones2018 En un desangelado mitin en el @Gimnasio Universitario Unison, el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés se concretó a repetir lo que dicen sus spots oficiales, sin decir nada nuevo al electorado que se dio cita en el recinto deportivo. Al término del mismo caminó unos 20 metros por fuera del inmueble, rodeado de reporteros, para subirse de inmediato a un coche manejado por Luis Serrato. Desde el auto cruzó el estacionamiento del gimnasio saludando a algunos simpatizantes.Nos llama la atención la forma tan distinta que tiene el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia @Andres Manuel Lopez Obrador, quien camina suele caminar hasta cientos de metros en medio de la gente y se deja apapachar por sus seguidores.

Posted by Libera Radio on Thursday, May 17, 2018

Afuera, en el estacionamiento del Gimnasio, el panorama es distinto. Sale Anaya rodeado sólo de reporteros, camina unos pasos y se sube a un sedán piloteado por Luis Serrato. Arriba del auto cruza la mitad del estacionamiento saludando a algunas decenas de simpatizantes que lo esperaban ahí. La otra mitad la transcurre sin problema, estaba vacío.

De ahí se fue a comer unos dogos.

Ismael Cipriano.

Foto principal: tomada de http://www.periodicovanguardia.mx

He visto mi nombre en alguna nota y he escrito mi funeral. Un año de la muerte de Javier Valdez

He visto mi nombre en alguna nota y he escrito mi funeral. Un año de la muerte de Javier Valdez

Me llamó Javier para decirme que me buscarían de la editorial. “Te enviarán mi libro Huérfanos del narco, para que luego me hagas una entrevista”. Le agradecí el gesto, su distinción. Pasaron los días, recibí el ejemplar, después de leerlo con fruición, conversé con Javier. Hoy a un año de su trágico  asesinato, comparto esta entrevista con el entregadísimo, el profesionlísimo Javier Valdez:

L. Carlos Sánchez

En Huérfanos del narco (ed. Aguilar, 2015), del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas, nos muestra los objetivos del periodismo: recoger historias, de la gente de a pie, la hermandad con los otros, los de abajo, los jodidos. Esto lo dice sin decirlo, al ir contando, al dar voz a los que todo lo perdieron, excepto la esperanza. O quizá también.

Este libro de investigación de campo, de literatura de  no ficción, se convierte para el lector en una granada en la boca, como bien lo sugiere el título de otro de los libros de Javier.

En el trajín de la mañana, en la compañía de un café, con el pensamiento, en el deseo de indagar los motivos respecto de su nuevo libro, convocamos al periodista a esta conversación:

–La violencia es tema recurrente, porque obviamente la violencia está presente. En tus anteriores entregas se ausculta la violencia, pero, en el caso de Huérfanos del narco, ¿cuáles son los objetivos primordiales que te trazaste al iniciar este libro?

–No me tracé ningún objetivo. No me lo planteo nunca al iniciar un libro. Simplemente quise contar estas historias, luego de que me topé con María Herrera Magdaleno, quien reclamó a los medios, durante una mesa redonda a la que fue invitada por Javier Sicilia, en la Ciudad de México, porque los medios habíamos dejado de contar historias de desaparecidos y la lucha de sus familiares, mientras que el gobierno los invisibiliza. La busqué y entrevisté, y decidí entonces que debía contar esa historia y otras con las que me topé una vez que recorrí algunas regiones del país. Ahora puedo decir que sentí que es importante contar ese patio trasero, los restos de la tormenta de balas, los saldos de tanta impunidad, y que debía apostarle a la memoria, a traer esos nombres de regreso, a darles su lugar a pesar de la ausencia, a recuperarlos y regresarles esa categoría de personas, seres humanos. Por cierto, María Herrera, quien dirige una organización y que tiene grupos de activistas y de búsqueda de cadáveres en 17 estados y tiene una fundación que lleva su nombre, es madre de ocho hijos, cuatro de los cuales están desaparecidos.

–¿Cómo digieres las historias, cómo logras dormir, cómo le haces para seguir respirando después de mirar el rostro y escuchar las voces que testimonian los dolores?

–No las digiero, supongo que las sigo masticando, viajan por mis intersticios, me atrapan, imponen celadas y tretas. Yo me pongo los zapatos de las víctimas y sus familiares, no me cuesta trabajo. No pongo distancia, me acerco, me hago ellos. Eso, esa sensibilidad, me permite escribir sus historias con calidez, con intimidad, porque las hago mías –no sé si sea bueno como periodista, pero es bueno para contarlas con esa emotividad y sufrimiento y esperanza-, y los discursos y vivencias me llegan, me atrapan, viajan en mí. No es posible digerir tanto dolor, son cicatrices abiertas en las que uno hurga y al mismo tiempo las expone. Duermo mal, a pesar de que tomo pastillas para dormir. Tomo antidepresivos, voy a terapia, me echo unos güisquis, me gusta la música y escribo. Todo eso me ayuda a enfrentar este horror y escribirlo. Creo que a pesar de mi pesimismo escribir me convierte es un acto de esperanza, además de que es un acto de exorcismo, de desahogo. Pero no logro del todo espantar a los demonios de la tristeza ni a los ángeles del mal. Esas historias, los testimonios, el dolor, siguen en mí y me vuelven a atrapar cuando escribo, cuando leo lo que escribí –incluso en público- y cuando el recuerdo las trae ante mí.

–¿Preguntar no te resulta convertirte en un bisturí que remueve la herida?

–Claro que sí, un bisturí que remueve la herida, que la abre, la expone, la cuenta. Quisiera ser como aquel personaje de Juan José Millas –su padre- que inventó un aparato que al mismo tiempo que cortaba la piel, cauterizaba. Lamento mucho volver a incomodar, remover. Uno es imprudente, creo que debe serlo como periodista. Pero con cuidado, con respeto, profesionalismo, seriedad, y sobre todo con humanismo y honestidad. Creo que este fue el mayor de los retos que he tenido en cerca de 25 años de periodismo: dialogar con las víctimas, hablar con los menores, entrevistarlos sin grabadora, hermanarme, empatarme, en medio de músculos y sentimientos y agua salada, colmada de espinas, de muchos filos, pero con expresiones diáfanas de los niños, honestas, sinceras, profundas, tiernas y amorosas. Me pareció sumamente delicado hablar con ellos: achicarme frente a esos huérfanos fue engrandecerme como persona y periodista.

–¿Por qué no se debe ser prudente y aportar el silencio a las madres de las víctimas?

–Ser prudente sería, en este contexto de abusos, asesinatos, complicidad y corrupción –del gobierno y los narcos- apostarle al olvido. Sería bueno ser prudente y frío y guardar distancia, si uno no se quiere comprometer. Además, estamos frente a una sociedad que parece rendida, postrada frente al narco y los abusos del gobierno. Una sociedad temerosa, que le apuesta a no ver ni oír, no enterarse, porque eso significa sufrir, sentir, asumir un compromiso: esa es una forma de sobrevivencia, lo entiendo, pero también es la comodidad, el silencio cómplice, el olvido. Para mí eso es el silencio, muerte y olvido. Y yo no estoy muerto ni soy cómplice ni olvido. Creo que la tarea de uno como periodista es dar pastillas contra el olvido, contar historias de vida en medio de la muerte. Esos niños huérfanos, hijos de desaparecidos y asesinados, y sus madres, viudas o no, están luchando, de pie, esperan –como un acto de esperanza- que sus padres entren por esa puerta por la que salieron. Y yo no me puedo quedar mirando, sin hacer nada, siendo periodista, ni contando muertos.

–¿Has pensado que alguno de tus colegas contarán tu deceso en algún libro, en alguna nota policiaca?

–Sí, lo he pensado. Me he visto en notas policiacas. He visto mi nombre en alguna nota y he escrito mi funeral. No sé si en algún libro. No creo que alguien recuerde mis letras mucho tiempo más, aunque me gustaría mucho que alguien dijera que no hice periodismo, sino historia. Suena pretencioso, lo sé. Pero también sé que la peor muerte es el olvido.

–¿Cómo y cuándo crees que la violencia cese en nuestro país?

–No creo que cese mientras se mantenga esta guerra tonta de alimentar el fuego, de más armas y soldados y policías y equipo y patrullas, de los gringos con sus narices y fusiles en nuestro territorio. No hay inteligencia, si lo hubiera se combatiría el lavado de dinero y habría políticos y empresarios y banqueros en la cárcel. Pero también, se cambiaría la política social y económica para combatir la pobreza, que no haya niños ni jóvenes fuera de las escuelas, y que haya buenos salarios y empleos para todos. Que la política cultural sea en serio y no dependa de una institución educativa sino que sea una secretaría más. Así hablaríamos de una política integral de combate al crimen. Esto no. Esto es jugar a las guerritas, en la que nosotros ponemos los muertos. Cuando esto cambie, habrá menos violencia. Cuando se legalicen las drogas y se deje de perseguir a los adictos, hablaremos entonces de otro país.

–¿Cómo se puede combatir tanta tragedia, tanta crueldad?

–Cómo combatirlo, si el Estado no está, como dijo Federico Campbell. Creo que esto pasa por instaurar la ley, que el gobierno se ponga por encima del crimen, no abajo, como está actualmente. Antes el narco financiaba campañas políticas, ahora financia campañas y partidos, impone candidatos –narcos, claro- y gente en puestos clave dentro del gobierno. Si el gobierno existe, existe la ley. Los malos, de dentro y fuera del gobierno, estarán en la cárcel, y habrá justicia y paz en las calles. Pero mientras los malos estén fuera y dentro del gobierno y el Estado no se imponga, la selva reinará.

–¿Qué posibilidades tiene el periodismo para incidir en la construcción de un país sin violencia?

–Creo que muchas, hay que empezar por volver al periodismo humano, de calle, de banqueta, plaza, mercado, bar, cantina y vida nocturna. Los reporteros ahora creen que hacer periodismo es ir a las conferencias de prensa, besar las huellas de los poderosos y perseguir a los políticos. Hay que mover el culo y gastar las suelas, hacer de las personas de la calle el centro de las historias. En pocas palabras, humanizar las coberturas, incluida, por supuesto, la del narcotráfico. Creo que la gente no se ve en los periódicos, sino ve a los políticos, los dirigentes empresariales, los poderosos. La gente tiene que verse de nuevo en las páginas de los diarios y en los segmentos televisivos y radiofónicos, en los portales de internet. Ver su vida ahí, sus broncas y amaneceres, su vida cotidiana, la rutina diaria y sus tropezones. Pero también investigar corrupción, malos manejos, complicidades entre delincuentes y servidores públicos. Esa combinación puede hacer que le gente regrese a ver al periodismo como una opción de información pero también como un eco, un espejo de dolor pero también de esperanza. La gente tiene que volver a sentir, a enrabiarse, emputarse, indignarse por lo que pasa, superar esta actitud de indiferencia y deshumanización, para recuperar la banqueta, la calle. Y esto se logra con un periodismo humano, comprometido, sensible, profesional y valiente. Así podemos enterar a la gente, contribuir a que recupere el ejercicio ciudadano, a ganarle terreno al déficit de genitales, y exigir y protestar y hermanarnos con las injusticias que otros sufren. Si no conocemos esta realidad, no la vamos a cambiar.

–Los dolores tienen su dignidad, ¿te es fácil propagarlos, exhibirlos, y pasearte por el mundo compartiendo estas historias?

–Claro que tienen su dignidad y hay que respetar, pero guardar silencio no es respeto, como dije antes, sino complicidad. Hay que aprender a contar estas historias, a ser cuidadosos, prudentes, sensibles, ante el dolor de los demás. Reconocer al otro puede ayudar a ponernos sus zapatos. No me es fácil compartir estos dolores, porque reportearlos, escribirlos, leerlos y compartirlos es volver a sostenerles la mirada. Ese es mi trabajo, contar estas historias. El reto es saber cómo y no caer en el sensacionalismo ni en medrar con ellos. Eso, pero no el silencio.

Publicado originalmente en: http://www.mamborock.mx/he-visto-mi-nombre-en-alguna-nota-y-he-escrito-mi-funeral/

Bacanora Lithium está cerca de construir su proyecto en Sonora

Bacanora Lithium está cerca de construir su proyecto en Sonora

Bacanora Lithium está cerca de construir su proyecto Sonora, que colocará a México en el mapa como un importante productor de litio a partir de 2020.

Según un estudio de factibilidad, el proyecto es económicamente robusto si los precios de carbonato de litio son sustancialmente más bajos que aquellos considerados en un estudio de prefactibilidad de 2016, a pesar del aumento en el gasto de capital.

Así de hermosa está la sierra sonorense en Bacadéhuachi.

LO ESENCIAL

Bacanora, con sede en el Reino Unido, planea construir una mina a cielo abierto, una planta de beneficio y otra de procesamiento en su proyecto Sonora, ubicado en el estado homónimo cerca de la frontera con Estados Unidos.

El proyecto suministrará carbonato de litio de grado de batería para satisfacer la creciente demanda global de la industria de vehículos eléctricos.

DESARROLLO EN FASES

Al igual que el estudio de prefactibilidad de 2016, el estudio de factibilidad contempla una operación inicial de 17.500t/a y una posterior expansión a 35.000t/a.

Pero la expansión aumentará la producción a partir del quinto año de los 19 años de vida útil de la mina, en comparación con el tercer año de los 20 años de vida útil calculados en el estudio de 2016.

Horizonte después de la explotación.

GASTO DE CAPITAL

Uno de los mayores cambios en el estudio de factibilidad es un importante aumento en el gasto de capital, con la fase 1 requiriendo una inversión de US$420mn, superior a los US$240mn, seguido de US$380mn para la expansión de la fase 2, más del doble de los US$177mn previamente pronosticado.

Uno de los principales elementos detrás del aumento es el mayor costo de la planta de procesamiento de litio, con US$158mn en cada fase de desarrollo, frente a los US$90,5mn del estudio de prefactibilidad.

 Esto, en parte, refleja un cambio en el método de procesamiento de scrubbing a molienda con SAG para mejorar la eficiencia energética y las recuperaciones.

El mayor gasto de capital también se debe a mayores contingencias, costos de EPCM (ingeniería, compras, administración de la construcción) y US$55,3mn en servicios de planta comunes en cada fase, que no se incluyeron en el cálculo del costo de 2016.

PRODUCCIÓN

El producto será marginalmente más alto que la capacidad nominal descrita en el desarrollo de dos fases.

La producción de la Fase 1 promediará 21.113t/a de carbonato de litio durante los primeros cuatro años, seguida de 35.918t/a en los años 5-19.

La producción de sulfato de potasio, que se venderá a la industria de fertilizantes, promediará 28.800t/a durante la última fase, por debajo de las 50.000t/a previstas en el estudio de prefactibilidad.

RESERVAS

Las reservas aumentaron significativamente en el estudio de factibilidad en comparación con el de prefactibilidad, a 244Mt a 3.480ppm de litio y 1,45% de potasio, que contienen 4,51Mt de carbonato de litio equivalente.

Esto se compara con 130Mt, 3.015ppm y 1,28%, respectivamente, que contienen 2,08Mt de carbonato de litio equivalente en el estudio de 2016.

Tiene por lo menos 5 años en la entidad.

PANORAMA

Con la construcción que comenzará en el primer semestre, Bacanora está bien situada para entregar la producción inicial en Sonora en 2020, a menos que se produzcan grandes retrocesos.

Se han otorgado permisos de agua y ambientales y se han completado las compras de tierra requeridas.

 Los inversores recibirán con agrado la mayor claridad del financiamiento luego del colapso de una inversión estratégica del grupo chino de gestión de fondos institucionales NextView Capital.

Bacanora está finalizando una estrategia de financiamiento de deuda y capital con Canaccord y otros asesores financieros, dijo en abril.

https://mineriaenlinea.com/2018/05/bacanora-se-acerca-a-la-construccion-en-el-proyecto-de-litio-sonora/ 

Recuerdos del porvenir Nro. 1

Recuerdos del porvenir Nro. 1

Fue por estos días de abril, en el año 2005, cuando estaba a todo la intentona de desafuero de López Obrador. En los patios del Colegio de Sonora se realizó un foro sobre la democracia mexicana, que incluyó, entre otros, a José Woldenberg y a Ricardo Pascoe Pierce. Era una mesa para analizar el momento político, inédito, que vivía el país.

Don José fue el último ponente e hizo una defensa contundente de los derechos políticos del desaforado. “En un ambiente donde impera la impunidad, quieren hacer la epifanía de la ley, empezar a aplicar en este caso, precisamente en este caso, todo el rigor del código penal”. Era pues, para el ex presidente del IFE, una jugada política descarada. Días después ocurrió una manifestación masiva a favor de AMLO en el todavía DF. No había acabado abril cuando Vicente Fox, entonces presidente, había dado marcha atrás al desafuero.

Antes de Wondelberg había hablado Pascoe. Don Ricardo es un tipo muy instruido, que comenzó su carrera política en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, junto con Rosario Ibarra de Piedra, del que fue diputado. Después fundaría, junto con Cárdenas, Muñoz Ledo, López Obrador, Rincón Gallardo y muchos otros, el PRD.

Hizo varias remembranzas de su carrera política, pero fue claro en su crítica al gobierno de Fox, en específico a su canciller, Jorge Castañeda G. Y es que Pascoe fue embajador de México en Cuba en los tiempos de Castañeda. El “Güero”, el que había declarado “no le debemos regatear el apoyo a EUA” cuando las Torres Gemelas, el mismo que estaba detrás del “comes y te vas” de Fox a Fidel.

Varias referencias negativas contó Ricardo de Jorge, pero la perla fue aquella de que, cuando llegaba el canciller a encontrarse con el embajador, lo primero que le preguntaba era “¿Y cómo están las putas del malecón de la Habana? ¿Siguen igual las jineteras, Ricardo?” Así de vanal, así de superficial era su interés, según contó Pascoe.

Hoy Jorge Castañeda, antiguo guerrillero y militante comunista, es asesor estrella de la campaña de Ricardo Anaya.

Ricardo Pascoe pasó luego a las filas de Felipe Calderón en 2006. Hace unos meses intentó ser candidato independiente en la Benito Juárez. Ahora apoya la campaña de Alejandra Barrales.

José Wondelberg, después de dirigir la revista Nexos, sigue siendo académico, columnista, investigador.

Y López Obrador es por tercera vez candidato a la presidencia. A 70 días de la elección, sostiene un apoyo del 47%, según las encuestas.

Ismael Cipriano.

Recuerdos del Porvenir Nro. 2

Recuerdos del Porvenir Nro. 2

Fue por estos días, en la caliente primavera del año 2006. Caliente en más de un sentido, pues la efervescencia electoral estaba a todo. Ya habían empezado a circular los spots televisivos de “un peligro para México”, ya había iniciado la campaña sucia.

No había una reunión, fiesta, comida ó plática en la que no viniera a la charla la posibilidad del triunfo del candidato de la izquierda, ya sea de quienes se creyeron aquella propaganda en contra y que empezaban a defenestrar y /o en quienes lo defendían pues lo veían como la posibilidad de una verdadera alternancia tras el fracaso de Fox. Y a veces la discusión subía de tono. Hubo familias separadas, amistades perdidas, alejamiento de vecinos. La campaña “de contrastes” les resultó: se polarizó a la sociedad, se le tornó a la defensiva, se le infundió miedo y desconfianza. Ese estado de ánimo rivalizó con el mensaje de fraternidad y esperanza que intentaron hasta el final enviar los estrategas de AMLO: “sonríe, vamos a ganar”.

En esas estábamos cuando un grupo de amigos nos organizamos para darle continuidad a una iniciativa del año anterior: hacer un Foro de análisis de la cosa pública, con una mesa semanal y teniendo como escenario el Centro Cultural Universitario Miguel Ángel Montaño (CCU). La serie de mesas o conversatorios original se había llamado “Palabra en Movimiento” y había tenido lugar un año antes, con algunos invitados de prestigio intelectual y profesional, que tuvieron a bien ir a compartir sus experiencias, ideas, pensares, sentires en temas de interés público.

Facilitó las cosas el hecho de que sus organizadores eran y son muy eficientes en lo que hacen: mis amigos Rocío Miranda, Rolando Díaz entre varios más. También ayudó que en el CCU habíamos conocido a algunos jesuitas con contactos e influencias: Pedro de Velazco, Manuel González, entre otros, que en su momento estuvieron a cargo de la Parroquia Universitaria. Y vaya, también ayudaba que el jesuita que en ese entonces vivía aquí en Hermosillo, Félix Palencia, estuviera en la organización.

Decidimos que la segunda edición se llamara igual y que los temas se relacionaran con la democracia en México como tema central, incluidas las elecciones. De los invitados de aquel año, el que más peso tenía y que más cercano teníamos al corazón era el ya citado Manuel González Morfín, con el que convivimos varios años durante su estancia en el CCU.

Don Manuel le decíamos, otros más allegados le decían “Meme” de cariño. Sacerdote jesuita, hijo de Efraín González Luna, uno de los fundadores del PAN, era un tipo extraordinario. Físicamente alto aunque un poco encorvado con los años, grueso de complexión, aguileño de rostro. Tenía una mirada penetrante, dura, pero después de incomodarte con premeditación te recogía con una dulce sonrisa que te ponía en sus manos. Esas artes de la estrategia le venían de su rigor intelectual: sus argumentaciones eran siempre sólidas, su método seguía al pié de la letra la lógica más pura. Y fumaba mucho, aunque después lo dejó. Era, en resumidas cuentas, un hombre bueno.

Fue, si no me equivoco, el invitado de la segunda semana. Alguien me había preguntado si aquellas mesas eran anti o pro López Obrador. La verdad, nuestra intención fue tener distintas voces y que hubiera un verdadero intercambio de ideas, de una manera clara y respetuosa, pero sin rehuirle al debate. En el caso de don Manuel no sabíamos con qué iba a salir.
Era bueno para el rollo, pero le gustaba ir al grano, cada vez que se podía. Alguna vez había dicho, en plena misa y con cierto enojo: “mi padre y mi padrino se partieron la madre por este país, y no voy a aceptar que se demerite esa entrega”*. (Las misas de don Manuel a veces tenían un lapso tipo mesa redonda, donde se invitaba a todos a participar exponiendo puntos de vista, eso daba pié a discusiones de otro tipo…)

Muy poco después de empezar su charla, Don Manuel empezó a citar algunos pasajes de los libros y escritos de Manuel Gómez Morín, otro de los fundadores del PAN y su padrino. Leía los renglones muy despacio, casi con parsimonia, como para que se entendiera bien lo que estaba leyendo. Fueron varios los pasajes que leyó y que explicó brevemente. Al terminar cada explicación lanzaba la pregunta: “¿algún candidato dice algo parecido a esto? ¿hay alguna opción, de las que se están jugando el poder público, que se asemeje a lo que estoy leyendo?”

Y siguió don Manuel, leyendo, y siguió preguntando. Los pasajes hablaban del abandono del gobierno hacia los pobres, del campo y de las ciudades, de la falta de interés y voluntad política de paliar su miseria. Hablaban de cómo la educación había dejado de ser prioritaria, que era rehén de intereses, que era necesaria una renovación. Hablaba de tantas y tantas carencias sociales y de cómo el gobierno se había alejado de su principal cometido y razón de ser: solventar esas carencias, atender a los ciudadanos, a todos, pero en especial a los más desfavorecidos. Terminó don Manuel enfático, emocionado quizá por las lecturas: “Hay una opción que declara que por el bien de todos, primero los pobres. Veo entonces una armonía, una similitud entre lo escrito y defendido por el autor de estos textos y los de esa candidatura”**. No lo quiso decir claramente, pero otra forma de haberlo dicho era: “Si Manuel Gómez Morín viviera, con López Obrador estuviera”.

Las campañas sucias siguieron hasta el día de la elección que oficialmente ganó Felipe Calderón, abanderado del PAN, con una diferencia del 0.56%, aunque para buena parte de la sociedad se trató de fraude electoral.

Fue el 2006, año difícil, de iniciativas ciudadanas esperanzadoras como ahora, de intentos de infundir miedo y polarización, como ahora. Pero han pasado 12 años y miles de muertos.

Don Manuel falleció en el 2007; el mal que le generó el tabaco lo arrebató de este mundo, pero nos dejó su huella, su inteligencia como acicate, su bondad como meta. Su sonrisa.

Palabra en Movimiento se convirtió en un programa de radio, en aquella genial locura colectiva que se llamó Radio Bemba. Duró 5 años, del 2006 al 2011, año en que RB desapareció dando paso a Zoom95.

Ahora en 2018, mis amigos, Rocío, Rolando, sus parejas y familias siguen aquí, ahora con más hijos extrauterinos, dando la batalla por un mejor entendimiento humano.

El CCU sigue activo como residencia, frente a la torre telcel en Hermosillo. Sigue apoyando estudiantes, aunque con muchas necesidades materiales. Por cierto, si alguien quiere aportar para la renovación física de esa institución que tanto ha ayudado a los estudiantes de bajos recursos, contacte a Francisco Teràn.

Y Andrés Manuel López Obrador es por tercera vez candidato presidencial. A 60 días de la elección, lleva una ventaja de 20 puntos sobre el candidato del PAN.
……………………..

* y ** No son citas exactas, pero seguramente habrá testigos que lo recuerden y que puedan confirmar.

Ismael Cipriano.

 

El Populismo

El Populismo

“El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir”.

José Saramago

Mario Vargas Llosa, para apoyar la difusión de un libro de su hijo Álvaro, nos dice que “El populismo es un tipo de enfermedad que afecta al sistema democrático. Sacrifica el futuro de un país por un presente transitorio. A veces se pone la máscara de la derecha, a veces la de izquierda. Puede afectar democracias jóvenes y democracias establecidas”.

Sabina Berman nos decía, en el 2015, “Los mexicanos no confiamos en que las instituciones de justicia hacen justicia, ni en que las instituciones que debieran buscar la verdad la buscan, ni creemos que las de seguridad nos aseguran contra el crimen, ni que las hacendarias administran sabia y eficazmente nuestra economía, y menos que la institución que vigila y sanciona la corrupción hace otra cosa que lamer sorbetes de nieve de limón mientras de cierto la corrupción es la enfermedad mayor de las instituciones.”

“La pregunta relevante aquí es por qué tendríamos los mexicanos que confiar en esas instituciones que tan claramente nos están fallando. Y por qué deberíamos defenderlas si parecen haber dejado de servirnos a nosotros, los ciudadanos, para servir únicamente a la bonanza personal de los políticos. Cierto, el populismo siempre es peligroso. Igual lleva al poder a Nelson Mandela que a Hitler. Igual lleva al poder a Corazón Aquino que a Hugo Chávez. Pero la política convertida en una mera administración del deterioro también es peligrosa”.

La socióloga argentina Ana Soledad Montero plantea que “el discurso populista se caracteriza por una forma particular de interpelar al pueblo con el fin de construirle una identidad. Si bien todo discurso político apela al pueblo, en este caso se trata de crear identidad conforme a una relación de antagonismo que se asienta en una distinción entre “nosotros” y “ellos”. Así, el discurso considerado como populista tiende a distinguir a los de abajo contra los de arriba, es decir, al pueblo explotado contra los que le explotan. De esta forma, este tipo de retórica tiende a configurar a un antagonista, a una suerte de enemigo al que sitúa en oposición al pueblo”.

Si atendemos esta definición, nuestro país ha contado al menos con dos presidentes populistas: Benito Juárez que le confiscó sus bienes a la Iglesia y Lázaro Cárdenas del Río que nacionalizó el petróleo y repartió tierras a los campesinos. Ese es el miedo que está expresando la derecha mexicana cuando Andrés Manuel López Obrador toma como punto de referencia a esos dos grandes personajes y les agrega a Francisco I. Madero, como ejemplo de demócrata, para lanzar el mensaje de la cuarta transformación. Esto es, un populista que pretende asemejarse a esos tres personajes, por ello su frase de campaña en el nombre de su coalición “Juntos Haremos Historia”.

Dicen los que critican, personeros de la derecha mexicana, que el populista necesita tres ingredientes fundamentales: pobreza, ignorancia y fanatismo. No reparan en estos hechos: la pobreza se ha ido incrementando en lugar de disminuir en el transcurrir de estos 35 años de neoliberalismo, esto es, ha sido la propia derecha, en el poder, quien ha creado esa condición; la ignorancia podría ser combatida mediante la educación, pero la derecha mexicana le ha cerrado la puerta a miles y miles de estudiantes aspirantes a una carrera universitaria a través de los exámenes de admisión; el fanatismo requiere del control de los medios de comunicación y se ve, en consecuencia, que la derecha mexicana ya no puede fomentar el culto a la figura presidencial como un mecanismo de control del pueblo mexicano.

Al final, es muy posible que este 1 de Julio, aquéllos que han sido ignorados en la toma de decisiones para darle rumbo político al país, decidan dar su voto a un líder “populista”, quien definirá con sus acciones si será un López de Santa Ana o la mezcla de esos tres ilustre mexicanos Juárez, Madero y Cárdenas.

Isabel Dorado Auz

El fuero y la ley de seguridad interior

El fuero y la ley de seguridad interior

Estoy convencido de que el fuero debe permanecer para asegurar la independencia de los legisladores, diputados y senadores, sin temor a represalias y creo que la ley de seguridad interior no es ninguna garantía de que se acabará con el problema de inseguridad que actualmente padecemos. Por ello, es importante analizar estos dos tropiezos que ha dado el poder legislativo en nuestro país-

Dice Diego Valadés que la reforma aprobada en la Cámara de Diputados para eliminar el fuero a los servidores públicos, incluido el Presidente de la República, es una decisión precipitada, irresponsable y que puede conducir a la ingobernabilidad.Agrega que es una de las mejores medidas que se podrían tomar si se quiere inmovilizar al próximo mandatario. Lo cual es cierto si la derecha mexicana conserva todo el poder que experimenta en la actualidad, pero también podría ser de gran ayuda a AMLO si, una vez presidente, desea meter a la cárcel a gobernantes en activo que se interpongan en su camino. Estoy pensando en los Yunes, Silvano Aureoles y uno que otro diputado federal o senador que intenten contrarrestar el poder presidencial. Esto es, quienes han visto en el Peje a un Hugo Chávez, podrían ser los mismos que le estarían facilitando en estos momentos la fortaleza que requiere el hoy enemigo número uno de la mafia del poder.

No olvidemos que el fuero se podía perder si se le iniciaba un juicio político a cualquier funcionario o legislador en funciones. Claro está, se requería de verdaderos políticos que tuvieran la convicción firme de hacer pagar legalmente a quienes estuvieran esquilmando de una u otra manera a nuestro país sin distinción de colores partidistas. Así, el mecanismo para llevar a la cárcel a todos esos personajes que han sido tachados de corruptos hubiese sido más eficiente y se hubiese evitado el saqueo que se experimentó en varios estados de la República. Seguramente Emilio Lozoya ya estuviera en la cárcel y Peña Nieto no hubiera terminado su mandato después del escándalo de la Casa Blanca y la sospecha, cada vez más creíble, de que está haciendo un gran negocio con la licitación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

En cuanto a la ley de seguridad interior, Aguilar Camín dice que la redacción de la ley es confusa, pero su propósito es claro. Busca darle un marco legal a la decisión federal de usar las fuerzas armadas para combatir al narco y al crimen organizado. Esto es lo que autoriza la ley de seguridad interior en curso: que el gobierno federal pueda dar esas órdenes sin sombra de duda legal. Quienes realmente se preocupan por los Derechos Humanos piensan que puede usarse al Ejército y a la Marina para contener la protesta social. No es acaso esto lo que se cuestiona en el caso de Nicolás Maduro, quien supuestamente está usando a las fuerzas armadas para combatir la “protesta social” auspiciada por la derecha venezolana. Podría ser, entonces, que la derecha mexicana le esté dando un arma muy poderosa al Peje, en caso de que no puedan contenerlo y salga triunfador en la jornada electoral.

Por: Isabel Dorado Auz

… la historia nos enseña que al final de los tiempos, lo único invencible es la dignidad. Carta a Carlos Slim.

… la historia nos enseña que al final de los tiempos, lo único invencible es la dignidad. Carta a Carlos Slim.

Señor Carlos Slim:
Al dar una rueda de prensa respecto al nuevo aeropuerto, usted nos obliga a replicarle.
Usted se ha metido en nuestras tierras, en nuestra historia y nuestras vidas y no nosotros en la suya.
Usted dice que con el aeropuerto se trata de crear trabajo. Habla de miles de empleos. Nosotros decimos que no es el capital el que crea al trabajo, sino el trabajo el que crea al capital. Legiones de obreros y asalariados a su servicio, lo han encumbrado hasta el tercer lugar en la lista de los hombres más ricos del planeta. Es usted la prueba viva de que es el trabajador el que crea la riqueza y no la riqueza al trabajador. Usted lo único que quiere es hacerse más rico con el aeropuerto, no nos venga con cuentos de que sólo quiere generar empleos.
Usted dice que hace cinco años se tomó el acuerdo de construir el aeropuerto, que incluso esto empezó desde Fox. Nos parece que su ignorancia es falsa. Pero por si las dudas, nosotros le informamos que desde hace 17 años echamos abajo ese decreto expropiatorio de nuestras tierras y desde entonces no hemos dejado de luchar por defenderla de gente como usted, ambiciosa y sin escrúpulos, que por todos los medios posibles nos la quieren arrebatar.
Usted dice que cancelar el aeropuerto frenará el desarrollo de todos. En nuestro México más del 60% son pobres, difícilmente tienen para comer. ¿Usted piensa que ellos son viajeros frecuentes de avión? ¡A veces no tienen ni para un boleto del metro! Otro 30% lo constituye una clase media en franco proceso de seguir perdiendo lo que con trabajo y enmiendas del neoliberalismo, habían conseguido . ¿Usted creé que importan sus alimentos y ropa por transporte aéreo? Millones de mexicanos jamás han puesto un pie en el aeropuerto, y muy probablemente nunca lo hagan. Pero usted se burla y afirma que habrá “bienestar para 5 millones de habitantes”, que será “un paradigma detonador de desarrollo fantástico”, que “es sólo comparable con el canal de Panamá”.
Salinas dijo que el TLC nos llevaría al primer mundo, y el único que llegó al primer mundo fue usted. No nos venga ahora con la misma cantaleta. En el torneo mundial de los ricachones, usted quiere regresar al primer lugar y para eso quiere su aeropuerto. Un aeropuerto que no será del y para el pueblo, sino para usted y sus semejantes.
Usted dice que “si hay corrupción en lo del aeropuerto se debe castigar” No señor Slim, ha habido más que corrupción y sin castigo. En lo que usted llama “lo del aeropuerto”, ahí mataron a Alexis Benhumea y Javier Cortés y golpearon y violaron sexualmente a varias de nuestras compañeras. Ahora conteste ¿Y por qué no hay ni un asesino ni violador en prisión?
Peña Nieto en su campaña para la presidencia confesó que él orquestó ese operativo. Y usted, sin recato ni vergüenza, se favorece y beneficia de esas acciones represivas e invierte su dinero para que, en nuestras tierras ensangrentadas por el gobierno, se construya el aeropuerto, su aeropuerto.
Y así, usted habla de que ya ha colocado inversiones por varios millones de  pesos. ¡Caray señor Slim! Nosotros hemos puesto los muertos, las violaciones y torturas, los presos, los perseguidos. Hemos invertido sangre, lágrimas y vidas.
¿Con todo su dinero puede usted pagar todo el daño que nos han hecho?
¿Puede con su dinero lograr la reparación de una vida segada? ¿Puede cotizar en su Inbursa el costo de reparación a una mujer violada, o un hijo arrebatado?
¿Quién ha invertido más, usted o nosotros?
No señor Slim. Hay de inversiones a inversiones. Y justamente por eso, de una cosa estamos absolutamente seguros:
NUESTRA INVERSIÓN NO SERÁ EN VANO.
Porque mientras usted, en su rueda de prensa, se muestra agitando y blandiendo su chequera; nosotros, desde nuestras tierras, nos encontramos blandiendo el machete de la dignidad.
Usted se cree invencible y eso está a prueba.
Usted es un millonario, uno de los más ricos del planeta. Nosotros solo campesinos, amas de casa, empleados, artesanos, pero por nuestras venas aun corre la sangre de ZAPATA, que al llegar a nuestro corazón en cada palpitar repite su grito de batalla:
TIERRA Y LIBERTAD.
Así es señor Slim. Se trata de otra capítulo en la lucha del dinero contra la dignidad. Y la historia nos enseña que al final de los tiempos, lo único invencible es la dignidad.
Atentamente:
Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra – Atenco 
Y todos los pueblos vecinos del campo y la ciudad que  hoy luchan y se levantan contra el Aeropuerto de muerte.