Category Archives: Chabelo Colaborador

La imposición del reglamento de ecología

La imposición del reglamento de ecología

A principios de año fuimos convocados por la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (CIDUE) un gran número de organizaciones y colectivos ambientalistas a quienes se nos presentó los anteproyectos de dos reglamentos: uno relacionado a la ley de equilibrio ecológico y otro relacionado a la ley del árbol. Quienes asistimos dejamos en claro que acudíamos no solo a expresar nuestros puntos de vista sino más bien a ser partícipes de un verdadero proceso que permitiera consensuar entre autoridades y sociedad civil lo que realmente queríamos para Hermosillo en materia ambiental.

Desafortunadamente, la semana pasada nos llegó el rumor de que se había aprobado en comisiones, al más puro estilo priista, con acarreo de diversas “organizaciones ambientalistas”, el reglamento de ecología y protección al ambiente en Hermosillo. De nada sirvió el gran esfuerzo que hicimos para discutir y analizar los anteproyectos de reglamentos, dado que nuestras propuestas fueron ignoradas en su inmensa mayoría. Pero lo más grave es que la actual administración municipal pretenda aprobar un reglamento que fundamentalmente es recaudatorio y, en el viaje, las “organizaciones ambientalistas” ven como un gran logro que ahora se vayan a cobrar de veinte a veinte mil UMAs ($1,689.8 a $1,689,800 pesos) por la poda de árboles que provoquen su muerte o bien por la tala de los mismos. Al final, pagarán solamente los que menos tienen y los influyentes seguirán gozando de sus prebendas al estar asociados al poder político.

Foto: colson.edu.mx

Por eso quizás mantienen el concepto de capital natural en lugar de hablar de servicios ambientales tal y como lo sugerimos quienes analizamos el anteproyecto de reglamento. No se establece el compromiso de recopilar información y que la misma sea accesible al público en general. Se propuso como redacción que “los recursos naturales no renovables deben utilizarse con límites en cantidad y tiempo de modo que se evite el peligro de su agotamiento y la generación de efectos ecológicos adversos irreversibles”, pero lo que quedó no incluye los límites en cantidad y tiempo y tampoco evitar los efectos irreversibles. También sugerimos un Artículo 11.bis donde quedaba establecido que “el ayuntamiento a través del Instituto Municipal de Ecología deberá publicar por medio electrónico cada año un reporte general de indicadores ambientales y acciones específicas en los términos del artículo anterior, a fin de evaluar el impacto de la gestión de recursos naturales y prevenir contingencias ambientales. Para ello establecerá una base de datos geográfica la cual contará con acceso público gratuito por medio de internet”. Por supuesto, fue ignorado.

Se sugirió la utilización de aguas grises, no solo las pluviales y la generación de energías renovables y no solo el ahorro de energía. Fomentar el uso de las aguas grises y la generación de energías renovables debe ser un imperativo en nuestra ciudad capital. Indicamos que no es lo mismo asumir los costos respectivos de un daño ecológico a restituir los servicios ambientales afectados, el ejemplo más claro es el derrame de tóxicos en el Río Sonora, donde grupo México creó un Fideicomiso para “pagar” el daño ambiental, pero nunca se garantizó la restitución de los servicios ambientales afectados.

Se dijo también que no quedaban claros los ámbitos de competencia. Que algunas atribuciones que se asigna el Ayuntamiento son propias del gobierno del estado o del gobierno federal. Además, se planteó la necesidad de sujetarse a las leyes superiores no agregando nuevas definiciones que no están incluidas en aquellas. Nada de eso fue tomado en cuenta y se corre el riesgo que en la próxima reunión de Cabildo se apruebe un verdadero frankestein de Reglamento que a Nadie dejará contento.

Tan fácil que hubiera sido darle su lugar al debate y que fueran los argumentos y no el interés por un reglamento recaudatorio lo que prevaleciera en esta discusión tan importante que llevaría al municipio a ser ejemplo de verdadera participación Ciudadana, dando un ejemplo también de la Verdadera Democracia Participativa.

Por: Isabel Dorado Auz

auz3@correom.uson.mx

¿Qué pasó con la licitación?

¿Qué pasó con la licitación?

El día 9 de agosto la Comisión Estatal de Bienes y Concesiones anunciaba la apertura, desde el lunes 12 de agosto, de la licitación pública para la venta de bienes respecto a 16 predios en desuso propiedad del Gobierno del Estado, y cuya venta generaría recursos por el orden de los 302 millones 274 mil pesos, los cuales serían destinados al saneamiento del sector salud en beneficio de los sonorenses.

Ese fue el anuncio, luego nos enteraríamos que algunos de esos predios en desuso son un terreno baldío que no se utilizó cuando se destruyó el Parque de Villa de Seris y, además, estaban incluidos los terrenos aledaños al Estadio Sonora. Ante esta situación, quienes integramos el colectivo Ciudadanía Activa decidimos hacer la denuncia ante los medios de comunicación y empezamos a solicitar entrevistas de radio para evidenciar el atraco que se pretendía asestar. Desafortunadamente, no fue posible conseguir esas entrevistas y solo Política y Rock and Roll Radio nos dio la posibilidad de un enlace telefónico.

Lo que queda del Parque Villa de Seris. Foto: Isabel Dorado.

Se cumplieron los tiempos de la licitación y, curiosamente, ningún medio sonorense nos ha informado que pasó con tal evento, mismo que se había dicho tendría una trasmisión en vivo el pasado viernes 8 de septiembre para dar a conocer quiénes serían los ganadores. Preocupa el grado de opacidad con el que está operando el Gobierno del Estado, más cuando se trata del patrimonio de los sonorenses.

Se está haciendo costumbre ignorar los reclamos ciudadanos y. peor aún, se sigue pensando que se puede vender cualquier propiedad del gobierno del estado sin rendirle cuentas a Nadie. Estamos por finalizar el sexenio y parece que el año de Hidalgo lo quieren alargar un poco más de la cuenta. Por si fuera poco, también el Gobierno Federal no clarifica que destino tendrán las canchas deportivas aledañas al estadio de béisbol Héctor Espino. Se tuvo comunicación con Edgar González y la respuesta fue que lo viéramos con el gobierno del estado. Entendemos que todavía no se hace la venta de los estadios al gobierno federal pero lo consideramos prácticamente un hecho, por lo que esperábamos un poco más de transparencia del gobierno de la cuarta transformación.

Reforestación. Foto: Isabel Dorado.

Como sea, seguiremos con nuestras acciones ciudadanas. Le hemos estado dando el cuidado que requieren los 26 árboles que plantamos en lo que fuera el Parque de Villa de Seris y este próximo fin de semana habremos de realizar más actividades de reforestación. Por eso es muy importante que tú, ciudadano hermosillense, te sumes a esta lucha y juntos rescatemos un área verde para la ciudad. También es importante impulsar la creación de otra área verde alrededor del estadio Héctor Espino y estar atentos a que no nos dejen sin estacionamiento en los alrededores del estadio Sonora. Los “políticos” han mostrado muy poca sensibilidad social y solo con la participación de Todos lograremos darle a nuestra ciudad capital un nuevo rostro. Afortunadamente, los colectivos ambientalistas siguen plantando árboles y dentro de unos años veremos a un Hermosillo más verde.

Acude, ciudadano hermosillense, a nuestras convocatorias o intégrate a las actividades ambientalistas que cotidianamente se están presentando. Exige, también, que no se venda el patrimonio de los sonorenses, pero sobretodo exijamos al gobierno transparencia en sus procesos de licitación. No está demás solicitarle a los medios de información que sean precisamente eso, para que los sonorenses tengamos conciencia clara de lo que ocurre en esta entidad. Superemos ya esa etapa de control político y vivamos esa libertad mediática que tanto necesitamos.

Por: Isabel Dorado Auz
Correo: auz3@correom.uson.mx

¿Ignorar para imponer?

¿Ignorar para imponer?

No cabe duda de que los intereses monetarios tienen más peso que las demandas ciudadanas cuando de hacer política se trata.

Avisábamos la semana pasada que tocaríamos puertas para entablar un diálogo tanto con el gobierno estatal como con el gobierno federal, para evitar que se comercialicen dos lugares emblemáticos de la ciudad capital, el estadio Héctor Espino y el lote baldío que quedó de lo que fuera el Parque de Villa de Seris.

Aunque tuvimos una entrevista con un funcionario de tercer nivel del gobierno del estado, no fue posible que nos reuniéramos con quienes toman las decisiones. Por tal motivo, algunos integrantes del Colectivo Ciudadanía Activa decidimos, este domingo uno de septiembre, llevar a cabo una plantación simbólica de 25 árboles, 15 de los cuales son mezquites. La licitación en marcha cierra (cerró) el martes 3 de septiembre y, de darse la venta de ese bien inmueble, entraríamos en disputa con el nuevo propietario por la conservación de lo que queremos convertir en un área verde. Ignorándonos no se resuelve nada, pero que podemos esperar de una administración tan alejada de las causas populares.

De la “mañanera” en Hermosillo. Foto: Libera Radio.

Por otro lado, retomando el caso del estadio Héctor Espino, le pedimos por escrito al delegado Jorge Taddei Bringas que fuese el conducto para que se propiciara un encuentro con el presidente de la República para pedirle directamente que, en lugar de hoteles y centros comerciales, se nos brinde la oportunidad de construir un área verde en los alrededores del estadio, combatiendo así esa isla de calor que se formó en esa zona de la colonia el Choyal. Simple y llanamente no hubo respuesta del delegado y no ha respondido ninguno de los mensajes que le ha enviado Francisco Salcido a su celular. Al parecer, se pretende ignorar las demandas ciudadanas y sacarle la vuelta a un encuentro que podría incomodar los intereses de quienes pretenden hacer negocios en un lugar considerado para área verde y actividades deportivas.

Algo parece quedar muy claro. Nos están retando a que nuevamente pidamos el apoyo de la ciudadanía hermosillense para evitar que ambos niveles de gobierno hagan sus negocios con el patrimonio de los sonorenses. Afortunadamente, algunos medios locales le empiezan a dar cobertura a nuestras acciones, aunque ha sido prácticamente imposible que se nos conceda una entrevista de radio, salvo la comunicación telefónica que nos brindó Política y Rock and Roll Radio.

La lucha se torna un poco más difícil dado que el gobierno federal se une a la insensibilidad del gobierno estatal. Nos niegan la posibilidad del Diálogo porque carecen de argumentos sólidos para convencernos de que están actuando correctamente. Prefieren ignorarnos y mediante la imposición salirse con la suya, tal y como lo hizo Eduardo Bours cuando destruyó el Parque de Villa de Seris.

Daremos la lucha hasta donde nos sea posible. Estamos convencidos que si algo necesita esta ciudad es crear nuevas áreas verdes. Necesitamos al menos unos 20 Parques Madero para darle sustentabilidad al desarrollo urbano de la ciudad. Antes que recuperar unos cuantos pesos por esos terrenos de gran plusvalía hay que pensar en cuidar la salud de los hermosillenses.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

La lucha por crear dos áreas verdes

La lucha por crear dos áreas verdes

Cuando todo parecía caminar bien en el ámbito ecológico, con decenas de colectivos ocupados en plantar árboles en Hermosillo, surge de nuevo la intención de hacer negocios con las áreas verdes de la capital sonorense.

Por un lado, el Gobierno del Estado anunció la licitación para la venta de un buen número de lotes baldíos, que incluyen lo queda del Parque de Villa de Seris y algunos terrenos alrededor del estadio Nuevo Sonora. Por su parte, el Gobierno Federal pretende ceder a la iniciativa privada una parte del estadio de béisbol Héctor Espino para que se construya un hotel y un centro comercial, a pesar de que el presidente denuncia cotidianamente que se volvió una práctica de los gobiernos neoliberales privatizar los bienes públicos.

Mucho concreto alrededor del Estadio. Foto: centralinformativa.tv

Ante esta situación, un grupo de ciudadanos hemos decidido emprender acciones concretas para detener esta nueva intentona de privatizar el patrimonio de los sonorenses. Empezamos por hacer la denuncia mediática y tocar puertas en ambos niveles de gobierno para que escuchen nuestros argumentos y den marcha atrás a la venta de las áreas verde de la ciudad capital.

Por lo pronto, está agendada una reunión con el subsecretario B de la Secretaría de gobierno estatal para este martes 27 de agosto. Por otro lado, no nos ha sido posible contactar a Edgar González, comisionado de Probeis, para que nos aclare que se hará finalmente con el estadio de beisbol, dado que creemos que debe crearse un área verde en lugar de pensar en comercializarlo. No está demás, recalcar que ese lugar se ha convertido en una isla de calor que poco favorece la práctica de ese deporte en condiciones extremas de calor, principalmente en verano, por lo que urge plantar cientos de árboles que contribuirían, además, a absorber una gran cantidad de contaminantes provenientes del alto flujo vehicular por esa zona.

¿Nos van a escuchar o seguirá el enfrentamiento? Eso lo sabremos en el transcurso de la semana y sería bueno que, en esta ocasión, no nos desgastemos tanto y establezcamos un verdadero Diálogo, para que juntos le demos salida al grave problema de contaminación que empezamos a padecer.

Aquí hubo una vez un Parque. Foto: Libera Radio.

Estaremos atentos a la visita del presidente, pero sería bueno que antes podamos establecer contacto, y platicar, con quienes se harán cargo de las clínicas de béisbol. Mucho ayudaría el delegado federal Jorge Taddei en apoyarnos para acelerar este acercamiento y evitar así confrontaciones innecesarias.

Mientras tanto, hay que estar pendientes de los acontecimientos por venir y sería de gran ayuda que los ciudadanos hermosillenses apoyen, una vez más, esta iniciativa ciudadana. Recuerden que con su apoyo evitamos que tanto los estadios de beisbol, el Héctor Espino y el Tomás Oroz Gaytan, así como la Sauceda pasaran a manos privadas.

Hoy, podemos lograr la creación de dos áreas verdes en puntos estratégicos de la ciudad. Recuperaríamos parte del pulmón que representaba el Parque de Villa de Seris y le daríamos al estadio Héctor Espino un área verde que facilitaría la práctica de tan hermoso deporte.

Por: Isabel Dorado Auz.

Correo: auz3@correom.uson.mx

Recuperemos el Parque de Villa de Seris

Recuperemos el Parque de Villa de Seris

No hay ninguna necesidad de volver a fomentar el encono entre gobierno y sociedad. ¿Por qué la necedad de pasar a manos privadas un área verde que es patrimonio de los sonorenses?

Porque no pensar mejor en retribuirnos, a quienes perdimos el Parque de Villa de Seris, regresándonos el lote baldío que hoy tiene en venta el Gobierno del Estado. Según nuestros cálculos podrían plantarse entre 300 y 400 árboles que absorberían gran parte de los contaminantes que genera el creciente flujo vehicular en esa zona.

¿Será necesario que convoquemos a otra Consulta Pública o ahora sí Claudia Pavlovich tendrá la sensibilidad de recibirnos? Este lunes 19 de agosto haremos entrega de un documento donde solicitaremos el derecho de Audiencia para abordar este tema y otros relacionados con los lotes que están en venta, dado que hay un grupo de ciudadanos que traen la idea de impulsar la creación de un Corredor Biológico y para ello se requiere que algunos lotes que pretenden venderse puedan convertirse en áreas verdes.

Más de 1 hectárea que bien podría ser área verde, justo en medio de Hermosillo.

Recordamos con tristeza que nos arrebataron el Parque de Villa de Seris por la fuerza y que algunos pagamos con cárcel nuestra osadía de enfrentar a Eduardo Bours en esa lucha ciudadana. ¿Se pensará actuar de la misma manera hoy en día, es más importante el dinero que la salud de los hermosillenses? ¿Hasta cuándo se seguirá fomentando el “progreso de concreto”? ¿Dónde están los políticos honestos que primero ven por el bienestar ciudadano antes de servirse con el patrimonio de los sonorenses?

Aquí andamos, otra vez, protestando en contra de decisiones arbitrarias. De hecho, una vez culminada la lucha por la defensa del Héctor Espino y la Sauceda, buscamos un acercamiento con la directora de Bienes y Concesiones para que, en un acto de transparencia, nos dijera que lotes baldíos se someterían a licitación, pero la respuesta fue una sobada del hombro y nada más. Es por eso que nos hemos enterado por la prensa que el Gobierno del Estado quiere terminar la obra de Eduardo Bours y desaparecer totalmente el Parque de Villa de Seris.

No protestamos por gusto, nos da coraje, sí, que se tomen decisiones sin tomar en cuenta a los ciudadanos. En esta semana que pasó le hicimos dos visitas al lugar y nos percatamos que muchos hermosillenses hacen uso del pequeño parque que está a un costado de Museo de Arte de Sonora (Musas). Imaginen cuántas más personas no asistirían si se expande el parque a todo el lote baldío que se pretende vender.

No olvidemos que el principal argumento para la venta de estos bienes inmuebles es que quieren tapar el boquete financiero provocado por los seis mil millones de pesos que se robaron del ISSSTESON. Sin embargo, ya está en proceso la compra de los estadios por parte del Gobierno Federal lo cual representa un monto superior a los mil millones de pesos. Además, la imposición del Convenio Neoliberal del ISSSTESON a los trabajadores universitarios permitirá que entren a las arcas de esa institución otros cientos de millones de pesos anualmente.

En resumen, no hay una verdadera razón para vender el patrimonio de los sonorenses y no es justo que cuando la sociedad hermosillense se está preocupando por plantar árboles en toda la ciudad, el gobierno esté pensando en vender los pocos espacios estratégicos para la creación de áreas verdes.

Daremos la lucha una vez más, no queremos confrontaciones y bien haría Claudia en recibirnos y platicar como gente civilizada. Hermosillo ya se merece un gobierno incluyente.

Por: Isabel Dorado Auz.

correo: auz3@correom.uson.mx

Ausencia Vacacional

Ausencia Vacacional

Después de una larga ausencia vacacional regreso con mis colaboraciones semanales. Hacía bastante tiempo que no me tomaba en serio mis vacaciones y me di la oportunidad de consentirme un poco. Desde hace mucho tiempo siento un gran compromiso con el activismo social, mismo que absorbe gran parte de mi vida y que motiva algunas discusiones familiares, las cuales afortunadamente han ido disminuyendo.

Qué es lo que me lleva por ese camino, aún no logro comprenderlo con exactitud. Seguramente algo tendrá que ver ese espíritu de rebeldía que me ha acompañado durante tantos años y, por supuesto, esa falla permanente en el diseño del sistema político mexicano, donde sobresalen personajes que simple y sencillamente no nacieron para servir.

Foto: Luis Enrique Ortíz.

 Por lo que sea, ya estoy de vuelta después de unas muy merecidas vacaciones, aunque en realidad no estuve ajeno a los acontecimientos cotidianos y a propuestas que han surgido desde la sociedad civil. Por ejemplo, la lucha que Lourdes Moreno y un grupo de ciudadanos están dando para que el Ayuntamiento de Hermosillo convierta en área verde un lote baldío por rumbos del Boulevard Morelos justo enfrente del hospital del ISSSTE. También he estado pendiente, y acudiendo a algunas reuniones, de esa idea de construir un Corredor Biológico que abarque un amplio sector alrededor del lecho del Río Sonora partiendo desde el vertedor de la presa Abelardo L. Rodríguez hasta el recién nombrado Ecoparque. También nos dimos tiempo para plantar algunos mezquites por rumbos de la Sauceda con el anhelo de que haya pronto una reforestación a gran escala de tan emblemático lugar. Claro está, tendríamos que contar con la complicidad de los tres niveles de gobierno para dejar atrás esa mentalidad del “progreso de concreto”.

Desafortunadamente, no todo son buenas noticias. Se insiste, por ejemplo, en comercializar una parte del Estadio Héctor Espino, dizque para generar recursos una vez que lo adquiera el Gobierno Federal, en lugar de regalarnos un área verde que tanto se necesita en ese lugar rodeado de concreto. También surgió por ahí la idea de cerrar el puente peatonal que está enfrente del Hospital General, idea que puede estar auspiciada por el Ayuntamiento de Hermosillo. De progresar estas dos iniciativas volveremos a los tiempos en que se intentó confrontar a ambientalistas con animalistas en torno a la construcción de un Parque Canino que a fuerzas querían construirlo en el Parque Madero, el único pulmón con el que cuenta la ciudad capital.

Un problema más preocupante es la inseguridad que padecen, principalmente, los municipios de Hermosillo, Guaymas, Empalme y Cajeme, donde aparecen personas asesinadas casi todos los días. Espero que sean las reminiscencias de la “guerra en contra del narcotráfico”, ya declarada inexistente por la actual administración federal, y que la conformación de la Guardia Nacional sirva para frenar esta ola de asesinatos y no sea un mecanismo más para frenar la inconformidad social.

Veremos que ocurre en los próximos meses y confirmar si realmente se están sentando las bases de un nuevo gobierno o sobrevivirán los gandallas de siempre. Por lo pronto, estamos de regreso y con energías renovadas para seguir luchando por el bienestar social desde nuestras humildes trincheras. Además, inicia un nuevo semestre en mi querida Universidad de Sonora y siempre es gratificante conocer a nuevos alumnos y aprender, junto con ellos y ellas, grandes cosas. Los profesores tendremos la oportunidad de elegir a un nuevo Comité Ejecutivo del STAUS y, seguramente, estaremos impulsando una opción alternativa a la actual dirección sindical que permitió la imposición del Convenio Neoliberal del ISSSTESON.

Estoy convencido de que si unimos pequeños esfuerzos podemos lograr grandes cambios. Ustedes dicen mis estimados lectores, yo estoy puesto para lo que venga.

Isabel Dorado Auz.

Correo: auz3@correom.uson.mx

El convenio neoliberal del ISSSTESON en pausa

El convenio neoliberal del ISSSTESON en pausa

Después de un giro sorprendente por parte de las dirigencias sindicales universitarias, que pasaron de ser muy críticas en el desfile del Primero de Mayo a ser tapetes de los intereses políticos de las autoridades estatales, todavía está en veremos la implementación del Convenio Neoliberal del ISSSTESON.

Al parecer, las autoridades están esperando el inicio de vacaciones para dar el golpe final. Pensarán que será más difícil que se organice una resistencia conjunta de los inconformes en ambos sindicatos y jugarán también con los tiempos legales. Dicen los que saben que se cuenta con 15 días hábiles a partir de la firma del convenio, los cuales se cumplen este lunes 24 de junio, pero otros arguyen que esos quince días debieran empezar a contabilizarse a partir de la implementación del convenio que es cuando se empiezan a sentir las consecuencias del mismo.

Foto: isssteson.gob.mx

Aunque pareciera una lucha ganada, por parte de las autoridades, creo que todavía hay mucho que hacer al respecto. Claro está, todo dependerá de la inconformidad que se genere al interior del campus universitario. Solo se ocupa una parte de los poco menos de 500 trabajadores universitarios que votaron en contra del convenio neoliberal, con lo cual se causaría un efecto similar a lo ocurrido con la protesta por la implementación de la Ley 4, con un pequeño aliciente: la protección que confiere el artículo 14 de nuestra Constitución Política, el cual establece que “A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”. En tal sentido, a todos los trabajadores universitarios se nos deben respetar el derecho a continuar con el convenio de 1990 en caso de que no queramos avalar la implementación del convenio lesivo que recientemente signaron las autoridades del ISSSTESON y de la Universidad de Sonora. Por eso es importante que cada uno de nosotros hagamos correctamente nuestras cuentas personales para tomar las decisiones correctas y una de ellas es la acción legal.

Claro está, que será hasta que empiecen los descuentos cuando se observará el impacto negativo real de lo que nos quisieron vender como lo mejor para nuestro sistema de pensiones y jubilaciones. En el caso de los maestros la famosa jubilación del 100 % es una vil mentira y el cambio representa una muy onerosa cotización a cambio de un “beneficio” totalmente raquítico. En el caso de los trabajadores del STEUS se complica aún más dado que una gran parte de ellos tienen contratados préstamos a través de la caja de ahorro y reciben una pequeña parte de su salario en cada recibo de nómina, por lo que la implementación del convenio neoliberal afectará más severamente sus de por sí decaídos bolsillos.

En fin, está por verse el verdadero desenlace de esta historia. Veremos si efectivamente logrará imponerse la autoridad o surge el despertar de la clase trabajadora.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

Las consecuencias de la imposición

Las consecuencias de la imposición

Si los universitarios creíamos que con el triunfo de la cuarta transformación vendrían tiempos mejores, lo que acaba de suceder en nuestra máxima casa de estudios nos dice exactamente lo contrario.

Todavía, el uno de mayo del año en curso llegamos a creer que nuestras dirigencias sindicales defenderían nuestros intereses cuando se plantaron ante el presídium del Gobierno del Estado y se tachó de burro al director del ISSSTESON, por haber tenido la osadía de rebajar a un 29% las pensiones y jubilaciones de los trabajadores universitarios, empleados y académicos.

Foto: Rafsel Trujano.

Se habló de la injusta interpretación de una resolución de la Suprema Corte de Justicia y de la vigencia del convenio de 1990. De hecho, en el proceso de estirar la liga se llegó a contar con la complicidad de la rectoría, de donde salió la orden de que se permitiera a los trabajadores de confianza manifestarse junto con los sindicalizados en una marcha posterior que representó una verdadera esperanza para quienes anhelábamos que se atendieran nuestras demandas y se negociara un convenio más justo, que permitiera sí aportar más, pero de ninguna manera que se armonizara con la Ley 38, la cual es muy lesiva para los trabajadores en general, ya que obliga a que cada institución o empresa a aportar $47.00 de cada cien al ISSSTESON.

Cuando todo parecía ir viento en popa surge una reunión de rectoría con funcionarios del Gobierno del Estado y anuncian que siempre sí se aceptará el convenio leonino que obliga a los trabajadores a casi triplicar sus aportaciones a cambio de una jubilación cercana al 100%. El resto solo fue cuestión de alinear los astros para que se llevaran a cabo dos consultas, una por parte de rectoría y la otra por parte de los sindicatos cuyas dirigencias sorpresivamente dejaron de ser combativas y se entregaron totalmente a los deseos del PRI-gobierno.

Causó tristeza e indignación la estrategia de las dirigencias sindicales de recurrir a prácticas de terror para obligar a sus bases a aprobar el lesivo convenio neoliberal en cuestión. Se llegó a decir que debía apoyarse el convenio dado que el Gobierno del Estado había dado muestras claras de no respetar la ley; que no teníamos la fuerza necesaria para hacerle frente al gobierno del estado; que el gobierno era capaz de jubilarnos con el 29% de hoy en adelante. Esto es, todo lo que se cuestionó aquel uno de mayo ahora representaba el discurso oficial de ambas dirigencias, las mismas que se presentaron muy radicales en aquella fecha conmemorativa de las luchas laborales.

Qué pasó entre el uno de mayo y el 3 de junio para que cambiara radicalmente el discurso sindical, eso solo lo saben los dirigentes sindicales. A la base no bajó esa información, pero aun así lograron su objetivo. Qué pasará después, cuando se refleje en la nómina los descuentos aceptados, solo lo sabremos en función de la reacción de los trabajadores universitarios. El próximo viernes se verán las primeras consecuencias, recordando que los descuentos incrementaran año con año hasta el 2022, y sabremos entonces si realmente quienes votaron a favor del nuevo convenio neoliberal lo hicieron conscientemente.

A partir del viernes sabremos exactamente si empezará ese gran movimiento de resistencia civil pacífica a la imposición del convenio neoliberal o seremos unos cuantos los que seguiremos cuestionando la bochornosa claudicación de nuestras dirigencias sindicales.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx

La necesidad de imponer un acuerdo neoliberal

La necesidad de imponer un acuerdo neoliberal

Mediante agresiones, amenazas y campañas de desinformación el gobierno del estado a través del director general del ISSSTESON quiere imponerle a los trabajadores de la Universidad de Sonora “un acuerdo de voluntades” a todas luces ilegal modificando el contrato del 31 de marzo de 1990 de forma unilateral.

Ha sido una guerra declarada en contra de los trabajadores universitarios a tal grado que el director del ISSSTESON se atrevió a reducir en un 71% las pensiones tabulares y amenazó con desafiliar de la prestación social a los trabajadores universitarios. Trató de justificar sus acciones haciendo una interpretación aberrante de una resolución de la Suprema Corte de Justicia y con ello infundió miedo con la complicidad de las directivas de los dos sindicatos universitarios, quienes a su vez intentaron trasmitir ese miedo a las bases que supuestamente representan.

Lo cierto es que el convenio de 1990 sigue siendo vigente y ha permanecido como tal en los últimos 14 años a pesar de la modificación hecha a la Ley 38 en el sexenio del gobernador neoliberal Eduardo Bours Castelo. Debido a que dicho convenio solo permite una jubilación con el 62% del sueldo total del trabajador, se han hecho esfuerzos por incrementar ese porcentaje pero las negociaciones no han llegado a buen término.

Para tratar de convencer a los trabajadores de la idoneidad del convenio neoliberal que se pretende imponer se ofrece la zanahoria de una jubilación con el 100% del sueldo total, aunque el convenio en sí no garantiza que se pueda llegar a ese porcentaje. Sin embargo, el sacrificio que deberán hacer los trabajadores implica multiplicar por tres sus aportaciones al ISSSTESON, lo cual no favorece para nada la alicaída economía de estos trabajadores que se han tenido que tragar los topes salariales impuestos en los últimos años. Por si fuera poco, pretenden cobrar cuotas retroactivas al uno de enero de este año, lo cual sentaría un precedente histórico difícil de observar en otras negociaciones obrero-patronales.

Por otro lado, el convenio neoliberal que se pretende imponer no ofrece garantías de que no desfalcarán nuevamente a la institución. Recordar que se anunció un desfalco al fondo de pensiones y jubilaciones por 6,101 millones de pesos, de los cuales no se ha recuperado un solo centavo. Además, el gobierno del estado se ha dado el lujo de no entregar el subsidio completo a la Universidad de Sonora, adeudándole poco más de 500 millones de pesos, los cuales si se suman a los poco más de mil millones de pesos que obtendrán por la venta de los estadios se cubriría el hoyo financiero que hoy dicen es de 1,600 millones de pesos. Esto es, hay manera de sanear las finanzas sin recurrir a los bolsillos cada vez más vacíos de los trabajadores universitarios.

Ha sido tan torpe la forma de operar este garrotazo institucional que el poco prestigio que aún conservaba la autoridad universitaria lo han echado por la borda. Obligaron al rector a llevar a cabo una Consulta sobre la aceptación o no de una Minuta que se prestaba a una serie de interpretaciones. Tal Consulta se llevó a cabo de manera precipitada no logrando alcanzar ni una tercera parte de los votos convocados. Ahora pretenden restarle prestigio a las directivas sindicales para que sean estas las que obliguen a sus bases a aceptar la amarga medicina. En el caso del STAUS la decisión de llevar a cabo esta otra Consulta sobre la aceptación o no del nuevo convenio no fue tomada por la máxima autoridad sindical, la Asamblea General, y no se previó establecer cuál sería el mínimo de votos necesarios para considerarla válida.

Como ejemplo, pondremos el caso de la elección de delegados, la cual requiere de una participación de dos terceras partes de los afiliados a cada delegación. Una cifra que parece imposible alcanzar dado que los maestros de horas sueltas, que representan más del 50%, son difíciles de localizar en estas fechas. Esto es, se corre el riesgo de tratar de imponer un convenio con la aceptación del mismo por tan solo una tercera parte de los trabajadores.

Seguramente no han valorado las implicaciones legales en las que se estarían metiendo en caso de que triunfe el SI en la Consulta del próximo lunes 3 de junio. Lloverán, sin duda, las demandas individuales de quienes sienten que se les están violentando sus derechos ganados en tantas luchas sindicales

Por: Isabel Dorado Auz.


La negociación Universidad-ISSSTESON

La negociación Universidad-ISSSTESON

Llevan días las negociaciones entre las autoridades de la Universidad de Sonora y las autoridades del ISSSTESON, nos reportan vía redes sociales. Nos informan que las reuniones tienen como objetivo encontrar mecanismos que permitan a la institución educativa cumplir con las cuotas y aportaciones que estipula la Ley 38. Surge entonces la pregunta, ¿conocen las autoridades el sentir de los universitarios, para estar negociando algo sin consultarlos?

Foto: Rafael Trujano.

Hagamos un poco de historia, la modificación a la Ley 38 se llevó a cabo en el periodo de consolidación del sistema neoliberal en nuestro país, bajo un gobierno federal panista y en el estado “gobernaba” Eduardo Bours Castelo, uno de los empresarios sonorenses que han sido acusados de evadir impuestos y cuya fortuna ha sido cuestionada hasta por medios informativos internacionales. La modificación a la Ley 38 fue una imposición a la clase trabajadora, por eso el sindicalismo universitario la rechazó permanentemente logrando que permaneciera vigente el convenio de 1990 que nos rige hasta el momento.

Bours y Beltrones debieran ser considerados personan non gratas en la Universidad de Sonora por el daño que le han ocasionado. Beltrones por quitarnos la Autonomía universitaria, al imponernos la Junta Universitaria cuando se aprobó la Ley 4, con la cual los “químicos” se hicieron del poder político y aseguraron su permanencia desde 1991. Bours quiso quitarle de encima la responsabilidad al Estado de la seguridad social incrementando de manera escandalosa las aportaciones porcentuales de los trabajadores para cubrir ese rubro modificando la Ley 38. De esa manera, la seguridad social se regiría bajo el esquema del neoliberalismo entrando de lleno a la filosofía del mercado.


Foto: Rafael Trujano.

Era razonable esperar una reacción firme de los trabajadores universitarios. Fue por eso que la Ley 38 modificada no ha tomado vigencia en la Universidad de Sonora. Por eso mismo, resulta extraño que se diga que nuestro rector está viendo la forma de cumplir con las cuotas y aportaciones que estipula la Ley mencionada. Aquí cabe preguntar, ¿estamos de acuerdo los universitarios con este proceder?, ¿vamos a someternos al convenio leonino que nos quiere imponer el ISSSTESON?

No hace mucho me comentaba el profesor Joel Montoya que en un tiempo tuvo la inquietud de convocar a los secretarios generales previos que ha tenido el STAUS para nutrirnos de sus experiencias y no cometer los mismos errores. Aunque tal ejercicio no pudo llevarse a cabo, creo que es el momento de intentarlo y convocar también a otros liderazgos sindicalistas para afrontar, con mayor conocimiento de causa, esta nueva intentona del gobierno estatal por dañar los cada vez más diezmados bolsillos de los trabajadores universitarios. Sería interesante saber si esos liderazgos aceptarían la Ley 38 modificada en tiempos de la cuarta transformación. Esto es, aceptar el remedio neoliberal después del proceso electoral del 1 de julio del año pasado.


Foto: Rafael Trujano.

Se hace necesario también la conformación de una Comisión Plural sindical que analice de fondo la problemática del ISSSTESON desde varios puntos de vista. No solo debe cuidarse el perfil de quienes la integrarían sino también la representación efectiva de las diversas fuerzas que convergen al interior del sindicato. Recordemos que el actual Comité Ejecutivo logró menos del 50% de la votación, sin embargo, en la vía de los hechos asume prácticamente el 100% de las decisiones relacionadas con la problemática sindicalista. Es obvio que requerimos UNIDAD y una manera efectiva de impulsarla es a través de la INCLUSIÓN de todas las voces posibles.

Por: Isabel Dorado Auz.

auz3@correom.uson.mx