Author Archives: Isabel Dorado Auz

Todos por la huelga en la Unison

Todos por la huelga en la Unison

“Yo ya le invertí muchos años de mi vida a la Universidad, en un año me jubilo, que sean las nuevas generaciones las que resuelvan los problemas que hoy se presentan”.

Por Isabel Dorado Auz.

Cuánto daño le ocasionó Manlio Fabio Beltrones a nuestra alma mater, al imponer la Ley 4. Fue de tal magnitud, que hoy estamos viviendo las crudas consecuencias de aquella embriaguez de poder del joven político que llegó a la gubernatura de la mano de Gutiérrez Barrios.

Hoy, por ejemplo, está a punto de estallar una Huelga que definitivamente no va a beneficiar a Nadie. Aun así, pareciera que todos los responsables de evitar el estallamiento han llegado a un consenso total, aunque se diga lo contrario, para promoverlo, lo cual ocurrirá, de seguir, así las cosas, el próximo viernes 28 de abril.

No le resulta extraño a Ustedes, mis estimados lectores, que Heriberto Grijalva Monteverde, actual rector, haya “decidido” no pagar el día de paro laboral, después del antecedente que dejara la Huelga más larga de los últimos tiempos, realizada por el STEUS, donde el no pago de un paro laboral realizado por el sindicato de trabajadores y empleados de nuestra Universidad, fue uno de los principales detonantes de esa Huelga. Como si no bastara la serie de violaciones a las cláusulas del contrato colectivo de trabajo, el rector decidió tomar “represalias” por la acción de protesta de los académicos universitarios.

El sindicato (STAUS), por su parte, lejos de atender la negociación del pliego petitorio, ha decidido romper el diálogo y judicializar el proceso, como si la justicia mexicana fuera garantía de algo. La serie de embates judiciales en contra del rector, recurriendo a la cuestionada Fiscalía Anticorrupción, solo ha servido para empantanar las negociaciones. Da la impresión de que no importa lo que piensen los académicos, ya que las decisiones más importantes no las está tomando la Asamblea General, sino el Consejo General de Delegados, cuando bien nos va, o el Comité Ejecutivo sindical.

El gobierno, por su parte, en sus dos niveles, también están aportando su granito de arena. El estatal a través del ISSSTESON ha buscado congraciarse con el STAUS para arremeter en contra del rector, pero al mismo tiempo se desatiende de su obligación de prestar un buen servicio a los afiliados sindicales, dada la inexistencia de varios medicamentos, la mayoría costosos, que terminan siendo comprados por los mismos derechohabientes en farmacias particulares. Por si fuera poco, el problema de la Jubilación y de las pensiones sigue creciendo y no se ve voluntad política para resolver este grave problema, que no permite renovar la planta académica y, al mismo tiempo, muchos académicos no pueden ejercer su derecho a una jubilación digna. El gobierno federal, se percibe totalmente ausente del proceso.

Mientras tanto, quienes cumplimos con nuestra labor académica cotidianamente y que vemos razones de sobra para estallar la Huelga, no nos queda la certidumbre de que servirá de algo tal estallamiento. Vemos, inquietos, como se acusan mutuamente sindicato y rectoría, en una especie de pleito interno que favorece enormemente a quienes realmente tienen la obligación de resolver de fondo la problemática universitaria. De hecho, lo he planteado en varias ocasiones, en diversos escenarios sindicales, pero pareciera que nadie ve lo que yo estoy viendo.

Por supuesto, la junta universitaria, esa que acaba de nombrar rector, se percibe como lo que realmente es, un elefante blanco que cumple solo una función primordial, garantizarle el “poder” a los “químicos” y con ello preservar el control que los grupos de poder económico mantienen sobre la Universidad de Sonora. Esta última fue la razón que movió a Beltrones a imponer la Ley 4. Desde entonces, la Universidad perdió autonomía, dejó de ser ejemplo de democracia interna, la crítica social desde la academia se redujo considerablemente y, en consecuencia, dejó de serle útil a las clases populares.

Tal es el daño ocasionado que nuestra Universidad parece no tener rumbo. Incluso, algunos docentes han decidido dejar de luchar. Tal es el caso de un reconocido maestro universitario, a quien le pregunté si sería parte del equipo del nuevo rector, dado que me había pronosticado que sin duda sería designado Enrique Velázquez, cuya respuesta fue: “Yo ya le invertí muchos años de mi vida a la Universidad, en un año me jubilo, que sean las nuevas generaciones las que resuelvan los problemas que hoy se presentan”.

auz3@correom.uson.mx

Y si hablaran los exgobernadores…

Y si hablaran los exgobernadores…

Ahora que dicen que ya atraparon a Tomás Yarrington y a Javier Duarte, que pronto caerán César Duarte y Roberto Borge, y si agregamos que Guillermo Padrés ya se encuentra preso en nuestro país, sería interesante, además de apremiante, que empezaran a soltar la boca para empezar a creer que realmente se está combatiendo la corrupción en México.

Imagínese, Usted mi estimado(a) lector(a), que el Memo Padrés nos confesara cual fue el acuerdo que permitió la continuidad de Abel Murrieta en la Procuraduría General de Justicia del Estado en la transición del gobierno de Eduardo Bours al suyo. Seguramente, se aclararía, de inmediato, muchas cuestiones relacionadas con el incendio en la Guardería ABC y aquel extraño asesinato de Carlos Andrés López Meza, chofer y guardia del ex Secretario Técnico del Gobierno, Juan Carlos Lam Félix. Ayudaría, también, para localizar y traer a México al exsecretario de gobierno, Roberto Romero López, y a una serie de exfuncionarios acusados de corrupción, quienes son considerados prófugos de la justicia.

Si confesaran Yarrington y otros exgobernadores ligados al narcotráfico, podríamos estar en el umbral de la desaparición de los patrullajes del  ejército y marina en las calles de nuestro país, cumpliendo funciones que corresponden a los policías municipales y estatales. Empezaría a desgranarse la mazorca que mantiene unidos a los políticos corruptos con los principales cárteles que tienen asolado a todo el país propiciando la muerte de más de un centenar de miles de mexicanos, en su mayoría jóvenes que no encontraron otra salida que insertarse en el peligroso mundo de las drogas. Podría iniciarse, también, la transición del consumo ilegal de las drogas a un consumo supervisado por el Estado, tal y como sucede con otras drogas, como el tabaco y el alcohol. Se acabaría el jugoso negocio del comercio ilegal y los cárteles perderían todo el poder que han acumulado en los últimos 30 años.

Un caso muy especial, lo representa el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdez, quien ahora pretende ser diputado a través de un partido de reciente creación, el Partido Joven, en las elecciones del presente año en aquella entidad. Este personaje, también ligado al narcotráfico, es señalado como uno de los principales impulsores de la candidatura de Enrique Peña Nieto y se habla de un desvío de 36 mil millones de pesos durante su estancia como gobernador del Estado de Coahuila, parte de los cuales presuntamente sirvió para financiar la campaña del entonces candidato presidencial. En esa misma tónica, podrían estar asociados Javier Duarte y otros exgobernadores acusado de corrupción

Si tan solo, Elba Esther Gordillo, aunque no es exgobernadora, expresara abiertamente lo que sabe en torno a los acuerdos “políticos” dentro de la mafia del poder, estaríamos inaugurando una verdadera etapa de renovación nacional que nos llevaría, sin duda, a establecer gobiernos verdaderamente legítimos y no esa especie de títeres que ostentan los principales cargos políticos. No necesitaríamos ofrecerles una AMNISTÍA tal y como lo pretende el ahora tres veces suspirante a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, ya que se corre el riego de cambiar para que todo siga igual. Que nos ocurra algo similar a lo sucedido en Brasil, donde hasta el mismo Lula es acusado de corrupto, una vez que la derecha, mediante el uso abusivo de los medios de información, logró darle golpe de estado a Dilma Rousseff. Esto es, si las encuestas de hoy en día se convierten en una realidad, tendríamos un gobierno débil encabezado por AMLO, bastante presionado por los medios internacionales, con el apoyo de los medios locales.

No olvidemos, que detrás del capitalismo salvaje que actualmente estamos padeciendo está una estela de corrupción bastante grande que logra nublar el cielo del sistema político mexicano. Por eso, si realmente hubiese JUSTICIA en nuestro país, ya hubieran hablado esos exfuncionarios corruptos, sobre todo aquellos que cumplieron funciones de gobernadores en estados muy representativos de la geografía nacional.

Si tan solo hablaran, se redimirían en parte, asimismo aportarían un ladrillo para el nuevo país que necesitamos construir.

auz3@correom.uson.mx

La advertencia del Chapo Soto

La advertencia del Chapo Soto

El mensaje que manda el vocero es muy claro, los priistas tienen incapacidad para adelantarse a los hechos y actúan, parece decir, por impulsos más que por decisiones bien razonadas.

Ayotzinapa vive… la lucha sigue

Ayotzinapa vive… la lucha sigue

Ayotzinapa vive…la lucha sigue

Un pequeño contingente, si se quiere, pero un gran compromiso de esos personajes que este Domingo 26 de marzo se manifestaron enfrente de la Plaza Emiliana de Zubeldía, debajo de las escalinatas del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora para unirse, una vez más, a la demanda de “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.