Category Archives: Chabelo Colaborador

Las consecuencias de la imposición

Las consecuencias de la imposición

Si los universitarios creíamos que con el triunfo de la cuarta transformación vendrían tiempos mejores, lo que acaba de suceder en nuestra máxima casa de estudios nos dice exactamente lo contrario.

Todavía, el uno de mayo del año en curso llegamos a creer que nuestras dirigencias sindicales defenderían nuestros intereses cuando se plantaron ante el presídium del Gobierno del Estado y se tachó de burro al director del ISSSTESON, por haber tenido la osadía de rebajar a un 29% las pensiones y jubilaciones de los trabajadores universitarios, empleados y académicos.

Foto: Rafsel Trujano.

Se habló de la injusta interpretación de una resolución de la Suprema Corte de Justicia y de la vigencia del convenio de 1990. De hecho, en el proceso de estirar la liga se llegó a contar con la complicidad de la rectoría, de donde salió la orden de que se permitiera a los trabajadores de confianza manifestarse junto con los sindicalizados en una marcha posterior que representó una verdadera esperanza para quienes anhelábamos que se atendieran nuestras demandas y se negociara un convenio más justo, que permitiera sí aportar más, pero de ninguna manera que se armonizara con la Ley 38, la cual es muy lesiva para los trabajadores en general, ya que obliga a que cada institución o empresa a aportar $47.00 de cada cien al ISSSTESON.

Cuando todo parecía ir viento en popa surge una reunión de rectoría con funcionarios del Gobierno del Estado y anuncian que siempre sí se aceptará el convenio leonino que obliga a los trabajadores a casi triplicar sus aportaciones a cambio de una jubilación cercana al 100%. El resto solo fue cuestión de alinear los astros para que se llevaran a cabo dos consultas, una por parte de rectoría y la otra por parte de los sindicatos cuyas dirigencias sorpresivamente dejaron de ser combativas y se entregaron totalmente a los deseos del PRI-gobierno.

Causó tristeza e indignación la estrategia de las dirigencias sindicales de recurrir a prácticas de terror para obligar a sus bases a aprobar el lesivo convenio neoliberal en cuestión. Se llegó a decir que debía apoyarse el convenio dado que el Gobierno del Estado había dado muestras claras de no respetar la ley; que no teníamos la fuerza necesaria para hacerle frente al gobierno del estado; que el gobierno era capaz de jubilarnos con el 29% de hoy en adelante. Esto es, todo lo que se cuestionó aquel uno de mayo ahora representaba el discurso oficial de ambas dirigencias, las mismas que se presentaron muy radicales en aquella fecha conmemorativa de las luchas laborales.

Qué pasó entre el uno de mayo y el 3 de junio para que cambiara radicalmente el discurso sindical, eso solo lo saben los dirigentes sindicales. A la base no bajó esa información, pero aun así lograron su objetivo. Qué pasará después, cuando se refleje en la nómina los descuentos aceptados, solo lo sabremos en función de la reacción de los trabajadores universitarios. El próximo viernes se verán las primeras consecuencias, recordando que los descuentos incrementaran año con año hasta el 2022, y sabremos entonces si realmente quienes votaron a favor del nuevo convenio neoliberal lo hicieron conscientemente.

A partir del viernes sabremos exactamente si empezará ese gran movimiento de resistencia civil pacífica a la imposición del convenio neoliberal o seremos unos cuantos los que seguiremos cuestionando la bochornosa claudicación de nuestras dirigencias sindicales.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

La necesidad de imponer un acuerdo neoliberal

La necesidad de imponer un acuerdo neoliberal

Mediante agresiones, amenazas y campañas de desinformación el gobierno del estado a través del director general del ISSSTESON quiere imponerle a los trabajadores de la Universidad de Sonora “un acuerdo de voluntades” a todas luces ilegal modificando el contrato del 31 de marzo de 1990 de forma unilateral.

Ha sido una guerra declarada en contra de los trabajadores universitarios a tal grado que el director del ISSSTESON se atrevió a reducir en un 71% las pensiones tabulares y amenazó con desafiliar de la prestación social a los trabajadores universitarios. Trató de justificar sus acciones haciendo una interpretación aberrante de una resolución de la Suprema Corte de Justicia y con ello infundió miedo con la complicidad de las directivas de los dos sindicatos universitarios, quienes a su vez intentaron trasmitir ese miedo a las bases que supuestamente representan.

Lo cierto es que el convenio de 1990 sigue siendo vigente y ha permanecido como tal en los últimos 14 años a pesar de la modificación hecha a la Ley 38 en el sexenio del gobernador neoliberal Eduardo Bours Castelo. Debido a que dicho convenio solo permite una jubilación con el 62% del sueldo total del trabajador, se han hecho esfuerzos por incrementar ese porcentaje pero las negociaciones no han llegado a buen término.

Para tratar de convencer a los trabajadores de la idoneidad del convenio neoliberal que se pretende imponer se ofrece la zanahoria de una jubilación con el 100% del sueldo total, aunque el convenio en sí no garantiza que se pueda llegar a ese porcentaje. Sin embargo, el sacrificio que deberán hacer los trabajadores implica multiplicar por tres sus aportaciones al ISSSTESON, lo cual no favorece para nada la alicaída economía de estos trabajadores que se han tenido que tragar los topes salariales impuestos en los últimos años. Por si fuera poco, pretenden cobrar cuotas retroactivas al uno de enero de este año, lo cual sentaría un precedente histórico difícil de observar en otras negociaciones obrero-patronales.

Por otro lado, el convenio neoliberal que se pretende imponer no ofrece garantías de que no desfalcarán nuevamente a la institución. Recordar que se anunció un desfalco al fondo de pensiones y jubilaciones por 6,101 millones de pesos, de los cuales no se ha recuperado un solo centavo. Además, el gobierno del estado se ha dado el lujo de no entregar el subsidio completo a la Universidad de Sonora, adeudándole poco más de 500 millones de pesos, los cuales si se suman a los poco más de mil millones de pesos que obtendrán por la venta de los estadios se cubriría el hoyo financiero que hoy dicen es de 1,600 millones de pesos. Esto es, hay manera de sanear las finanzas sin recurrir a los bolsillos cada vez más vacíos de los trabajadores universitarios.

Ha sido tan torpe la forma de operar este garrotazo institucional que el poco prestigio que aún conservaba la autoridad universitaria lo han echado por la borda. Obligaron al rector a llevar a cabo una Consulta sobre la aceptación o no de una Minuta que se prestaba a una serie de interpretaciones. Tal Consulta se llevó a cabo de manera precipitada no logrando alcanzar ni una tercera parte de los votos convocados. Ahora pretenden restarle prestigio a las directivas sindicales para que sean estas las que obliguen a sus bases a aceptar la amarga medicina. En el caso del STAUS la decisión de llevar a cabo esta otra Consulta sobre la aceptación o no del nuevo convenio no fue tomada por la máxima autoridad sindical, la Asamblea General, y no se previó establecer cuál sería el mínimo de votos necesarios para considerarla válida.

Como ejemplo, pondremos el caso de la elección de delegados, la cual requiere de una participación de dos terceras partes de los afiliados a cada delegación. Una cifra que parece imposible alcanzar dado que los maestros de horas sueltas, que representan más del 50%, son difíciles de localizar en estas fechas. Esto es, se corre el riesgo de tratar de imponer un convenio con la aceptación del mismo por tan solo una tercera parte de los trabajadores.

Seguramente no han valorado las implicaciones legales en las que se estarían metiendo en caso de que triunfe el SI en la Consulta del próximo lunes 3 de junio. Lloverán, sin duda, las demandas individuales de quienes sienten que se les están violentando sus derechos ganados en tantas luchas sindicales

Por: Isabel Dorado Auz.


La negociación Universidad-ISSSTESON

La negociación Universidad-ISSSTESON

Llevan días las negociaciones entre las autoridades de la Universidad de Sonora y las autoridades del ISSSTESON, nos reportan vía redes sociales. Nos informan que las reuniones tienen como objetivo encontrar mecanismos que permitan a la institución educativa cumplir con las cuotas y aportaciones que estipula la Ley 38. Surge entonces la pregunta, ¿conocen las autoridades el sentir de los universitarios, para estar negociando algo sin consultarlos?

Foto: Rafael Trujano.

Hagamos un poco de historia, la modificación a la Ley 38 se llevó a cabo en el periodo de consolidación del sistema neoliberal en nuestro país, bajo un gobierno federal panista y en el estado “gobernaba” Eduardo Bours Castelo, uno de los empresarios sonorenses que han sido acusados de evadir impuestos y cuya fortuna ha sido cuestionada hasta por medios informativos internacionales. La modificación a la Ley 38 fue una imposición a la clase trabajadora, por eso el sindicalismo universitario la rechazó permanentemente logrando que permaneciera vigente el convenio de 1990 que nos rige hasta el momento.

Bours y Beltrones debieran ser considerados personan non gratas en la Universidad de Sonora por el daño que le han ocasionado. Beltrones por quitarnos la Autonomía universitaria, al imponernos la Junta Universitaria cuando se aprobó la Ley 4, con la cual los “químicos” se hicieron del poder político y aseguraron su permanencia desde 1991. Bours quiso quitarle de encima la responsabilidad al Estado de la seguridad social incrementando de manera escandalosa las aportaciones porcentuales de los trabajadores para cubrir ese rubro modificando la Ley 38. De esa manera, la seguridad social se regiría bajo el esquema del neoliberalismo entrando de lleno a la filosofía del mercado.


Foto: Rafael Trujano.

Era razonable esperar una reacción firme de los trabajadores universitarios. Fue por eso que la Ley 38 modificada no ha tomado vigencia en la Universidad de Sonora. Por eso mismo, resulta extraño que se diga que nuestro rector está viendo la forma de cumplir con las cuotas y aportaciones que estipula la Ley mencionada. Aquí cabe preguntar, ¿estamos de acuerdo los universitarios con este proceder?, ¿vamos a someternos al convenio leonino que nos quiere imponer el ISSSTESON?

No hace mucho me comentaba el profesor Joel Montoya que en un tiempo tuvo la inquietud de convocar a los secretarios generales previos que ha tenido el STAUS para nutrirnos de sus experiencias y no cometer los mismos errores. Aunque tal ejercicio no pudo llevarse a cabo, creo que es el momento de intentarlo y convocar también a otros liderazgos sindicalistas para afrontar, con mayor conocimiento de causa, esta nueva intentona del gobierno estatal por dañar los cada vez más diezmados bolsillos de los trabajadores universitarios. Sería interesante saber si esos liderazgos aceptarían la Ley 38 modificada en tiempos de la cuarta transformación. Esto es, aceptar el remedio neoliberal después del proceso electoral del 1 de julio del año pasado.


Foto: Rafael Trujano.

Se hace necesario también la conformación de una Comisión Plural sindical que analice de fondo la problemática del ISSSTESON desde varios puntos de vista. No solo debe cuidarse el perfil de quienes la integrarían sino también la representación efectiva de las diversas fuerzas que convergen al interior del sindicato. Recordemos que el actual Comité Ejecutivo logró menos del 50% de la votación, sin embargo, en la vía de los hechos asume prácticamente el 100% de las decisiones relacionadas con la problemática sindicalista. Es obvio que requerimos UNIDAD y una manera efectiva de impulsarla es a través de la INCLUSIÓN de todas las voces posibles.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

La ley 38 y el manoseo en el ISSSTESON

La ley 38 y el manoseo en el ISSSTESON

Comentaba en enero del año pasado que era cuestión de tiempo para que se sentaran a la mesa de negociación, autoridades estatales y federales, instituciones adheridas al ISSSTESON y organizaciones sindicales afectadas para plantear soluciones a un problema generado por el poder político y que afecta directamente a la clase trabajadora. Sin embargo, tal situación no sucedió, si nos atenemos a los últimos acontecimientos.

Para mi sorpresa, el rector de nuestra querida Universidad manifestó, en entrevista de radio, que solicitó y acordó con las dirigencias sindicales no incluir el tema del ISSSTESON en las negociaciones relativas a las revisiones salariales y contractuales de este año para no entorpecer el proceso. Suponían, quizás, que el proceso de negociación con la institución avanzaba correctamente pero para sorpresa de muchos en días recientes se dio a conocer una medida drástica que redujo a un 29% las percepciones de poco menos de una decena de maestros que se jubilaron o pensionaron esta año.

Foto: Radio Sonora.

Mucho se ha dicho en medios oficialistas que los trabajadores universitarios somos los culpables por no cotizar lo que debemos de acuerdo a la modificada Ley 38 del ISSSTESON, pero poco o nada se dice de lo inoperante que ha sido dicha ley reformada. Esto decía, en su informe de labores 2007-2008 el director del ISSSTESON, Otto Claussen, “en virtud de su  atinada administración (refiriéndose a Eduardo Bours), va a  trascender como el Gobernador que transformó al ISSSTESON y lo apuntaló con mayor eficiencia y calidad de sus servicios para las siguientes tres décadas”. Para el 2015, otro Claussen, Enrique su hermano, denunciaba un quebranto financiero superior a los seis mil 101 millones de pesos según constaba en cinco denuncias interpuestas en la recién creada Fiscalía Anticorrupción. Qué ha pasado con estas denuncias nadie lo sabe, o al menos no nos han informado con claridad.

Luego entonces, algo se hizo mal. Lejos de buscar una solución a los errores cometidos se insiste en obligar a los trabajadores a que paguen más por un servicio que cada vez es más ineficiente. Pareciera que nadie está interesado en recuperar esos 6 mil millones que en mucho ayudarían a resolver el problema, máxime que se dice que se requieren alrededor de mil seiscientos millones para sanear las finanzas del Instituto. Aún más, la justificación de la venta de los estadios de béisbol era que el dinero recabado sería utilizado precisamente para inyectarle recursos a tan importante institución de salud. A estas alturas, uno no se sabe si chamaquearon al Peje o si el delgado federal, Jorge Taddei, le informó oportunamente que el dinero se destinaría a otros rubros.

Sean peras o sean manzanas, se avecina una lucha frontal entre los trabajadores universitarios y el Gobierno Estatal. Es claro que de parte de la autoridad se está planteando una obligación de mantener las políticas neoliberales esquilmando aún más los bolsillos de la clase trabajadora. Aquí la incógnita es de qué parte estará Morena, ahora que hasta el mismo rector anuncia que se armonizará el convenio a la Ley 38. Esto es, quieren obligarnos a sujetarnos a una ley que ha sido un total fracaso. Una ley que prometía mejores jubilaciones y mejores servicios de salud, cuando la cruda realidad nos enfrenta a una institución en proceso de quiebra financiera. Nos quieren echar la culpa a los universitarios de ese fracaso cuando representamos una muy pequeña parte de los trabajadores que cotizamos en esa institución.

Si tan solo se hubiera evitado el manoseo financiero y se hubiese respetado el dinero destinado para pensiones y jubilaciones no estuviéramos en este grave problema. Ahora quieren que nosotros, la clase trabajadora, paguemos los “errores” o corruptelas de los políticos.

Debemos, sí, impulsar una verdadera negociación que siente a la mesa a todos los involucrados. No será con imposiciones que se resolverá el problema de fondo. El actual director del ISSSTESON debe hacerse a un lado para favorecer el proceso de negociación y la autoridad federal deberá ser garante de un trato respetuoso a la clase trabajadora.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

Algo más que recabar firmas

Algo más que recabar firmas

En Hermosillo está pasando algo inédito, los ciudadanos están retando al poder político empujando lo que se denomina una Consulta Ciudadana para que el Pueblo decida si deben venderse el estadio Héctor Espino y el Parque Recreativo La Sauceda.

Fueron los colectivos Amig@s del Parque Madero y Ciudadanía Activa los que asumieron el reto de recabar 13 mil firmas para evitar la venta de esos bienes públicos. Sin embargo, el conteo final de firmas hecho el pasado 27 de abril daba como cifra 3,020 firmas, valor distante del objetivo planteado. Cualquiera hubiera pensado en un ánimo derrotista de todos los involucrados, pero paradójicamente se veía todo lo contrario.

Sobran razones para ser optimistas si conocemos un poco como se ha desarrollado este proceso. Para empezar, en un solo día se recabó la mitad de las firmas que se habían colectado en las tres semanas previas. Esto es, el sábado 27 de abril se contabilizaban 2,035 firmas a las ocho de la mañana cuando inició el Firmatón y poco a poco fueron llegando personas a firmar y otras a entregar formatos llenos de firmas, de tal manera que para la conclusión de la jornada de 12 horas se había alcanzado la cifra mágica de 3,020 firmas.

Ante este resultado, algunas de las personas involucradas decidieron alargar la jornada y se fueron a la plaza Zaragoza a continuar con tan noble tarea, por lo que el resultado final de ese día todavía está por conocerse. Lo que si es un hecho es que la inquietud sigue y la esperanza de alcanzar la meta persiste, no solo por las mil firmas recabadas ese día, sino por los múltiples formatos que solicitaron varias personas para seguir recabando firmas en sus lugares de trabajo o donde residen regularmente.

Para el martes 30 de abril veremos si hay un salto significativo en el número de firmas. Además, ya está el compromiso de ambos Colectivos para extender el proceso hasta el día primero de mayo para aprovechar el desfile de los trabajadores y buscar acercarnos a la meta inicial, por lo que esa jornada definirá si extendemos o no el tiempo que nos habíamos fijado originalmente.

Por experiencia personal, se que cuando se involucran los jóvenes el éxito está garantizado. Aunque un poco tardío, el sábado circularon por el Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora cientos de jóvenes. Algunos fueron gustosos a estampar su firma y otros pidieron formatos para llevar. Otros apoyaron con un espectáculo de zancos, cargando las mantas alusivas a la lucha que llevamos a cabo.

En fin, serán tres mil, cinco mil, las 10 mil que exige la Ley de Participación Ciudadana o las 13 mil que requería el reto, no lo sé. Lo que sí puedo asegurar es que ha valido la pena este gran esfuerzo ciudadano. En Hermosillo empieza a surgir una de las caras de la Democracia Participativa y esa es una muy buena noticia.

Ya basta de solo ir a votar en las jornadas electorales, la Democracia tenemos que ejercerla cotidianamente para que los “políticos” de hoy entiendan que ellos son los representantes de la voluntad ciudadana y que se debe hacer lo que el Pueblo reclama.

Por: Isabel Dorado Auz.

La negociación es clave para levantar la Huelga

La negociación es clave para levantar la Huelga

Claro está, es necesario que las partes tengan bien definido lo que se puede negociar y actuar en consecuencia.

Por ejemplo, sería una buena noticia que los sindicatos y las autoridades universitarias se pusieran de acuerdo en darle un nuevo marco legal a la Universidad de Sonora y decirle adiós a la Ley 4 que tanto daño ha causado desde que la impuso Manlio Fabio Beltrones en 1991. Se podría así, hacerle cirugía mayor a la burocracia universitaria y destinar esos recursos a las actividades sustantivas de nuestra Alma Mater. Además, podría abrirse la posibilidad de que se democratizara la toma de decisiones y ser ejemplo de los nuevos tiempos que vive el país.

Universidad de Sonora en Huelga. Foto: Rafael Trujano.

También sería importante dejar de lado algunas mezquindades. Como ese asunto de no reconocer años de antigüedad por parte de la Universidad de Sonora a pesar de que el ISSSTESON si los contabiliza. Cuidar los centavos negándoles un derecho a los trabajadores y hacerse de la vista gorda con los “asesores” quienes cobran como si trabajaran pero nadie sabe exactamente qué es lo que hacen.

Hacer un compromiso serio con los maestros de asignatura y todos los trabajadores que tienen contratación de eventuales a pesar de que llevan años laborando en la institución. 

De hecho, si el gobierno del estado aportara los 108 millones de pesos que faltan para equilibrar las aportaciones del gobierno federal, sería más que suficiente para atender las necesidades más apremiantes de los trabajadores universitarios. Si el Ayuntamiento de Hermosillo recurrió a un arrendamiento puro por más de 100 millones para “resolver” el problema de la recolección de basura, por qué el gobierno estatal no puede aportar una cantidad similar para resolver, en parte, las demandas más sentidas del pliego petitorio.

Marcha de sindicalistas universitarios. Foto: Rafael Trujano.

Debe quedar claro que la venta de bienes públicos no debe ser la opción para tapar el boquete financiero que dejó el desfalco de seis mil millones de pesos y bien harían el gobierno federal, el gobierno estatal y las autoridades en encontrar otras alternativas de solución a la problemática del ISSTESON.

Se requiere sí, tenerle amor a nuestra universidad y darle un mejor rumbo en el futuro inmediato. Podría surgir así un acuerdo consensuado para resolver de fondo la grave crisis que padece el ISSSTESON. Un acuerdo que permita jubilarse a los que están en lista de espera, renovando así la planta de maestros y empleados universitarios. Resolver de fondo el desabasto de medicamentos y que la solución se transparente ante los ojos de todos los sonorenses.

Movilización universitaria 8 de abril. Foto: Libera Radio.

Hay quienes dicen que la Huelga tomó por sorpresa a varios y que por eso no hayan la forma correcta de reaccionar ante esta eventualidad. Yo diría que es una oportunidad para demostrar de qué estamos hechos tanto los trabajadores universitarios como las autoridades responsables de buscarle una solución a este conflicto.

Por Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

Trece mil firmas para evitar la venta de bienes públicos

Trece mil firmas para evitar la venta de bienes públicos

Quienes nos oponemos a la venta del estadio Héctor Espino y de La Sauceda hemos asumido el reto de recolectar 13 mil firmas de hermosillenses para obligar legalmente a que la gobernadora nos consulte sobre si estamos de acuerdo o no con la venta de dichos bienes públicos.

Queremos juntar las firmas en el tiempo más corto posible, ya que Raúl Navarro Gallegos anunció que subastarán los bienes inmuebles en 30 días que empiezan a contar, deduzco, a partir de la fecha en que se genera la nota informativa, el pasado 28 de marzo. Por tal razón y teniendo como sustento la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Sonora hemos decidido implementar este proceso de recolección de firmas.

La Sauceda, abandono.

Estamos convencidos de que si se consulta, el Pueblo hermosillense se inclinará por la preservación de estos importantes espacios públicos y exigirá a la Gobernadora que encuentre otras fuentes de financiamiento para resolver el enorme desfalco del que fue objeto el ISSSTESON, razón principal por la que quieren quitarnos al Héctor Espino y la Sauceda. Recordarle que los bienes públicos no son propiedad de ella y que deben ser los afectados quienes decidan sobre el uso que habrá de darse a estos bienes inmuebles. En este sentido, los afectados somos Todos y no solamente los derechohabientes del ISSSTESON. 

También nos preguntamos por qué no se hace nada por llamar a cuentas a los responsables del desfalco de más de seis mil millones de pesos en lugar de andar malbaratando el patrimonio de los sonorenses. No es posible que se pretenda hacer negocios tomando como bandera las necesidades que hoy tiene la institución de salud. No queremos más farsas y que se sigan beneficiando los mismos grupos de poder económico con este tipo de transacciones comerciales.

Requerimos que en lugar de vender lo poco que aún nos queda, se nos convoque a crear áreas verdes y lugares de esparcimiento que tanta falta nos hacen. Esto es, no solo deben conservarse el Héctor Espino y La Sauceda sino que el gobierno debe hacer un esfuerzo por ofrecer más alternativas para el combate a la incesante pérdida de áreas verdes y áreas deportivas en la ciudad capital.

Estadio Héctor Espino, tradición.

Esperamos que lo que está escrito en papel “impulsar la construcción de pulmones verdes para nuestras ciudades con áreas de esparcimiento y convivencia familiar” verdaderamente se convierta en una línea de acción del actual Gobierno Estatal y no parezca que siga siendo una propuesta de campaña. De igual manera, que no sea letra muerta esa línea de acción que dice “Ampliar y mejorar los espacios deportivos abiertos y cerrados en coordinación con los Ayuntamientos y asociaciones deportivas”.

Requerimos, en resumen, de un gobierno que no nos siga mintiendo y que tome el camino fácil de usar los bienes para remediar los males. A ese ritmo, corremos el riesgo de perder lo poco que aun conservamos.

****

Solicitud dirigida a la Lic. Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, Gobernadora Constitucional del Estado de Sonora, para que convoque a una Consulta Popular para que las ciudadanas y ciudadanos hermosillenses expresen su acuerdo o desacuerdo sobre la venta del estadio de beiisbol Héctor Espino y la venta o concesión del parque recreativo La Sauceda.

Hermosillo, Son.; ______ de__________ de 2019

LIC. CLAUDIA ARTEMIZA PAVLOVICH ARELLANO
GOBERNADORA CONSTITUCIONAL DEL ESTADO DE SONORA

Presente.
Por este conducto, y con fundamento en la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Sonora, que en sus artículos 77, 78 y 79 incluye la Consulta Popular como un instrumento de participación ciudadana por medio del cual los ciudadanos del estado podemos expresar nuestra opinión o propuesta sobre algún tema de interés público relacionado con el ejercicio de las atribuciones del Poder Ejecutivo, del cual actualmente Usted es la titular, le solicitamos de la manera más atenta convoque a una consulta popular en el municipio de Hermosillo para que las ciudadanas y los ciudadanos hermosillenses expresemos nuestro acuerdo o desacuerdo sobre la propuesta de vender el estadio de beisbol Héctor Espino y de vender o concesionar el parque recreativo La Sauceda, ubicados en la ciudad de Hermosillo.

Al tratarse de dos grandes espacios en los que los hermosillenses podemos llevar a cabo actividades deportivas, recreativas, y de convivencia familiar, son espacios de suma importancia para un desarrollo urbano integral de Hermosillo, imprescindibles para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En el mismo Plan Estatal de Desarrollo su Gobierno podemos encontrar la necesidad e importancia de contar con infraestructura suficiente y adecuada para la calidad de vida de los sonorenses:

Eje estratégico II. Gobierno generador de la infraestructura para la calidad de vida y la competitividad sostenible y sustentable.

Reto 13. Contribuir a que la sociedad civil sonorense se caracterice por su cultura de cuidado al medio ambiente y recursos naturales.

Estrategia 13.2 Obras verdes para un mejor ambiente familiar.

Líneas de acción:

13.2.1 Impulsar la construcción de pulmones verdes para nuestras ciudades con áreas de esparcimiento y convivencia familiar.

Eje estratégico IV. Gobierno promotor del desarrollo y equilibrio social
Reto 7. Posicionar a Sonora entre las entidades líderes a nivel nacional en el desarrollo del deporte.

Estrategia 7.1. Desarrollar programas para promover la salud, el bienestar y calidad de vida de la sociedad sonorense, a través del fomento de las actividades deportivas, recreativas y comunitarias.

Líneas de acción:

7.1.2 Realizar torneos populares de diferentes disciplinas deportivas, dirigidos a niñas, niños y jóvenes de colonias con alto índice delictivo y de violencia.

7.1.5 Convenir con organismos, dependencias y municipios, para promover el deporte en todas sus manifestaciones, expresiones y sectores.
Estrategia 7.2 Crear el clúster del deporte para incrementar la construcción, rehabilitación de espacios deportivos multidisciplinarios en los diferentes puntos del Estado.

Línea de acción 7.2.3 Ampliar y mejorar los espacios deportivos abiertos y cerrados en coordinación con los Ayuntamientos y asociaciones deportivas.

Poner a la venta o concesionar esos bienes inmuebles significaría disminuir de manera considerable los espacios deportivos, de convivencia y recreación para los hermosillenses, por lo que no nos queda duda de que es una decisión de interés público en nuestra ciudad.

Convencidos de que la participación ciudadana en los procesos decisorios del gobierno en temas de interés público favorece la reciprocidad, que para Leonardo Morlino es una de las dimensiones de una democracia de calidad, y que se refiere a la capacidad de respuesta del gobierno a las demandas de los gobernados, y que “repercute en la satisfacción de los ciudadanos y de la sociedad civil en general”, y seguros de que su gobierno respetará y facilitará la participación ciudadana como la que le estamos solicitando, y garantizará que la consulta popular sea un ejercicio de participación ciudadana real, efectivo y democrático, como lo dispone el artículo 8 de la citada Ley, y que “La participación del pueblo en los asuntos públicos permitirá al gobierno hacerle frente con más fuerza, a los retos que tenemos ambos: sociedad y gobierno”, como se reconoce en la parte expositiva de la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Sonora, esperamos una respuesta positiva a nuestra solicitud. 

Artículos referidos de la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Sonora:

ARTÍCULO 77.- La consulta popular es un instrumento de participación ciudadana mediante el cual los ciudadanos sonorenses podrán expresar su opinión o propuestas sobre algún tema de interés público relacionado con el ejercicio de las atribuciones del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo del Estado, sin que dicha opinión resulte vinculatoria para tales autoridades, por lo que solo constituirá un elemento de juicio para el ejercicio de las funciones de gobierno correspondientes.

ARTÍCULO 78.- La consulta popular podrá realizarse por cualquiera de los mecanismos previstos en el artículo 71 de esta Ley.

ARTÍCULO 79.- La consulta popular podrá ser convocada por:
I.- El Gobernador;
II.- Los titulares de las dependencias y entidades de la administración pública estatal;
III.- Acuerdo de la mayoría de los integrantes del Congreso; y
IV.- Diez mil o más ciudadanos habitantes del lugar donde se ubique el problema colectivo objeto de consulta, mediante solicitud escrita dirigida al Poder Ejecutivo del Estado o al Congreso, según el tema a consultar.

Por: Isabel Dorado Auz

auz3@correom.uson.mx

Foto principal: Libera Radio.

Más fotos en:
https://www.flickr.com/photos/liberaradio/

Manejo eficiente de nuestros recursos

Manejo eficiente de nuestros recursos

Si hacemos un análisis serio de eso que critica el presidente de México, “el neoliberalismo”, nos daremos cuenta que la clave está en el manejo eficiente de nuestros recursos. En resumen, qué trato se le está dando a la recaudación de nuestros impuestos.

Los “neoliberales” encontraron una forma muy fácil de gobernar, lo cual les aportó un doble beneficio. Por un lado, trasladaron sus responsabilidades a entes privados y, al mismo tiempo, se vieron beneficiados con los famosos “moches”, razón por la cual se explica el incremento de la riqueza personal de algunos “políticos”.

Foto: Radio Sonora

Si en realidad el presidente de México quiere abolir el “sistema neoliberal” tienen que darse acciones concretas que nos indiquen que vamos en el camino correcto en varios ámbitos, no solo en el petrolero o esa promesa de que también se actuará en la Comisión Federal de Electricidad. No se puede hablar, por ejemplo, de manejo eficiente de recursos a ese arrendamiento puro al que recurrió Célida para “solventar” el problema de la recolección de basura; así como tampoco lo es, la licitación que se está haciendo de parte del Gobierno del Estado del Servicio de Transporte Público para la capital del estado.

Qué diferente sería que la autoridad municipal se hiciera responsable de reparar sus propias unidades de servicio reparándolas en los talleres del Ayuntamiento que cuentan con personal calificado para ese tipo de tareas, en lugar de favorecer a “un amigo” mandándole las unidades a su taller particular. Sería distinto, aunque requiere de un mayor compromiso de los funcionarios estatales, hacer una especie de Cooperativa que aglutine a los Concesionarios del transporte público con la intención de mejorar el servicio, favoreciendo tanto al portador de la Concesión como al usuario. Repetir el error de Eduardo Bours, creando una nueva empresa, nos llevará a los mismos resultados. Un transporte público deficiente con nuevos ricos a costillas del malestar ciudadano.

Mucho se ha prometido del uso eficiente del tratamiento de nuestras aguas negras para la creación de áreas verdes en nuestra ciudad capital. La triste realidad nos dice que lejos de crecer en áreas verdes se siguen destruyendo las pocas que aún quedan. La visión empresarial nos ha llevado por un camino tortuoso lleno de opacidad, donde no queda clara la línea divisoria entre el interés empresarial y el supuesto beneficio social que traería consigo dicho tratamiento. Claro está, los “empresarios” locales tuvieron la gran idea de crear “Consejos Ciudadanos” a modo para permanecer haciendo negocios con los recursos públicos. Hemos llegado al extremo de que nos sobra agua tratada pero no hay dinero para la compra de gasolina necesaria para que las pipas del Ayuntamiento la distribuyan. ¿Dónde están las acciones para revertir este problema?

En la Universidad de Sonora sigue vigente la Ley 4 impuesta por Manlio Fabio Beltrones, misma que arrebató la Autonomía a nuestra alma mater y ahora un grupo de “notables”, llamado Junta Universitaria, se ha encargado de mantener en el poder a un mismo grupo político durante más de cuatro sexenios. No sólo eso, también se ha incrementado de manera desproporcionada la burocracia universitaria medrando las actividades prioritarias de la máxima casa de estudios del estado. Por ese motivo, se carece de recursos para impulsar en mayor medida las tareas primordiales de Docencia, Investigación y Difusión. El STAUS ha discutido este punto, pero pareciera que no es prioritario en este momento. Si queremos hacer eficiente el manejo del presupuesto universitario, es esencial cambiar las reglas de operación y la Ley 4 sigue siendo un obstáculo que debe ser derribado.

Podríamos seguirle con la lista de acciones por emprender, pero creo que con lo planteado hasta el momento es suficiente para iniciar el debate. El problema es, se atreverán nuestros políticos a dar el paso importante o se sienten muy cómodos en su zona de confort.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

,

AMLO, cada vez más solo

AMLO, cada vez más solo

Parece hasta un contrasentido el título de esta colaboración, pero si hacemos un análisis a conciencia nos daremos cuenta que tiene mucho de verdad a pesar de la gran aprobación popular del presidente, quien lejos de desgastarse en sus primeros meses de gobierno ha incrementado su nivel de popularidad. Aún así, se percibe una especie de divorcio entre el discurso del presidente y el actuar de su equipo de gobierno.

Veamos un simple caso que es promesa de campaña y que todavía no logra resolverse: la reinstalación de los maestros cesados en Sonora. Uno podría pensar que un buen accionar del equipo de gobierno a nivel local tendría para estas fechas el problema resuelto producto de las negociaciones que debe entablar con la titular del poder ejecutivo local. Si es un hecho la reinstalación, como lo mencionó el presidente en su discurso en esta capital sonorense, por qué no darle celeridad al trámite. Por qué no romper ese distanciamiento entre la gobernadora y la fracción parlamentaria de Morena para hacer realidad la Reconciliación que fomenta, en el discurso, el presidente y evitar ese vergonzoso episodio de los abucheos y loas dirigidos a la gobernadora durante el breve discurso dirigido a la audiencia del mandatario nacional.

Visita del presidente a Hermosillo. Foto: Libera Radio.

Seamos claros, quienes esperábamos ansiosos esta visita nos hubiera gustado que una parte importante del discurso retomara la serie de peticiones que se le hicieron llegar al presidente en el transcurso de la semana, o quizás la elaboración de una especie de agenda para tratar cada uno de los asuntos en la instancia respectiva del equipo de gobierno a nivel local que ostenta la representación del Gobierno Federal.

No son pocos los temas y todos revisten una singular importancia. Está el caso de los mineros de la sección 65 de Cananea que perdieron su fuente de trabajo y llevan años luchando por recuperar el contrato colectivo de trabajo que les agandalló la CTM. Relacionado a este tema está la contaminación del Río Sonora provocado por el derrame de un represo de Grupo México causando así uno de los peores sucesos de contaminación ambiental en las últimas décadas.

Qué decir del eterno dolor que siguen padeciendo los deudos de los niños y niñas víctimas del incendio en la Guardería ABC, quienes no saben si tienen que esperar meses o todo el sexenio para alcanzar la justicia que han estado demandando por tantos años. La precaria situación que sigue padeciendo la etnia Seri y el permanente conflicto entre un grupo de Yaquis y la empresa que pretende, a fuerzas, hacer cruzar un ducto por ese territorio indígena, situación que ha provocado que uno de los integrantes de esa etnia permanezca preso.

No menos importante es el serio problema ambiental que un grupo de ciudadanos y agrupaciones ambientalistas hemos venido denunciando sistemáticamente. Resulta ilógico que en una ciudad que carece de áreas verdes, la gobernadora pretenda vender el Parque la Sauceda, un lugar ideal para crearle a la ciudad otro pulmón parecido al que representa el Parque Madero, mismo que se ha intentado privatizar en al menos cuatro ocasiones.

Visita del presidente a Hermosillo. Foto: Libera Radio.

Preocupa, también, que un personaje que hacía mofa de las luchas ambientalistas haya sido nombrado, justo antes de la llegada del presidente, como Delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. Un personaje que de la noche a la mañana pasó de ser un cuestionado tesorero en el municipio de Guaymas a ostentar el cargo en mención. Corremos el riesgo que una unidad deportiva tan importante como la que alberga al estadio de béisbol Héctor Espino pase a manos privadas perdiendo así un importante espacio físico, el cual podría instituirse en otra importante área verde conservando el estadio para fomentar el béisbol amateur y ocupando grandes franjas del estacionamiento actual para plantar árboles que oxigenen esa actual isla de calor generada por el “progreso de concreto”.

Por lo visto, el equipo local del gobierno federal no ha hecho su chamba, todavía, en relación a los diversos temas mencionados. Por lo mismo, en lugar de recibir noticias de la apertura de un proceso específico de solución, nos tuvimos que conformar con la frase del presidente de que todo se arreglará, si no en el presente año si en lo que queda del sexenio.

Cuando se desgaste el discurso y la realidad lo rebase, entonces el bono democrático será solo una ilusión. Por eso, requerimos que nuestro presidente cuente con un verdadero equipo de gobierno y no con esa estructura muy buena para el aplauso y el abucheo. Es otra la forma de fortalecer la imagen de quien, en sus sueños, quisiera llegar a insertarse en la historia y ser recordado como un Benito Juárez, un Madero o un Lázaro Cárdenas del Río.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

Defendamos el estadio, digamos no al negocio

Defendamos el estadio, digamos no al negocio

Al parecer, al PRI ya no le importa ganar las elecciones del 2021, o más bien en sus cálculos ya vieron que difícilmente repetirán en la gubernatura del estado de Sonora, por eso pretenden hacer “negocios” con el patrimonio de los sonorenses.

La fórmula es sencilla: presentan un proyecto “innovador”, se difunde a través de los medios locales, las cámaras de comercio aplauden la iniciativa y finalmente el gobierno se ve en la “necesidad” de impulsar el “progreso” traspasando los bienes públicos a entidades privadas. Sencillo sí, pero el Pueblo se cansa de tanta pinche transa, como lo dijera recientemente el presidente de la República.

Como el progreso prometido nunca llega, el sonorense es cada vez más escéptico respecto a las “bondades” que ofrece el gobierno cuando trata de desprenderse de los bienes públicos vía la venta de los mismos. Cuando se destruyó el Parque de Villa de Seris, los únicos realmente  beneficiados fueron los “empresarios” que instalaron sus locales comerciales en lo que se conoció como Proyecto Galerías.

Musas, antes Parque Villa de Seris

Hoy, el otrora Parque aporta cajones de estacionamiento para un Casino que se instaló enseguida del Musas, un recinto cultural que es considerado un verdadero elefante blanco. De aquella promoción que se le daría a los talentos locales del gremio cultural mejor ni hablamos, para no hacer corajes y recordar el triste papel que jugó el famoso actor de Ures, Jesús el “Choby” Ochoa, avalando en los hechos la destrucción del Parque.

Que decir de La Sauceda que después de privatizarla resultó ser un mal negocio y hoy se pretende buscar otro comprador para instalar, si se puede, el Centro de Convenciones Internacional que originalmente debiera estar en lo que son hoy las instalaciones del Héctor Espino, en caso de que el presidente de la República mantenga su oposición a la venta de los estadios de béisbol. Pareciera que están dispuestos a enfrentar al gobierno federal, si es preciso, tal y como lo hicieron al modificar la constitución local para arrebatarle a los diputados de la coalición “Juntos Haremos Historia” el control del Congreso Estatal.

Tampoco les importó, con la complicidad de los panistas, entregarle grandes extensiones de terreno del vaso de la presa Abelardo L. Rodríguez a los Coppel para que desarrollen su proyecto inmobiliario. Nada los detuvo, privaron de la libertad a posesionarios  de esos predios, e incluso le dispararon con un rifle de postas a uno de ellos.

Han sido abusivos en el uso del poder político y no se ve que sea distinto su comportamiento en relación a la venta ya “acordada”, dicen, con ese ente charril llamado Consejo Sindical Permanente. Por eso en un medio local se dice que el pasado 29 de enero el Isssteson confirmó la venta de bienes transferidos del Gobierno del Estado para restituir más de 2 mil millones de pesos que se adeudan; entre ellos estarían los estadios de béisbol Héctor Espino, en Hermosillo y Tomás Oroz Gaytán, en Cd. Obregón. Aunque el mismo medio menciona que a la fecha no se ha presentado ninguna empresa interesada o inmobiliaria en adquirir el Estadio Héctor Espino, ya dan por hecho que se venderán los estadios a pesar de las declaraciones del presidente de la República en el sentido de no recurrir a la venta de los mismos.

Hasta ahora, la movilización ciudadana en contra de la venta del patrimonio de los sonorenses apenas está en ciernes. Quizá esa fue la causa por la que se atrevió el grupo Impulsor, financiado con bienes públicos, a dar a conocer su proyecto de Centro de Convenciones Internacional, mostrando un interés por las áreas verdes del mismo. En lo personal, creo que sobran lugares para ese proyecto pero la obsesión por apropiarse de los terrenos del Héctor Espino les puede hacer perder la cabeza.

La semana que inicia será crucial y un posible retroceso en la venta de los estadios estará necesariamente ligada a la movilización social que logre generarse. Si se muestra músculo ciudadano, algunos actores políticos ligados a Morena tendrán necesariamente fijar una posición al respecto. La presidente municipal Célida López y el super-delegado Jorge L. Taddei Bringas se verían obligados a decirnos de que parte están.

Por: Isabel Dorado Auz.