Category Archives: Medios alternativos/aliados

Piñera, en el meollo de la estrategia latinoamericana de la derecha

Piñera, en el meollo de la estrategia latinoamericana de la derecha

Por: Pelao Carvallo.

(Texto resultado de muchas conversas en el mundo antimilitarista latinoamericano y del caribe).

Piñera no es incompetente ni llega tarde con las respuestas o soluciones, como le critica el republicanismo gobiernista y opositor en Chile. Es consecuente con una estrategia que la derecha latinoamericana ha ido desarrollando en el tiempo a través de sus prácticas políticas gubernamentales de los últimos tiempos: la idea de adelantar la crisis para administrar la crisis.

La demora de Piñera en atender la agenda social y la humillación hacia los sectores desfavorecidos que ha sido su tratamiento en el ejecutivo y el legislativo, el abandono policial de los barrios y poblaciones para fomentar el saqueo, la constante violación de los derechos humanos por parte del aparato represivo que justifican respuestas agresivas por parte de la gente que lucha y que construye un relato y vivencia de guerra, todo eso es parte de una forma muy práctica de conducir la situación hacia una crisis económica que tenga como resultado mediático y social la condena y culpabilidad de esa crisis a quienes protestan y se manifiestan y por otro lado, leyes mediante, la capacidad judicial represiva para encarcelar y mostrar mediaticamente como culpables a quienes portan capuchas, protestan, manifiestan o quieren cambiar las cosas.

Lo que vivimos en Latinoamérica es una actualización por la derecha de lo que Naomi Klein describe como “doctrina del shock”. Una doctrina del shock 2.0: ya no se trata de crear una conmoción para hacer reformas estructurales (que ya están hechas). Se trata de crear crisis que adelanten la confluencia de las crisis medioambientales, climáticas y económicas y que permitan por un lado detectar, identificar, reprimir, perseguir y ganar información sobre las resistencias a esas crisis (y gobiernos) y al mismo tiempo generar desconfianza y culpabilidad social como generadores de esa crisis sobre las mismas gentes que la resisten.

De algún modo en toda Latinoamérica y el Caribe tenemos ejemplos de esta estrategia, pero Ecuador y Chile son buenos ejemplos para resumir.  Tanto el “paquetazo” de Lenin Moreno como el “alza del metro” de Piñera eran evitables. El primero mediante (como le recomendaron) la conversión del paquetazo en una serie de “paquetitos” menos dañinos y menos concentrados temporalmente. El segundo no necesitaba del eco que le dieron ministros con discursos hirientes y malintencionados hacia los sectores populares o una represión desmedida a unas protestas que en sus primeros días no convocaban más que a un sector muy pero muy pequeño de la población (lxs estudiantes secundarixs) y a las que la combinación de represión y exposición mediática dio imagen y respaldo. El propósito doble de estas iniciativas gubernamentales era, si funcionaban, seguir con la población sometida y acatando. Si fracasaban, provocar el estallido social que les permitiera identificar a los y las recalcitrantes, resistentes y descontentxs con capacidad de acción. De paso, alinear a las policías y fuerzas armadas con la autoridad de turno (tanto Lenin Moreno como Piñera tienen que gestionar herencias progresistas en el ámbito seguridad y defensa).

Lo fundamental para estas estrategias no es lograr una adhesión al neoliberalismo, que ya está instalado, sino lograr una adhesión por nostalgia: generando una crisis económica local de la cual culpar a la oposición en la calle para que el resto de la sociedad, con el gentil auspicio mediático, extrañe, añore, los tiempos neoliberales donde todo era seguro y predecible, aunque no te asegurara ningún porvenir. Una nostalgia creada, a la fuerza, según este relato no por las medidas gubernamentales, sino por la oposición callejera y política hacia ellas.

Instalado eso, la represión selectiva posterior se hará más fácil, consensuada y aceptada. Los mecanismos represivos ejecutados durante las revueltas masivas, se volverán más específicas y afectarán no al conjunto de las protestas sino a quien se designe como sus autores intelectuales o profetas.

No es el único resultado deseable, también está el “empezar de cero”, instalar la sensación de que se está en un nuevo momento histórico social y que el sistema inicia los ajustes necesarios para funcionar mejor gracias a la expresión de las demandas sociales, las que serán interpretadas como un aporte “patriótico” de las masas movilizadas, porque en este relato la gente que protesta será leída como masa.

Así como es otro resultado deseable el empujar, poco a poquito, la línea de la militarización un poco más adelante cada vez, naturalizando tanto la participación de las fuerzas armadas en la represión como dando prerrogativas legales para esta participación, mediante un legislativo sometido a coacción por la manipulación mediática y de inteligencia de la situación: el despliegue de saqueos, permitidos, facilitados y coordinados desde los poderes policiales, militares, carcelarios y de la derecha política y económica, operativizados por funcionarios públicos y bandas delictuales, que desplazaron en el corto plazo a los legítimos saqueos de poblaciones sometidas al estrangulamiento económico del endeudamiento para la sobrevivencia alimentaria.

Esos planes, que buscan reajustar el consenso neoliberal, actualizándolo y reprimiendo las quejas sustantivas y a quienes la encarnan, por suerte se topan contra una crisis de la representación política que desnuda la separación entra la clase política, la república, y los sectores populares, el pueblo.  El pueblo reconoce que es una disputa contra la república, que es una oportunidad de provocar derrotas a las élites que le restituyen autoconfianza y autovaloración. Que puede, el pueblo, salirse del guion y reescribirlo, pasar de una simple actualización del neoliberalismo constitucional, a una solidaridad instituyente politizada desde abajo. He ahí el único efectivo obstáculo a estos planes de la derecha gubernamental y de las élites económicas, culturales, sistémicas: la capacidad de los pueblos de dar vuelta el escenario rompiendo con el mercado de las representaciones políticas, todas ellas, incluida las que se autocalifican de izquierdistas o progresistas.

Pelao Carvallo 6 de diciembre de 2019.

Este es un adelanto de un artículo que saldrá en Al Margen, la revista revolucionaria valenciana

Rosario Piedra, una historia dolorosa que genera esperanza y provoca a la derecha

Rosario Piedra, una historia dolorosa que genera esperanza y provoca a la derecha

Por: Aarón Tapia.

En la década de los setentas la izquierda mexicana trató de llevar a la agenda pública sus causas y la respuesta del gobierno fue iniciar una encarnizada guerra sucia para mandar a la clandestinidad todas esas demandas basadas en la justicia social y derechos políticos. Y es de esos momentos de donde deviene Rosario Piedra Ibarra, la nueva presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), con un hermano integrante de la liga 23 de septiembre que fue secuestrado y desaparecido por el poder del estado. El 1 de abril de 1974 a su padre, el doctor Jesús Piedra Rosales se lo llevó la Policía Judicial por buscar a su hijo, lo sacó de su consultorio en presencia de sus pacientes y de su secretaria. Lo torturaron, lo ahogaron en agua con productos químicos que se usaban para revelar fotografías y le fracturaron la columna vertebral. Pasó más de tres meses en el hospital.

Su esposo también doctor, Germán Segovia, secuestró un avión (el 8 noviembre de 1972 para liberar a sus compañeros que habían sido apresados ilegalmente) que dirigió hacia Cuba y después a Italia y regresó a Monterrey amnistiado en 1980, pero, ante meses de hostigamiento por amenazas anónimas de muerte y tortura contra él y familiares, el 25 de diciembre de 1981 se suicidó con un disparo en la sien.

Foto: Cuartoscuro.

En abril de 1977 su madre Rosario Ibarra, fundó el comité Eureka, en pro de los desaparecidos, perseguidos, presos y exiliados políticos.

Es esta la historia que culmina con la llegada de Rosario Piedra a la CNDH, les guste o no a la derecha y a su legión aliada de la comentocracia.

Me parece muy trascendente el hecho de que se haya dado una ruptura con 30 años de una gran simulación y despilfarro en la CNDH, apropiada permanentemente por personajes asociados al poder del presidente en turno, ocupando la presidencia de dicha comisión en procesos arreglados mediante negociaciones, reuniones en lo oscurito y repartición de prebendas para diferentes grupos políticos. Los presidentes de la CNDH en estos poco mas de 30 años perteneció al grupo político del instituto de investigaciones jurídicas de la UNAM, mediante una mafiosa cuota de poder entregado al grupo de Jorge Carpizo McGregor, difunto ya, que fue rector de la UNAM, presidente de la CNDH, procurador general de la república, secretario de gobernación, y el fundador de esta institución que se generó durante el gobierno corrupto y represor de Carlos Salinas De Gortari, es decir, desde su génesis este órgano portaba el gen de la simulación.

Todos los presidentes de la CNDH fueron antes o después miembros de instituciones policiacas o de procuración de justicia que se trasladaban de un lado a otro, de ser los perpetradores de la mano dura, cubrían el hierro de sus manos con guantes de seda y brincaban a ser los presuntos defensores de los derechos humanos.

La lista de todos estos que presidieron la CNDH, es una lista que jamás presentó buenos resultados que verdaderamente fueran trascendentes en lograr un punto de inflexión de un antes y después en los excesos del poder burocrático contra la ciudadanía y de un gasto tan enorme para una institución con resultados paupérrimos, con recomendaciones incumplidas en la mayoría de los casos, investigaciones demasiado largas, gran burocracia y el eterno concubinato con el poder presidencial en turno.

Rosario Piedra, es una víctima y a mi juicio este es un elemento fundamental, porque no es una pieza de los procesos del poder político, sino que, emerge de un proceso de una lucha histórica de décadas, asociada justamente a una defensa desde el activismo social frente al poder.

Quienes acusan y descalifican a Piedra Ibarra por la cercanía que pudiera tener con el presidente López Obrador, considero que sus argumentaciones son muy blandengues, porque no todo el poder se constituye de manera homogénea, porque si bien es cierto que, tanto Rosario Piedra como su madre Rosario Ibarra y la gran mayoría de los grupos defensores de los derechos humanos, están asociados en un proyecto electoral con Morena, pero también forman parte de un proceso de transformación con diferentes matices, quienes conocen la historia y trayectoria de la familia Piedra Ibarra, considerará que sería muy difícil que la nueva presidente de la CNDH estuviera dispuesta a asumir una postura de sumisión ante excesos del actual gobierno.

En lo personal me hubiera parecido un acto contundente y magnánimo que la misma Rosario hubiera pedido que se repitiera el proceso de votación en el senado para no dejar lugar a dudas sobre su designación, pero también hay que estar conscientes de que lo que sucedió en el senado con esa politiquería ramplona, circense y simuladora de democracia, es un asunto de lo cual no es responsable y que además, ella tiene la certeza de que representa esa parte de la historia de una sociedad vejada por el gobierno, aunado a ese traumatismo electoral que les genera una enorme desconfianza a este tipo de organizaciones de izquierda social porque durante mucho tiempo han experimentado que la llegada al poder por las vías tradicionales no han funcionado a plenitud y que siempre existe el riesgo latente de que los resultados de una votación en cualquier ámbito, la mano invisible de las diferentes representaciones de poder tienen la fuerza en dado caso de transformar cualquier resultado.

Me parece muy esperanzador y generador de una gran confianza entre millones de ciudadanos que han sido víctimas del abuso del poder gubernamental, que llegue a ese cargo una víctima que viene de un proceso de organización social y no solo de una designación del momento con la intención de seguir perpetuando el simulacro defensor de derechos humanos que se ha ejercido por más de 30 años y que ha sido vergonzosamente inútil y ajeno al sufrimiento de las víctimas en México.

Aarón Tapia. Periodista conductor del programa de radio La Tertulia Polaca en La Voz Del Pitic 88.1 FM y colaborador de análisis político en el noticiero Titulares de Radio Fórmula Sonora.

Tw: @Naranjero75

Publicado originalmente en: http://elsoberano.mx/opinion/rosario-piedra-una-historia-dolorosa-que-genera-esperanza-y-provoca-a-la-derecha/

Las Riberas del Pitic: Preciosa joya de la corona de la arquitectura y el urbanismo al servicio del poder en Sonora

Las Riberas del Pitic: Preciosa joya de la corona de la arquitectura y el urbanismo al servicio del poder en Sonora

Por: Joel Montoya.

Con Infraestructura Colosal para beneficio de quienes detentan el poder en Sonora, las Riberas del Pitic es un ejemplo de lo que es posible hacer en términos de urbanismo en la ciudad de Hermosillo, construyendo toda una red de captación de aguas provenientes de escurrimientos en lo se conoce como la Unidad Hidrológica de Planeación de la Zona Noreste de Hermosillo, que provee del valioso recurso hidrológico a este  proyecto que tiene planificándose desde que se construyó el encementado del Vado del Río y desarrollándose desde al menos  una década. Esta unidad se nutre de los escurrimientos de los Cerros del Bachoco que cruzan el Blvd. Enrique Mazón para dirigirse al cauce de los ríos Sonora y San Miguel.

Las Riberas del Pitic, es un desarrollo habitacional ejemplar, una joya del urbanismo regional, porque finca su edificación en la construcción de viviendas frente a lagos artificiales, zonas arboladas monumentales y mucha agua, paisajes que los ríos producen de manera natural en la zona. El agua se aprovecha pues, para generar un espacio con vistas a paisajes espectaculares, lejanos de la zona del concreto, el asfalto, la violencia y el ruido de la ciudad, ya que sus grandes muros perimetrales evitan la visita, aunque sea de paseo a  una de las áreas donde un pedazo de terreno se cotiza en miles de dólares.

En la proyección general se prevé la construcción, a cargo del erario, de una vasta red de drenajes para la canalización de aguas pluviales que trasladan el agua de arroyos hacia estanques de detención de agua para proteger la zona y la modificación dramática del cauce del Río San Miguel en un ángulo de 45 grados para hacerlo coincidir con el Río Sonora, lo que ha provocado serias inundaciones en asentamientos urbanos de poblaciones vulnerables como el ejido  La Victoria.

Las Riberas del Pitic es un desarrollo impulsado por grupos empresariales poderosos, con la anuncia de autoridades municipales, estatales y federales que al paso del tiempo han puesto atención especial, concediendo permisos, elaborando estudios y construyendo infraestructura de acceso, como un libramiento exclusivo al residencial, y obras de gran calado para el aprovechamiento de aguas que mantendrán áreas verdes durante todo el año, incluso en épocas de verano y sequía.

Los ciudadanos de Hermosillo, mientras tanto, a pesar de la organización manifiesta en los últimos años para construir una ciudad más amable, observan con pánico los movimientos que el gobierno ha realizado metódicamente desde 1994, para enajenar predios y cuanto terreno podría albergar los bosques urbanos que anhelan para el disfrute de sus hijos.

Ya desapareció el Parque de Villa de Seris y según el pronóstico, antes de finalizar el actual sexenio, La Sauceda estará otra vez, pero quizá definitivamente, en manos de particulares.

Escurrimientos acaparados, el río torcido.

*Joel Montoya es catedrático universitario y miembro de organizaciones ambientalistas de Hermosillo.

Fb: https://www.facebook.com/joel.montoya

Desde Chile: cuartas impresiones, la Marcha y la contramarcha

Desde Chile: cuartas impresiones, la Marcha y la contramarcha

Por Pelao Carvallo.

Todo mundo fue a la Marcha Más Grande, convocada el viernes 25 de octubre a las 5 de la tarde. En realidad, empezó 2 horas antes y concluyó no se sabe a qué hora porque, por ejemplo, a las 10 15 de la noche seguía gente marchando de vuelta a su casa por Pajaritos hacia Maipú.

La marcha fue ante todo una gran reunión en la que las familias, los grupos de amigos, las organizaciones, movimientos, barras, se encontraron a hablar, gritar, saltar, expresar sus ganas de que todo cambie, pero ya. Fue una marcha muy diferente, puede que durante un momento haya habido una cabecera, que después fue un centro, un eje y para las 5 de la tarde se había disuelto en un magma humano sin cabecera, sin principio ni fin. Así de grande era.

Tan grande era que había sectores que estaban siendo fuertemente reprimidos por los pacos (Carabineros) y en el resto nadie se enteraba. La marcha casi no marchó, se movió como un remolino sobre sí misma, encantada de encontrarse, de hablar, exigir y celebrar. Porque junto a las exigencias había, por ejemplo, cerveza. Pero sobre todo había solidaridad, gente mojando los pañuelos y ropas de la gente con líquidos para combatir el gas lacrimógeno, otras repartiendo agua gratis.

Con todo era difícil encontrarte con gente conocida, pero muy muy fácil encontrarte con gente desconocida. La rabia, el cansancio, el hartazgo y el humor predominaba en la marcha. La gente expresaba rabia por la represión, cansancio porque toda esta crisis recae una y otra vez sobre las más pobres, hartazgo porque las soluciones que se proponen no son más que un reforzamiento de los negocios de los mismos de siempre. El humor, porque hay que reírse pues, si no todo es muy fome.

Los cantos, los gritos, las consignas expresaban las demandas de la gente: que los milicos vuelvan a los cuarteles y dejen de matar o se mueran, cualquiera de las dos; que los pacos dejen de reprimir y torturar o se mueran, cualquiera de las dos; que los ratis (PDI) dejen de sapear y torturar. Que haya justicia para las muertas y los torturados, los heridos y las mutiladas. Que se acabe el toque de queda. Que se acaben todas las referencias a la dictadura. Que bajen todas las cosas. Y si, los partidos impulsan que renuncie piñera y que haya asamblea constituyente, eso no molesta a la gente. Que la salud, la educación, el transporte sean gratuitos o al menos baratos. Que las pensiones sean dignas y la dignidad tiene un precio.

La manifestación tenía su banda sonora, puesta por vecinos mediante parlantes desde sus balcones, o por ciclistas en sus mochilas y músicxs que tocaban mientras marchaban. La banda sonora se centraba en los prisioneros y una mezcla entre música ochentera y setentera.

La marcha no fue pacífica, tampoco fue violenta. No estuvo en esas categorías. Siendo un poco carnavalesca y muy performática podías ver muchos tipos de expresiones artísticas, de formas de expresarse, de presentar la queja o la demanda o de presentarse unx mismx para decir: aquí estoy, esta es mi presencia y mi ayuda a la causa: el obrero de la construcción, la estudiante de medicina, el mapuche, la feminista de pañuelo verde, las familias con sus wawas, esta marcha planteó otra cosa: acá está toda la ciudad, quien no vino es porque alguien tiene que cuidar a lxs cabrxs chicxs y a lxs ancianxs y enfermxs. Esta ciudad no quiere más lo mismo. No más una ciudad jerarquizada, clasista, separada.

Porque a la hora de volver de Plaza Italia, el centro de la red de la araña, los cuicos (chetos, fresas) lo tenían muy fácil. Quienes viven en los barrios marginales y pobres debieron hacer otra gran y larga marcha a sus casas. A las 6 de la tarde ya no había micros (buses, bondis, colectivos, peseros), lo que es otra forma de reprimir, castigar e impedir expresarse a las pobres. Y caminamos de vuelta, una larga marcha desde el centro de la ciudad hasta la lejana Maipú.

Pelao Carvallo desde un Santiago de Chile en lucha consigo mismo
26/10/2019

https://www.facebook.com/pelao.carvallo

Radio y TV Universidad ¡les vale madre!

Radio y TV Universidad ¡les vale madre!

Por Aarón Tapia.

Tratando de entender el por qué la Universidad de Sonora no cuenta con una radio y televisión con contenidos y producciones de calidad que resulten atractivos para las audiencias, a pesar de que tiene todo para contar con ello, me di entonces a la tarea de cuestionar a algunos trabajadores de estos medios y la respuesta más recurrente que encontré fue: “porque a las autoridades universitarias y al sindicato (STEUS) ¡les vale madre!”

Y esta respuesta encontró su lógica en la revisión del proceso para constituir el Consejo Ciudadano de Radio y Televisión de la Universidad de Sonora.

El 18 de octubre del 2018 se lanzó la convocatoria dirigida a todos los ciudadanos interesados en ocupar el cargo de Consejero y el 26 de ese mismo mes fue emitida el acta relativa a la selección de los integrantes de este Consejo y para el 31 de octubre del mismo año fue la toma de protesta, tanto del Consejo como la del Ombudsman de las audiencias.

Todo este protocolo que suponía venir a darle un gran impulso como parte medular para generar los cambios e innovaciones pertinentes en la radio y tv de la Unison y así empezar a generar esos contenidos y producciones de calidad para las audiencias que consoliden el trabajo de vinculación entre la comunidad universitaria y la sociedad sonorense, resultó ser a final de cuentas, toda una vulgar simulación, solo para evitar una multa del IFETEL ya que por ley todas las concesiones de medios de comunicación están obligados a contar con estas dos figuras defensoras de audiencias y en ese lapso se encontraba en el incumplimiento de esta obligación.

Los seleccionados para integrar el Consejo Ciudadano fueron los periodistas: Rosa Angélica Fimbres, Luis Alberto Viveros y Luis Alberto Medina. Y el Ombudsman, el también periodista Juan Carlos Zúñiga. Este último, su designación es por la propuesta del Rector universitario a la Comisión Especial de Radio y Televisión de la Unison, una vez aprobada por esta, se turna al IFETEL para evaluar y posteriormente aprobar o desaprobar el perfil.

El 30 de octubre Luis Alberto Viveros, en su columna que le llamo, “Compromiso con Unison”, puntualizó que la invitación para integrar dicho Consejo fue de manera directa.

“Fue una invitación del director de comunicación social de la Unison, José Felipe Medina, lo que nos llevó a los cuatro a este encargo, el cual asumimos con compromiso real”. Esto contradice totalmente a la convocatoria emitida por la Universidad de Sonora, porque evidencia que los perfiles para integrar el Consejo ya estaban previamente seleccionados de manera directa desde antes de la convocatoria.

Por otra parte, conformaron la Comisión Especial de manera burda y desaseada. Los supuestamente encargados de evaluar y seleccionar los perfiles para integrar el ya mencionado Consejo Ciudadano, donde uno de sus tres integrantes, Cristóbal García Bernal, Subdirector de Comunicación de la Unison, actualmente se encuentra cumpliendo con una inhabilitación para la función pública (Exp. I/59/16), por la participación en un compra-venta ilegal de un predio en Puerto Peñasco cuando éste fungía como Director de Comunicación en ese Ayuntamiento. A pesar de que en el estatuto general de la Universidad de Sonora se enfatiza que quienes laboren para esta institución deberán ser personas honorables. Y aquí la pregunta es, con este antecedente de García Bernal ¿se podría considerar una persona honorable? Es evidente que su contratación se debe a su estrecha cercanía con el Director de Comunicación Social Felipe Medina.

En una situación similar se encuentra el propio Director de Comunicación José Felipe Medina, quien ostenta un título profesional de Ingeniero Agrónomo, lo cual contraviene al manual de organización de la Dirección de Comunicación de la Unison, donde se especifica categóricamente que el perfil para este puesto, deberá ser para alguien con título de comunicación, periodismo, relaciones públicas o carreras a fin. No obstante, Medina como profesor en esta universidad, imparte la materia de Desarrollo de Campañas Publicitarias, en la carrera de Ciencias de la Comunicación, su perfil de Ingeniero Agrónomo es totalmente inadecuado para la impartición de esta materia.

Pero, ¿cuál es el mérito de Felipe Medina para ocupar ese cargo de dirección e impartir esa materia? Su añeja amistad con el rector Enrique Velázquez.

En los lineamientos del Consejo Ciudadano de Radio y Televisión de la Universidad de Sonora, en su artículo 15 menciona que: El Consejo deberá reunirse por lo menos una vez cada 6 meses en sesión ordinaria. Podrá también reunirse en sesiones extraordinarias, cuando sea convocado por la Presidencia del Consejo.

A un año de la conformación de este Consejo, a excepción del 31 de octubre del 2018, día en que este Consejo tomó protesta, no ha existido ni una sola sesión de sus consejeros, lo cual hace imposible el cumplimiento del artículo 4 que define en gran medida el quehacer de los consejeros y que indica: Para el logro de sus objetivos, el Consejo contará con facultades de opinión y asesoría en las acciones, políticas, programas y proyectos que desarrollen las emisoras de Radio y Televisión.

Felipe Medina (izquierda) con el rector Velázquez Contreras y Rodolfo Basurto.

Por otro lado, semanas después de su nombramiento como Ombudsman de las audiencias, Juan Carlos Zuñiga con la intención de proponer algún plan de trabajo, solicitó ante José Felipe Medina una reunión con los directores de radio y de televisión, Emma López y Luis Alfonso Partida, respectivamente, la cual nunca se llevó a cabo, evidentemente por la falta de interés de José Felipe, quién jamás proporciono información sobre dicha petición.

Vivimos en una sociedad de simulacros y simuladores, es decir, de pantomimas, comedias, teatro vulgar puesto en escena por quienes han profesionalizado el arte de engañar y arrebatar los derechos a quienes constituyen el sustento ciudadano.

El simulacro es la imagen del impostor, el engañador de oficio en que un gran sector del periodismo se ha convertido y que ahora lo trasladan a un Consejo Ciudadano y a la Universidad de Sonora.

La mentira es el fundamento del simulacro, una mentira disfrazada de verdad. Con esta herramienta el simulador produce un juego de luces que causa la ceguera ciudadana.

Si el simulacro es teatro, la simulación es actuación, cada uno, como en la Divina Comedia, representan el rol que han escogido para proseguir la simulación y no existe simulacro sin simulador, que más doloroso para nuestra sociedad que la politiquería de la simulación se replique en la máxima casa de estudios de Sonora.

Aarón Tapia. Periodista conductor del programa de radio La Tertulia Polaca en La Voz Del Pitic 88.1 FM y colaborador de análisis político en el noticiero Titulares de Radio Fórmula Sonora.

Tw: @Naranjero75

Publicado originalmente en: http://elsoberano.mx/opinion/radio-y-tv-universidad-les-vale-madre/

Desde Chile, segundas y terceras impresiones

Desde Chile, segundas y terceras impresiones

-la gente protesta, protesta con fuerza, con voluntad, con energía, con rabia, humor y alegría, con tristeza y contra el miedo.

-la gente habla, conversa, en cualquier parte, con quien sea. A diferencia de antes, este pueblo santiaguino tan callado en público y tan expansivo en privado, ha desatado su parte pública y habla, opina, critica, analiza con quien sea y donde sea. Y sus análisis van por rieles muy distintos a los que la elite trasmite por la tele.

Santiago (y Chile) no es uno solo y la represión muestra su construcción clasista: los sectores y territorios más afectados son los pobres. Los problemas de transporte y de abastecimiento son más grandes para quienes viven en esos territorios.

-los milicos hacen relaciones públicas, lavado de imagen, un trabajo bipolar: matan y torturan por la noche y de día juegan a la pelota, se sacan selfies con quienes protestan, bailan cueca, arengan a la gente diciendo lo bueno que son. Por la noche matan a lxs pobres, desatan su sevicia, hacen lo que les enseñaron a hacer. Esos milicos buena onda, son los mismos asesinos de otras horas. Es muy peligroso este trabajo de relaciones públicas de la banda de criminales, con el aplauso de un lado logran impunidad para sus crímenes.

-A los pobres el gobierno (y parte de la oposición) les culpa del desabastecimiento y de los problemas de transporte que generan las protestas. Hay comunas sin supermercados producto de los saqueos dicen, y eso genera desabastecimiento (entonces, dicen, no los hubieran saqueado, sufran malditos). Lo que no nos dicen, lo que niegan es que el sistema de transporte público urbano está hecho para abastecer de explotadxs al centro y las comunas ricas. Es una red, pero de telaraña, y todos los hilos llevan al centro dónde te comen.  Las poblaciones y barrios pobres y marginales solo tienen un hilo de esa red, cada una, para sacar y devolver a lxs explotadxs a tiempo. El transporte urbano es jerárquico, clasista y centrado en explotar, pauperizar e incomodar a lxs pobres: Entonces que en un barrio pobre se queme un bus del transporte público (negocio privado) se afecta a toda la comunidad porque no hay más. Justamente se quema el problema! La gente quema lo que le hace mal! Porque nada de lo que era el transantiago está hecho pensando en la gente pobre, de las periferias. Se quema o se destruye una estación de metro y se culpa a la gente, de los barrios de haber destruido a su medio de transporte, pero ocultan que ese Metro hace rato no es nuestro. La distancia entre estaciones en los barrios pobres y marginales es el triple de la distancia de las estaciones en barrios céntricos y ricos. La telaraña de esta red está hecha contra lxs pobres, para alimentarse de lxs pobres.

-hay distintos tipos de protestas, independientes, descoordinadas, autogestionadas y al mismo tiempo complementarias, desde protestas que son fiestas, hasta barricadas combativas desde una perspectiva violenta, la gente puede pasar de unas a otras según las circunstancias. No hay mejores o peores para la gente, hay distintas y dependen también del trato represivo: habrá fiesta si no hay represión, habrá resistencia con fuego si hay represión. En las manifestaciones, dependiendo del contexto, la gente habla, canta, salta, bebe cerveza o lo que haya, fuma yerba para aguantar las largas jornadas de protesta, porque son largas y  hay incluso una cierta rotación de gente: a una hora llegan lxs más jóvenes a otra quienes salen del trabajo.

La marcha del millón y medio…

-la ciudad está hecha para favorecer a los ricos e incomodar a las pobres. Y con la ciudad semiparalizada todo tiene un costo mayor (en tiempo, energías, desgaste, precio) para las pobres y ningún costo para los ricos: abastecidos, movilizados autónomamente, informados, protegidos por policías y militares. La ciudad, como está hecha, es uno de los problemas a resolver.

-Se reprime a las pobres, por ser pobres. Se les reprime policialmente, militarmente, moralmente (culpándoles de los efectos de su protesta), mediáticamente (sus protestas no son trasmitidas salvo cuando se reprimen, sus opiniones son omitidas, sus demandas silenciadas), culturalmente (se les estudiará, se les analizará, se les investigará pero la academia seguirá están lejos de ella y como los cuicos también salieron a protestar serán investigadas en segundo o tercer lugar), políticamente (porque todos los sectores construyen el consenso neoliberal con una parchesitos sociales 2.0 que nos regirá adelante y planteando temas que forman parte de la agenda histórica del progresismo pero que para nada son de interés de lxs pobres, como la asamblea constituyente).

-todo mundo evade, lo que logró Piñera es que todo mundo no pague. Es una situación de crisis, no van a pagar por algo que no eligieron.

-interesante que ahora se abren las demandas sectoriales, abriendo otro frente de protestas, como el tema del tag, como las demandas de lxs chilenxs emigrantes.

-Prensa, gobierno, directivos de las policías y de las fiscalías pasan, minimizan, dudan, critican las denuncias de violaciones de derechos humanos, intentando quitarle piso y espacio, diciendo que son hechos aislados. Lo dicen y lo hacen en bloque, todos juntos, protegiéndose mutuamente.

“allí entre los cerros tuve amigos, que entre bombas de humo eran hermanos…”

-Nos quieren convencer de que hay un piso firme del neoliberismo en Chile, que los cuestionamientos de fondo tienen que ver con el costo de las cosas, con lo poco que pagan, con el tiempo de trabajo, con el dinero que tendrás cuando seas viejas, con el monto de las deudas. Nos quieren convencer de que si pagamos menos y cobramos más, que si para viejas nos aseguran un monto suficiente todo estará bien. Que nos conformemos con lo que hay, pero un poco mejor. Y no, la gente está harta, aburrida de una existencia condenada a la medida del dinero. Y eso no quiere verlo la élite porque perderían el negocio

Por: Pelao Carvallo

25/10/2019 en un Santiago de Chile en lucha

La poesía no eres tú, es el desierto

La poesía no eres tú, es el desierto

Por Ingmar Sau

En mi mano derecha sostengo el libro de poesía de Aziz Córdova (un joven poeta de Agua Prieta, 1995) y en mi otra mano un libro publicado por el Instituto Sonorense de Cultura (y perdón Aziz que te utilice en esta comparación, será para fines meramente pedagógicos). Entonces me pregunto ¿cuántos ávidos lectores nos han preguntado por el libro del primer autor y cuántos libros de poesía, ganadores de concursos del ISC resultan tan difíciles de colocar/hacer circular en el mercado editorial o incluso quedan olvidados en los estantes? ¿cuántos podemos dar fe que han sido leídos y -cosa importante- releídos? ¿de quién es la responsabilidad? ¿del autor, de las instituciones -junto con las empresas editoriales-, de los tres? ¿hasta dónde puede llegar nuestra crítica si sólo comprendemos el oficio del escritor, léase poeta, como “aquel que escribe poesía”? ¿la poesía sólo se escribe/lee? ¿dónde está la poesía en Sonora? Permitan que sea inquisitivo: ¿qué ha pasado con todos esos poemas que no fueron bendecidos por un jurado? ¿los autores/responsables buscarán la forma de compartir sus propuestas literarias en el medio/por otro medio? ¿lo han hecho? ¿dónde están los poemas de los ganadores/no-ganadores de concursos pasados? ¿qué les motiva a escribir poesía? Por eso, aunque nos duela, la crisis por el resultado “desierto” de la convocatoria de poesía debe interpelar susceptibilidades distintas a las del maniqueísmo contra el jurado o contra el ISC, sin dejar pasar las posibles o evidentes faltas y malos manejos de recursos.

Tuve la fortuna de participar en la Feria Internacional del Libro de Caborca y este fue un debate que trascendió las mesas de presentaciones y que espero no sólo quede entre los murmullos cibernéticos de personas que defendemos -y con razón- la calidad literaria existente en el Estado. Sin embargo, sin entrar en conflicto sobre los gustos o disgustos de los textos enviados, el desierto se hizo lluvia y todos terminamos por mojarnos. Ante el barullo me he quedado con la impresión de que en estas discusiones la postura de no-pocos escritores (o figuras públicas/artistas sonorenses) se encuentra enmarcada por una lógica que otorga a las instituciones gubernamentales la facultad de “desdeñar” la producción artística, siendo que la validez y la recepción de la misma está en la relación entre el creador y el público.

Mantengo la esperanza de que esta pequeña “neurosis” hará bien y con esfuerzo (incluyendo este pequeño artículo) pueda llegar a ser un espacio de oportunidad y no de inútiles reproches. Y como apuntaba Emilio Gordillo en su taller es tiempo de preguntarse ¿qué es/hace (a) un escritor?

Más allá de enfrentarnos en los qué queremos/entendemos por poesía existe la necesidad de preguntarnos ¿para qué la poesía? y enseguida ¿para quién la poesía? pues existe una cuestión que resulta imposible pasar por alto: la legitimidad que otorgamos/otorga el Estado a los poetas que son reconocidos por sus instituciones culturales, dotándolos de espacios, prestigio social y dinero. No parece suficiente, no en México que el “ser” poeta se reduzca a una técnica y al “oficio” de escribir poesía. Eso comprende y es parte sustantiva de cualquier persona que opte por tomar las letras como vehículo para expresar y construir geografías diferentes en un país azotado por la violencia. Y tampoco es poca cosa, pero con esto quiero decir que sí, existe una mínima (pero sustantiva) responsabilidad del “poeta” como cualquier artista al que la comunidad le proporciona un espacio y una voz. Quiero ser claro en ello, pues es una discusión añeja y no quiero que nos quedemos en lugares comunes: no es una defensa al “arte panfletario” parafraseando a José Revueltas: la libertad es la gasolina del arte, sin libertad no hay arte; pero no podemos confundir esa libertad con el individualismo neoliberal con el que el Estado nos ha criado tanto tiempo.

No es nueva la crítica de cómo el Estado en México ha legitimado a autores/creadores/artistas, cada vez son más los señalamientos a los beneficiarios de los distintos estímulos que goza la población mexicana, léase FONCA, que ojo, no es una crítica directa al estímulo, pero sí a su manejo y a las personas que cuentan con la suficiente fluidez económica para continuar sus carreras artísticas y aún así se sirven de él, igual hacia aquellos que por sus actos de violencia debería como mínimo dar vergüenza pedir un espacio. Pero entonces cuando en un estado como lo es Sonora con uno de los titanes más grandes de la poesía nacional que fue Abigael Bohórquez le dictaminan “escasez” de calidad literaria, es natural que rápidamente a varios nos duela y nos haga buscar responsables, porque los hay, pero también en ese mirar habrá que ver y ser autocríticos sobre qué ha definido a los portadores del epíteto de “poetas” y que ha definido sus obras y dónde se encuentran en el imaginario sonorense (haciendo énfasis en los ganadores del Concurso del Libro Sonorense).

Mitos y relatividad de gustos vs la materia

La calidad literaria no es proporcional a la cantidad de lectores y la cantidad de lectores no es proporcional a la calidad literaria. Entonces ¿bajo qué concepto podemos enjuiciar lo que es poesía de calidad y lo que no? La aventurada respuesta es que no podemos. Y si forzamos la ecuación tenemos que hacerlo bajo estrictos y muy definidos principios, mismos que en las convocatorias no existen y que es importante señalar: no podrían existir, no deberían existir. Pero entonces ¿qué hacemos cuando un jurado dictamina desierto? en mi opinión, este ejercicio. El ejercicio de la crítica/autocrítica hacia y para con los “congéneres” que hacen de la poesía su modus vivendi que les proporciona un lugar dentro de esta sociedad o también por qué no, una salida. Ejercicio que también incluye un escrutinio del dinero que circula en dichos certámenes ¿y mis 50 mil pesos qué? apúntele bien.

Poesía independiente en la Feria de Libro de Hermosillo 2019. Foto: Librería Hypatia.

Basta de ingenuidades. Es deprimente escuchar, porque escuchamos, porque sabemos y porque vivimos, porque estamos comenzando en estas labores pero también estamos inmersos desde hace tiempo, que los espacios para convivir en Sonora, en específico en Hermosillo son pocos, si no únicos, si no ninguno. Por lo tanto, también los espacios en los que la poesía circula son pocos, si no únicos, si no ninguno. Y la pregunta surge con espontaneidad ¿qué hemos hecho como “poetas” para que esos espacios se transformen, se multipliquen o se renueven? Me comentaba un amigo que los escritores/poetas vivimos en el romanticismo y el Estado en el neoclasicismo. Que de forma doctrinaria vemos en el objeto del libro el culmen del oficio del alfarero de la palabra. Pues no, no es así y la realidad nos da muestras tangibles de ello, de forma tan positiva como negativa. Dicho sea de paso, la poesía como género literario nos proporciona mucho, pero desbordando sus mismas fronteras proporciona más y con más fuerza.

Que la poesía es comunión

Hay un libro precioso que se llama “Aprender a escuchar, enseñanzas de los pueblos maya-tojolabales” de Carlos Lenkersof, en el se pone sobre la mesa que como estirpes de la cultura Occidental somos y vivimos en una fuerte negación del ejercicio de la escucha. Por eso me parece muy importante recalcar y siempre que he tenido la oportunidad en público de recordarlo, mencionar que “escuchar es un ejercicio político” un ejercicio perdido pero que poco a poco y con urgencia es necesario recuperar, agrego: no soy un alumno destacado y por eso reitero su importancia.

Abigael, el referente.

¿Y qué con la poesía? Pues eso mismo: la poesía no vive en el libro y hago aquí la invitación, al mismo tiempo que pido una disculpa por una conclusión tan obvia: saquemos la poesía del libro. Que se entienda que no es una renuncia, es una invitación casi como bofetada de 50 grados. Porque es necesario y urgente cambiar la lógica en la que como “comunidad” hemos nutrido el oficio de escribir/construir/balbucear la poesía, por su bien y por el nuestro.

A la par es un reconocimiento de la difícil y ardua labor editorial que se encuentra todavía muy pobre y se entiende monopolizada por pocos personajes de los círculos culturales locales. Allí también hay que mirar, señalar, limpiar y transformar. Pero también hay que educarnos y recuperar todos esos espacios que aún se conservan y romper la lógica neoliberal de lo que para bien o para mal es un oasis para los escritores con ánimos de mejorar sus obras.

No podemos caer en la afirmación de que en 2019 es -requeteharto- difícil que alguien nos publique poesía, y aunque tuviera su dote de razón como dijimos líneas antes: la poesía no está exclusivamente en el papel y nos da muestra de su asfixia. Por ello comparto que la decisión del jurado la debemos tomar desde otro lugar: tenemos que comprender que la publicación no es sinónimo de lectura y que la publicación no hace al escritor y tampoco el oficio, valga agregar a la suicida labor: porque poeta no es quien publica un libro de poesía, así sea reconocido por una convocatoria o la autoridad que usted prefiera, o que la persona se asuma como tal, el poeta debe recuperar en este sentido la misma naturaleza que su obra: la anarquía.

elessau@gmail.com

Similitudes: Gaviria y AMLO/Carteles de Medellín y Sinaloa

Similitudes: Gaviria y AMLO/Carteles de Medellín y Sinaloa

Por Aarón Tapia

Un sometimiento temporal a la justicia, esa fue la estrategia del expresidente de Colombia César Gaviria (1990-1994), para desactivar los ataques terroristas por parte del cartel de Medellín y el camino alterno para desmantelar el negocio del narcotráfico, al fin y al cabo había heredado una guerra extremadamente cruenta entre narcotraficantes y del Estado contra estos, además del clamor social de que se buscara la fórmula efectiva para detener los atentados terroristas que había cobrado miles de vidas inocentes.

Tras una ola de secuestros de familiares de algunos notables que puso en marcha el líder del cartel de Medellín, Pablo Escobar, para forzar al gobierno a negociar con él la ley de extradición, Gaviria con el afán de que se liberaran a los cautivos, emitió varios decretos que extendían beneficios de rebajas de penas, pero a Escobar le resultaban insuficientes y ordenó el asesinato a sangre fría de una de sus rehenes, Marina Montoya, hija del empresario y político Germán Montoya. Al día siguiente, en un fallido operativo de rescate de la policía, murió en cautiverio la periodista Diana Turbay, hija del expresidente Juan Carlos Turbay. Es entonces que el Presidente César Gaviria anunció la expedición del decreto 303 de 1991.

Culiacán el jueves 17. Foto: Internet.

Ante este nuevo reajuste del derecho penal y la aprobación de la Asamblea Nacional Constituyente a la prohibición de la extradición a colombianos, es entonces cuando Pablo Escobar libera parcialmente a sus rehenes y se “entrega” a la justicia colombiana, después de una guerra de siete años, pero, en su propia cárcel “La Catedral”, como se le conocía a la prisión que el mismo se diseñó y mandó construir, un presidio de lujo, donde siguió operando con toda libertad su negocio de tráfico de drogas.

Esta política de sometimiento a la justicia logró detener los ataques terroristas y los secuestros de personajes públicos (periodistas, altos funcionarios de gobierno y familiares) y redujo de manera notable la violencia que impactaba directamente en los ciudadanos ajenos a esta guerra, pero además le dio tiempo al gobierno de Gaviria de reajustar las estrategias para el combate a los carteles de la droga, sigilosamente fueron tejiendo alianzas más firmes con el “diablo” (EEUU y los PEPES), no había más opción y así ubicaron propiedades, empresas y a los brazos armados de los narcotraficantes, que a la postre se materializaron en grandes golpes para el crimen organizado y el abatimiento de Pablo Escobar el 2 de diciembre de 1993, después de haberse fugado de “La Catedral” en julio de 1992.

Lo sucedido en Culiacán el jueves pasado, al igual que la Colombia de las décadas de los ochentas y noventas, muestra de manera contundente la enorme fuerza de una organización criminal considerada entre las tres más poderosas del planeta, como lo es el cartel de Sinaloa, una organización que ha venido alimentando su gran poderío durante más de 40 años bajo el amparo de los gobiernos en turno, pero que en estos últimos 18 años ha acrecentado su poder de manera exponencial. En contraparte, más que un Estado débil, vimos un gabinete de seguridad limitado en cuanto a sus capacidades de coordinación y para ejecutar con éxito operativos de tal envergadura, algo que es hasta cierto punto es común en los recientes gobiernos, como lo explica el experto en materia de seguridad, Edgardo Buscaglia: “sucede hasta en países desarrollados como EEUU o europeos, que cuentan con aparatos de justicia e instituciones policiacas muy sólidas”. Y yo agregaría: máxime en un país donde el crimen organizado fue creado, organizado y controlado desde los propios aparatos gubernamentales, lo cual ha provocado que aún las instituciones de seguridad y de justicia se encuentran aún una gran parte cooptadas e infiltradas por las organizaciones criminales.

Gabinete de Seguridad. “Precipitado”.

El error estratégico de la operación para capturar a Ovidio Guzmán es innegable, el mismo gabinete de seguridad lo aceptó públicamente, pero haber optado por anteponer el bien superior de preservar la integridad de la ciudadanía sobre la frialdad del cálculo político, evitó algo mucho peor que una captura de alto impacto fallida: la masacre de seres humanos con cifras espeluznantes y la única opción en ese momento fue el sometimiento a la justicia.

A pesar de las enormes dificultades y débil gobernabilidad en los inicios de César Gaviria en el poder, hoy es ampliamente reconocido por haber sido el mandatario que logró acabar con el capo que tenía al Estado colombiano de rodillas y por ende el desmantelamiento de su organización, lo que a posteriori marcó la pauta para el desmembramiento de las demás organizaciones criminales colombianas y el cambio de enfoque de las políticas económicas y sociales para la recuperación de una base social resentida con el gobierno por su abandono, vacíos que los cárteles de la droga y las guerrillas colombianas llenaron.

Poder de Fuego.

En Colombia falta aún un gran camino por recorrer, pero su avance en esa reconciliación social ha sido inmenso y lo más emblemático de esto es el caso de Medellín, de ser la ciudad más peligrosa y violenta del mundo, hoy por hoy es una ciudad modelo de seguridad y convivencia ciudadana.

En México el Presidente López Obrador ha emprendido un cambio de régimen y un enfoque distinto para el combate a la delincuencia, diametralmente opuesto al del régimen anterior que sobradamente demostró no ser el correcto, porque es evidente que ni siquiera existía una verdadera voluntad para combatir el crimen, sino más bien, una gran simulación que les permitía seguir administrándolo. Exigir que se formule un elixir que en 10 meses acabe con un cáncer que se originó hace más de 40 años y que su metástasis invadió hace mucho tiempo a todos los órganos de gobierno y capas sociales, es un despropósito, en el mejor de los casos ingenuo y en el peor, una perversidad de quienes pretenden seguir beneficiándose del caos.

¿Funcionará este nuevo enfoque? responder a esta pregunta en estos momentos, me parece que es imposible, pero en el mediano plazo tendremos las coordenadas del rumbo que está tomando México y contaremos con mayores elementos para hacer un análisis mucho más objetivo y efectivo, pero también sin duda es el momento de que el presidente erradique de su discurso, expresiones sin sentido (fúchilas y guácalas) para temas tan sensibles como la inseguridad y la violencia, expresiones que pudieran abonar a la exacerbación del dolor de las víctimas o de sus seres queridos.

Actualmente, a las afueras de “La Catedral” está colgado un póster con la siguiente leyenda: “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”.

“No se puede combatir el fuego con fuego”.

Al igual que César Gaviria, Andrés Manuel y su gabinete de seguridad optaron por una dosis pragmática que no los condenara a repetir las historias deleznables en las que, en harás del lucro político se menospreciaron vidas humanas y si Abraham Lincoln tuvo que recurrir a la máxima maquiavélica de que el fin justifica los medios, sobornando a 12 legisladores para abolir la esclavitud en su país, por qué recriminarle a López Obrador y a su equipo que, al igual que Gaviria, haya sometido a la justicia de manera eventual por el bien superior de preservar vidas humanas.

Aarón Tapia. Periodista conductor del programa de radio La Tertulia Polaca en La Voz Del Pitic 88.1 FM y colaborador de análisis político en el noticiero Titulares de Radio Fórmula Sonora.

@Naranjero75

Publicado originalmente en: http://elsoberano.mx/principal/similitudes-gaviria-y-amlo-carteles-de-medellin-y-sinaloa/

Todo lo que hacemos viene de nuestra imaginación

Todo lo que hacemos viene de nuestra imaginación

Por Astrid Arellano

Un par de buzos, un astronauta y un piloto bajan bailoteando del Cerro de la Campana. Como sólo podría ocurrir dentro de un sueño, los personajes nadan, gravitan y vuelan juntos, entre burbujas, acompañados de notas de acordeón, tambor y saxofón.

Un grupo de niños observa el espectáculo desde la cima de un pasamanos. Un par más, lo hace desde la estructura de una portería de futbol. Abajo, el sueño -que es un circo- ocurre en medio del parque de la colonia, donde los saltimbanquis no habían llegado antes.

El tercer festival nacional “Las Lunas de Urano, Shakespeare en el Desierto”, organizado por la compañía AndamioSteatro, hizo posible que “Plumas de Pavorreal”, de la compañía hermosillense La Rana en la Hamaca, una obra teatral de corte circense llegara a la colonia Centro, en las faldas del cerro icónico de la ciudad, para compartir sus destrezas.

Frente al telón, el piloto, los buzos y el astronauta se desafían a sí mismos para demostrar lo que sus cuerpos y mentes son capaces de hacer: siete pelotas de futbol al cielo, para malabarearlas; una mujer hace acrobacia aérea empleando una larga tela que cuelga de una estructura; alguien más, equilibrando con extrema habilidad, recorre la cuerda floja en segundos.

Todo, mientras decenas de niñas y niños abren grandes los ojos, aplauden, interactúan y se carcajean con las bromas de quienes juegan en el gran escenario que resultó la cancha.

Bryan Aguirre, el director de esta compañía fue quien ideó el concepto para sacar el circo de las carpas y los teatros a las calles y a los espacios públicos.

“Plumas de pavorreal, como todo lo que hacemos, viene de nuestra imaginación”, dijo Aguirre, “nos centramos en imaginar que todo lo que escribimos, no lo hacemos con plumas comunes o con lápices, sino con plumas de pavorreal, porque son bellas, ningún otro animal tiene unas parecidas y, para nosotros, están llenas de magia”.

Son nueve artistas en escena, de los cuales cinco manejan disciplinas como acrobacia, acrobacia aérea, equilibrismo, clown y malabarismo, y cuatro músicos que tocan el jazz y el swing que se estilaba escuchar en las funciones de circo de antaño.

“Construimos esto con la esencia de una comparsa, que es un movimiento callejero, y decidimos mantenerlo así”, agregó el artista, “pero con la inclinación incómoda que tiene el Cerro de la Campana no pudimos desarrollar nuestros actos en la calle y, por seguridad, elegimos el parque.

Estar en este espacio público nos gustó tanto que pudimos poner una estructura que siempre habíamos querido estrenar, pusimos unas luces bonitas, unas banderillas y, al final, nos dimos cuenta de que existen otros espacios públicos, como los parques, donde también cumplimos el objetivo principal de presentarnos en las calles”, dijo Aguirre.

Además de ser el director de esta compañía que se conformó hace un año, Bryan es también uno de los fundadores del movimiento circense en Hermosillo, hace aproximadamente 12 años.

“Empezó con saltimbanquis: zanqueros, fuegueros, malabaristas de calle… todos esos movimientos se fueron uniendo y eso me dio las herramientas para formar este espectáculo”, explicó.

“Todos empezamos desde eso, desde lo más abajo”, narró el director, “obviamente, malabareas tres pelotas antes de malabarear siete, y lo mismo pasó con el equilibrismo, empiezas primero a caminar en una banqueta, equilibrando, luego te subes a una cuerdita, luego a una cuerdita más alta”.

Todo vino de la sed por experimentar y crecer.

“Empecé en Hermosillo, no recuerdo ni siquiera el día en que pude pararme de manos y a malabarear… siempre se me hizo fácil, pero dije que esto seguro tiene que tener una formación”, aseveró.

Entonces viajó a Guadalajara, donde entrenó con Circo Dragón y, de ahí, siguió Europa.

“Estuve en La Central del Circ, que es en Cataluña; después me fui a Francia y, sobre todo, mi estancia en Europa fue de ver, ver, ver, ver… y entrenar mucho, pero sobre todo ver, porque sabía que algún día iba a volver aquí a Hermosillo para reflejar todo eso que el circo es en el mundo.

Y ahora estoy sintiendo unas ganas de transmitirlo con temas como esto: retro, de aviadores, de astronautas, pero sí tuve una formación aquí y allá, por lo mismo, porque no hay en Hermosillo en donde formarte”, afirmó.

#ComparsaDeCirco "Plumas de Pavo Real"Compañía: La Rana en la HamacaLugar: Parque Juan Álvarez, Cerro de la Campana.#LasLunasDeUrano2019

Posted by Libera Radio on Sunday, October 6, 2019

Precisamente por eso, Bryan afirma que las bases están sentadas para la creación de una escuela de circo en la capital, porque a la gente le interesa y cada vez pregunta más sobre qué lugares existen para aprender. Ahora ya existen pequeños espacios para la danza aérea, por ejemplo.

“Hermosillo tiene un potencial tanto de habitantes, como de sed de cosas nuevas, como para que ya existan espectáculos y escuelas de circo; está agarrando muy buen ‘momentum’, le llaman y, en un futuro -estoy calculando-, tendremos una, dos, o máximo tres escuelas de circo; en cuanto salga la primera, aparecerán las otras”.

Bryan solo pide paciencia, pues, lo primero, es presentar qué es, cómo se ve y con qué se come el circo. Mientras tanto, las y los artistas circenses, siguen preparándose y organizándose.

Plumas de Pavorreal es una promoción de las artes circenses y de la ciencia, donde estamos matando dos pájaros de un tiro”, concluyó, “me encantaría transmitir a la gente la alegría que siente un investigador -sea cual sea la rama de la ciencia o del arte- cuando encuentra de repente un ‘¡eureka!’, ese sentimiento bonito de encontrar algo.

Quiero decir a los niños que, ser investigador, un aviador, un astronauta, no son puros números, no son pura teoría, sino que hay mucha magia dentro de todo eso, y qué mejor herramienta que el circo para transmitirlo”.

Publicado orignalmente en: http://www.mamborock.mx/todo-lo-que-hacemos-viene-de-nuestra-imaginacion/

Actualización del golpismo latinoamericano: dos reflexiones

Actualización del golpismo latinoamericano: dos reflexiones

Por Pelao Carballo

La última hornada y re-perfeccionamiento de las anteriores formas de realizar golpes y autogolpes es la siguiente: el gobierno crea y agudiza el conflicto con una decisión que afecta el bolsillo del pueblo, exacerbando una situación previa. La respuesta no violenta pero contundente de los pueblos es respondida con militarización y guerra mediática que implica trasmisión de solo lo que dice el gobierno y ocultamiento y mentira respecto a las violaciones de derechos humanos. Las oposiciones parlamentarias se muestran intrascendentes, inoperantes y es el pueblo quien enfrenta en solitario a la represión. El objetivo de los gobiernos es anticipar la crisis creándola y administrándola para normalizar la represión militarizada, poner en entredicho la cultura de derechos humanos y incubar el miedo en el pueblo a base de asesinatos y torturas impunes, para impedir o dificultar futuras reacciones a las crisis (casos Chile, Ecuador, Paraguay 2019).

Viene del perfeccionamiento que se hizo en Brasil (Dilma) y en Venezuela (autogolpe de Maduro) y de las actualizaciones que se hizo en los 2000 y primeros ‘010 en Ecuador, Honduras, Venezuela y Paraguay (Lugo), las que venían del modelo Fujimori de los ’90, liderados por civiles para estabilizar el neoliberalismo a costa de muertes que era un aggiornamiento de los golpes militares clásicos gorilas de los ‘60 y ’70 latinoamericanos y del caribe (Piñera, Videla, etc).

Chile.

Sofisticación del golpismo en Latinoamérica

Entre el 15 y el 22 de junio de 2012, en Paraguay, se escribió un nuevo capítulo del golpismo en Latinoamérica, aunque para ser más exactos deberíamos decir “golpismo de inspiración estadounidense en Latinoamérica”. Un nuevo tipo de golpe, que confía más en la institucionalidad parlamentaria y estatal antes que en las fuerzas armadas, que se construye más a partir de los esfuerzos de los medios de comunicación masivos mayoritarios que de confabulaciones de cuartel, que se basa más en la desmovilización y confusión de las gentes que en los tanques en las calles. Un modelo puesto en ejercicio primeramente en el Ecuador de los ’90, refinado a partir del fracaso del golpe de Estado venezolano a Chávez en 2002, y probado con éxito en el golpe que derribó en junio del 2009 al presidente de Honduras, Miguel Zelaya.

Un tipo de golpe parlamentario basado en el control cultural conservador de la institucionalidad del Estado, del control parlamentario por parte de la derecha y de la participación activa de la prensa y policía. Golpes de Estados que no buscan instalar dictaduras del viejo estilo (no busca instalar nuevos Pinochets o Videlas), sino más bien deshacerse de gobiernos que complican el equilibrio de poderes interno y que en lo geopolítico pretenden fortalecer el papel de Estados Unidos como potencia continental, frente a la explícita competencia sudamericana que es Brasil y sus alianzas regionales (Venezuela, Argentina, Cuba, etc) y extra continentales (China en particular). 

En lo clásico sigue siendo un tipo de golpe de Estado católico, hechos a la medida del sector conservador de la Iglesia católica latinoamericana y un golpismo también hecho a la medida de los agronegocios y el mercado extractivista y de comodities

Chile, hoy.

En Paraguay esto ha alcanzado cierta sofisticación que hay que tomar en cuenta. Si bien lo tradicional sostiene lo nuevo, es decir el apoyo de los agronegocios, del mercado de comodities, de la Iglesia católica, la finalidad del golpe de Estado parlamentario puesto en ejercicio entre el 15 de junio y el 22 del mismo mes el año pasado en Paraguay apunta a fortalecer el consenso democrático neoliberal con sus especificidades locales.

El golpe de Estado parlamentario sofisticado en Paraguay sirvió a múltiples propósitos, siendo el principal de ellos el fortalecer la idea de que la democracia electoral es la herramienta para solucionar y cerrar todos los conflictos políticos y sociales. El golpe de Estado de junio de 2012 se realizó al comienzo del calendario electoral que concluyó en las elecciones generales de abril 2013. El presidente que asumió fue el (neo)liberal Federico Franco, un ultra católico del Opus Dei, quien era el vicepresidente en ese momento, mediante el mecanismo parlamentario del Juicio Político al Presidente, herramienta que sólo necesita de los votos necesarios en el Senado y ningún argumento para destituir a cualquier autoridad de los poderes del Estado, en este caso el afectado fue un presidente que simbólicamente, más que en la práctica, cuestionaba el poder neoliberal y la influencia yanqui en la región. Aparentemente Lugo era demasiado amistoso con Brasil.

El golpe de Estado pareció pues resolverse con la participación en las elecciones, fraudulentas como todas, pero legitimadas por la OEA (Organización de Estados Americanos) y, principalmente, por la participación con candidaturas de los sectores de izquierda y centro izquierda afectados por el golpe de Estado. De hecho, el presidente derrocado, Fernando Lugo participó como candidato resultando electo senador.

La masacre de Marina Kue del 15 de junio de 2012 fue la excusa de crisis para llamar al juicio político que terminó derribando al gobierno de Fernando Lugo. En la masacre fueron muertos, ejecutados ilegalmente la mayoría de ellos, 11 campesinos que ocupaban las tierras de la hacienda Marina Kue, tierras fiscales usurpadas por una empresa de propiedad de importantes políticos del partido Colorado, golpista también y que ha ganado las elecciones de abril de este año. Murieron también 6 policías y es por eso que los medios mayoritarios de prensa hablaron de “crisis”. Esta masacre y el juicio a que están siendo sometidos los campesinos y campesinas paraguayas imputadas en el caso, tuvo y tiene por objetivo principal criminalizar la lucha campesina y castigar, en los hechos y simbólicamente, la intención de recuperar tierras fiscales usurpadas por los poderosos del país (llamadas tierras “malhabidas”) y la auto-organización campesina para lograr ese objetivo. 

Fernando Lugo, presidente de Uruguay destituido por el Parlamento en 2012.

La concatenación de la masacre de Marina Kue y el golpe de Estado parlamentario impidió en un primer momento que la resistencia al golpe se centrara en la exigencia de libertad a los presos y presas políticas del caso. Los primeros momentos de la resistencia estuvieron marcados por el exceso de dependencia de las organizaciones sociales y políticas progresistas paraguayas de los partidos políticos y su dirección. Por ello la resistencia no pudo tomar nunca una solidez y fuerza social contundente en tanto la agenda electoral de los partidos políticos progresistas fue llenando las acciones y energías de la mayoría de la gente que resistió al golpe, ya sea por convicciones democráticas, constitucionalistas o por fundamentos antigolpistas.

La lucha por la libertad de los presos y las presas políticas de Marina Kue fue constituyéndose en el eje de la resistencia y en el espacio único de unidad del antigolpismo, dividido en todos los demás escenarios por razones electorales. Esta lucha tiene varios aspectos: judicial, luchando contra un sistema judicial (fiscalía, jueces, tribunales, Corte) corrupto y al servicio de los terratenientes poderosos; de lucha contra una policía que intenta culpabilizar a los campesinos de todas las muertes (la policía ejecutó a la mayoría de los campesinos muertos ese día y varias hipótesis apuntan a que las muertes de policías se deben a “fuego amigo”); mediático, con el fin de revertir la acusación que hace la prensa comercial de “asesinos” y “delincuentes” a los campesinos y las campesinas que luchan por la tierra; psicosocial, con el fin de apoyar a las familias de los campesinos muertos y sobrevivientes presos y presas o imputados e imputadas, en su sobrevivencia cotidiana puesto que no sólo perdieron todo en el posterior desalojo de las tierras de Marina Kue sino que, en la condición  de imputados e imputadas “en rebeldía”, es muy difícil para estas personas acceder a un trabajo o realizar un trámite bajo la amenaza de prisión que tienen si llegan a ser chequeada su identidad por la policía; organizacional, puesto que la masacre desarticuló y conmocionó de tal modo a las organizaciones locales que aún no se logran reorganizar efectivamente.

Las individualidades y organizaciones libertarias presentes en el Paraguay, han estado presentes en esta lucha, por la libertad de todos los presos y presas de Marina Kue, intentando que esta sea asumida como lo que es: una causa social, transversal, por sobre sectarismo políticos y en defensa de la legítima lucha campesina por la tierra, y en especial contra el agronegocio de la soya y los agrotóxicos.