Author Archives: Aaron Tapia Ensalada de Tópicos

Sonora Ciudadana AC, un semillero de políticos para el statu quo, ahora de la 4T

Sonora Ciudadana AC, un semillero de políticos para el statu quo, ahora de la 4T

A lo largo de varias décadas el discurso político se adornaba con la palabra “democracia” y se creó toda una percepción de que esta sería la solución para todos los contratiempos de nuestro complejo sistema sociopolítico, cómo si la democracia fuera un elixir mágico y no un sistema de gobierno.

La penetración de la pluralidad política en el sistema político mexicano sólo cosecharía frutos de virtuosidad cuando se convirtieran unos en los vigilantes de los otros; los actos de corrupción, impunidad, autoritarismo y la ineficiencia burocrática irían estrepitosamente a la baja y el efecto de todo esto sería un país con una comunidad de iguales.

Guillermo Noriega tomando protesta como delegado del IMSS. De redes.

Hoy resulta claro que la democracia, en efecto, resuelve algunos problemas sobretodo el de la competencia política, la alternancia en los gobiernos y la expansión de las libertades y derechos políticos entre otros. Pero también en esa dilatación de libertades los grupos de poder, principalmente las élites económicas, han sabido remar en las lagunas de una democracia incipiente. Los grupos de poder han cooptado parte de los instrumentos de contrapesos democráticos y los han transformado en un aparato de dominio e injerencia en las creaciones e implementaciones de leyes y políticas públicas acorde a sus intereses, aunque las secuelas de éstas vaya en detrimento de la comunidad.

Algunos de estos instrumentos democráticos cooptados son gran parte de las Organizaciones de Sociedad Civil (OSC) y, al mismo ritmo que las políticas neoliberales fueron produciendo profundas desigualdades socioeconómicas, el mismo efecto se produjo entre las asociaciones civiles, pues surgieron las Asociaciones Civiles (AC) de élite que con un fuerte apoyo económico (tanto internacional y en menor escala nacional) acapararon espacios y notoriedad en los medios de comunicación y casi monopolizaron la interlocución con los gobiernos y legislaturas en turno.

Impusieron la moda de hablar a nombre de la sociedad civil de manera monolítica, ignorando la compleja diversidad en nuestra sociedad y con el agravante de que Sociedad Civil era sinónimo de virtud. Así como nos crearon la percepción “panaceica”con la democracia, las OSC “caviar” crearon todo un concepto de moral “impoluta” a través de la palabra: “ciudadano/ciudadana”. Ahora la clase política, ante el desgaste de la palabra democracia, la sustituyó por ciudadano para aderezar su discurso.

En este contexto nace Sonora Ciudadana (SC), la AC quizás más notable que ha existido hasta hoy en esta entidad, creada por Guillermo Noriega Esparza, el ahora delegado del IMSS en Sonora.

En sus inicios esta AC abanderó nobles causas en pro de la ciudadanía, la más emblemática fue la “Rebelión de los Enfermos”. Un movimiento en que los enfermos organizados y Sonora Ciudadana definieron una serie de actividades legales y de incidencia política para derogar un artículo discriminatorio del reglamento de servicios médicos del ISSSTESON. La norma exigía que los aspirantes a convertirse en derechohabientes demostraran que gozaban de buena salud. Marcaron agenda nacional al trasladar esta campaña a otros estados de la república en los que se replicaba esta misma situación en otras instituciones de salud.

Con esta acción Sonora Ciudadana tomó gran relevancia en el estado con reconocimiento nacional, de tal manera que se catapultó como el principal interlocutor de la sociedad civil ante las instituciones estatales.

Lastimosamente Sonora Ciudadana dio un viraje abrupto y de mantenerse como la AC emblema de la sociedad sonorense con capacidad de aglutinar a otras OSC con menos peso y buscarle las salidas necesarias a distintas problemáticas ciudadanas, su entonces director Noriega Esparza sucumbió a los cantos de la sirena que produce el acercamiento íntimo con el poder.

De pronto Sonora Ciudadana se convirtió en un órgano exógeno del PRI estatal con rostro ciudadano e incluso como semillero político del statu quo, pero también como un contenedor de reciclaje de un viejo burócrata priista cómo Alberto Haaz y un militante de este partido, el hoy fiscal anticorrupción Odracir Espinoza.

Haaz Díaz, tiene una trayectoria de 30 años como burócrata en gobiernos priistas y es fundador del Instituto Sonorense de Administración Pública (ISAP), una AC que se encuentra registrada en los padrones de proveedores de varias dependencias del Gobierno del Estado. Con información extraída a través de solicitudes de transparencia, se constató que del 2005 al 2017 el Gobierno le ha proporcionado apoyo por lo menos de 28 mdp, al igual que en 2017 la Secretaría de Educación y Cultura le aportó 3 mdp. Además, el edificio donde opera el ISAP es propiedad del gobierno estatal que se lo tiene cedido en comodato.

Haaz Díaz se integró al equipo de SC desde su salida de la burocracia en el arribo del gobierno panista de Guillermo Padrés y en el 2017 fue seleccionado para formar parte del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA). Fue el primer presidente de dicho comité, donde se negó a investigar el caso de la estafa maestra en Telemax.

Odracir, el Fiscal. Foto: Central Informativa.

Odracir Espinoza fue el director jurídico de SC, después de haber fungido como asistente de la otrora regidora de Hermosillo y hoy gobernadora Claudia Pavlovich. Para el 2015, Odracir fue nombrado Fiscal Anticorrupción de Sonora, una fiscalía creada con el solo objetivo de perseguir a personajes “relevantes” del padrecismo, no con el ánimo de procurar justicia, sino, de espectacularidad mediática que creará una percepción de un gobierno con honestidad total y ahora los raquíticos resultados de toda esta simulación saltan a la vista.

Leticia Cuesta, ex-periodista que relevó en la dirección de SC a Guillermo Noriega después de 11 años. Habiendo pasado un corto período de 1 año 8 meses y sin haber concretado algún proyecto de principio a fin , Cuesta aceptó la invitación del partido político Movimiento Ciudadano (MC) a ser candidata al senado en coalición con el Partido Acción Nacional (PAN). Sin algún mérito palpable para que el electorado pudiera considerarla como una candidata atractiva, solo le acompañó el discurso conceptual de moda, presentándose como la candidata ciudadana a pesar de competir en fórmula con un político convencional como el ex-priista Antonio Astiazarán y utilizando los recursos y las estructuras de MC y el PAN.

Guillermo Noriega ha sido aliado y cómplice del gobierno de Claudia Pavlovich. Participó en el proceso de selección para conformar el CPC del SEA, como integrante de la Comisión de Selección (CS).

Este proceso fue sumamente contaminado por la inundación de conflictos de intereses tanto de los miembros de la CS como de los seleccionados que integran el CPC, además de los procederes en la mecánica de selección: falsificaciones de firmas en las actas de sesión que actualmente se encuentran en un proceso legal, violación de leyes del SEA entre muchas irregularidades y ambigüedades más. Toda la operación dejó en claro que el CPC del SEA lo integran ciudadanos que le son convenientes al actual Gobierno del Estado y la prueba más palpable es su inoperancia. Noriega siempre defendió lo indefendible.

Guillermo también apoyo al gobierno municipal de Maloro Acosta declarándose abierta y fervientemente a favor de la concesión leonina para el Servicio de Alumbrado Público, la cual comprometió los principales recursos hacendarios del municipio de Hermosillo (traslado de dominio de bienes inmuebles y los prediales). Ahora es el delegado del IMSS en Sonora, después de haber sido detractor de López Obrador y de hacer fuertes señalamientos en redes sociales en contra de quién era el Dirigente Estatal de Morena, hoy Secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo. 

Pero lo más absurdo es que tiene en su contra una demanda laboral (Núm. Exp. 1743/18) por haber incumplido durante los 11 años la seguridad social de la empleada encargada de la limpieza de SC mientras el fungió como director de dicha AC. Si el juez da el fallo a favor de la demandante (lo cual es lo más probable por las contundentes evidencias), Guillermo Noriega como delegado será el responsable de fincar responsabilidades para sí mismo, es decir, será juez y parte, una gravísima contradicción kafkeana de la cuarta transformación.

Además de que es urgente un diálogo serio de autocrítica en la 4T de Sonora sobre la selección de perfiles para ocupar delegaciones, lo mismo se debería hacer en la sociedad civil organizada. Es necesario que se hagan preguntas sobre su papel, efectividad, posturas políticas, medios de incidencia, porque en parte el voto popular del primero de julio del 2018 fue en contra de su “moral impoluta” y sus “soluciones expertas”.

Por: Aarón Tapia, Hermosillense, amante del sarcasmo y de la
buena polémica para el debate. Conductor de Ensalada de Tópicos.

Twitter: @NARANJERO75

Facebook: Aarón Tapia

Fanpage de Facebook: Ensalada de Tópicos

Ricardo Bours ¿burgués insurrecto o rebelde clasista?

Ricardo Bours ¿burgués insurrecto o rebelde clasista?

Ricardo Bours es periodísticamente un personaje interesante, mesurado, estructurado, de cierta personalidad enigmática, pero con respuestas muy claras ante interrogantes concretas sobre ciertos procederes y acontecimientos. Aunque, ante algunos cuestionamientos que requieren mayor análisis y profundidad, se desvanece por momentos en respuestas generalizadas y lugares comunes, pero no por ello deja de ser directo y el reflejo de su expresión aparenta que ninguna pregunta ni señalamiento le incomodan y responde ante ellos.

El ex presidente de Cajeme, concurrió en la mesa de los ONCE, de la cual soy integrante y que la conformamos un grupo de periodistas, columnistas y analistas políticos colaboradores en medios de comunicación. En esa presentación Ricardo Bours reafirmó su postura irreverente y crítica hacia su propio partido, el PRI,y contra el gobierno de su correligionaria Claudia Pavlovich. Volvió a mostrarse categórico en su intención por ser candidato a gobernador, siendo rotundo en advertir que será postulante con o sin las siglas del PRI.

Del Partido Revolucionario Institucional señaló que la militancia es solo un ornato que solo sirve para adornar el discurso de sus dirigentes, pero que no se le toma en cuenta ni siquiera para elegir a su presidente estatal. A pesar de que resaltó las cualidades como estratega de Ernesto De Lucas, lamentó que lo hayan impuesto para llevar las riendas de este partido pues viene de perder una elección. También lamentó que la nueva Secretaria General sea otra perdedora, Kitty Gutiérrez. 

“Eso no abona al ánimo del partido que actualmente se encuentra noqueado y desdibujado, se manda la señal incorrecta a la ciudadanía de que no hay más para competir, porque quienes hoy mueven los hilos del partido no pueden ver más allá de su círculo inmediato… al PRI lo mueven muy poquitas manos y son muy visibles, pero al PAN en Sonora hay muchas manos que no son tan visibles y también hay manlios negras que le mueven los hilos. Por Morena y sus aliados veo muy encaminada a la candidatura por la gubernatura a Ana Gabriela Guevara y la considero una mujer inteligente, pero, es claro que es una pieza más de Beltrones y la vemos mucho más cercana a la Gobernadora que al propio Alfonso Durazo”.

Sobre el gobierno estatal de Claudia Pavlovich, hizo uso de la vox populi, “no hay capacidad para gobernar el Estado en la actual administración, los resultados están a la vista y lo que hizo la gobernadora con ese golpe legislativo es una mentada de madre, no para Morena, sino, para toda la ciudadanía. Fue una acción dictatorial haber limitado de esa manera el contrapeso del poder legislativo”.

A pregunta directa del abogado Darbe López (también analista en medios de comunicación en temas jurídicos), “de los problemas más graves por los que atraviesa en la actualidad el estado, de llegar a ser gobernador ¿a cuál de ellos le darías la prioridad de atender con urgencia?”. Bours Castelo de forma inmediata sin titubeó alguno, expresó: “¡a la administración de justicia! Es inconcebible el actual estado de zozobra y angustia con la que vive el sonorense en estos momentos, pues no se siente seguro ni en su propia casa. Cuando denuncian ante las instituciones de justicia algún delito en su contra no son atendidos como se debería en tiempo y forma. Esto no puede continuar así”.

En esta breve reseña de una extensa charla de dos horas, donde hubo este tipo de declaraciones, cuestionamientos, anécdotas y algo más, extraigo algo de lo que a mi juicio consideré lo más significativo. Creo que hasta aquí Ricardo Bours podría destellar la percepción de un candidato atractivo, con suficiente fuerza en su personalidad y con argumentos bastante sólidos.

Sin embargo, se le distingue una fuerte inclinación conceptual hacia el statu quo sociopolítico. Su rebeldía ante la dirigencia del PRI y ante la administración gubernamental es solo una insurrección contra las formas ineptas que están arrojando resultados catastróficos, pero su concepción política de quienes y con qué medios deben acceder al poder no traiciona a su origen de clase hegemónica.

“Para ser candidato necesitas mucho dinero y quien no sepa como ganarse el dinero y su valor, tampoco puede ser buen gobernante, no digo que el que no sea rico no pueda competir electoralmente, pero necesita el respaldo del dinero y saber cómo se gana”. Ese pronunciamiento devela tácitamente esa concepción política con profundas raíces entre las clases dominantes de nuestro estado y país entero: Quien paga manda y quien recauda reparte el poder político; es decir, el poder económico somete al poder político.

La amalgama de estos dos poderes siempre se ha trazado como metas principales las conveniencias sectoriales enfocadas a mantener los instrumentos que sustentan a la ideología dominante de los grupos de poder y que la ciudadanía claudique ante ello, en términos de cultura política, tal situación es muy grave ya que denota la falta de visión y conciencia histórica, subordinación pasiva, inhabilidad para que surjan representaciones políticas alternas a las convencionales y la ausencia de grupos intelectuales comprometidos con las causas populares.

Lo señalamientos citados se entrelazan y componen una ideología dominante de tono oligárquico. Bajo el supuesto de una homogeneidad cultural, “la moral sonorense” germina un alto grado de sumisión de la clase media y de las económicamente vulnerables en cuanto a una visión impuesta por el bloque hegemónico del como debe ser y como se debe vivir.

Este modelo de gobernanza y de convivencia social impuesto desde un panorama oligárquico ha provocado la concentración de la riqueza y ha desarrollado una profunda desigualdad socioeconómica. Así mismo, ha generado mayor pobreza y serios desgarramientos en el tejido social que palpamos hoy por hoy con los altos índices de delincuencia, violencia, adicciones, enfermedades mentales y cuadros depresivos. Todo esto se debe en gran parte a frustraciones por su marcada tendencia aspiracional de la sociedad sonorense, enamorada más de los envases que de los nutrientes ideológicos del contenido.

A mi juicio y a manera de conclusión sobre la posible candidatura de Ricardo Bours para gobernar a Sonora, considero que convincentemente su proyecto se centrará en la visión empresarial (al igual que su hermano Eduardo lo hizo) de eficientar los controles sobre las instituciones y la obsesión neoliberal de mejorar los indicadores con los que son evaluadas las gestiones de gobierno por instituciones y organizaciones tanto nacionales como internacionales, así como las calificadoras financieras.

Dicho de otro modo, mejorar las formas, que algo cambie para que todo siga igual, lo cual no niega la posible mejoría del estado actual de las cosas, aunque al final del día solo sean aspirinas, porque en el fondo estimo que le sería casi imposible desprenderse de su origen de clase.

“Todos somos iguales, pero habemos unos más iguales que otros”, una máxima que refleja el pensamiento de la clase dominante, “la cosa pública también es la cosa nostra”.

Por: Aarón Tapia, Hermosillense, amante del sarcasmo y de la
buena polémica para el debate. Conductor de Ensalada de Tópicos.

Twitter: @NARANJERO75

Facebook: Aarón Tapia

Fanpage de Facebook: Ensalada de Tópicos

Concesión de alumbrado público, crónica de un robo anunciado

Concesión de alumbrado público, crónica de un robo anunciado

Durante largos años las empresas paraestatales y entes de servicios públicos lograron implementar una infraestructura de bienes y servicios a lo largo y ancho del país y que a la postre, simple y sencillamente fueron rematados al mejor postor sin que el monto de la compra reingresara al gasto público para satisfacer otras demandas de los ciudadanos; dicho dinero sólo ha servido para engrosar las cuentas de políticos corruptos y empresarios inescrupulosos.

Aunado a esto, la carga hacendaria que se cobra a los contribuyentes no ha disminuido en lo más mínimo en los últimos años, por el contrario, además el costo de los servicios públicos se han ido incrementando con los años, inversamente, cada día tenemos menos servicios públicos. La intención primordial de nuestros impuestos la han tergiversado utilizándolos en subsanar las deudas por conceptos de rescates financieros a empresas privadas o  dependencias de gobierno cuyos directivos y burócratas han desfalcado, en vez de sostener las finanzas públicas de organismos gubernamentales de muchos servicios que han ido desapareciendo.

Este es el caso del servicio de alumbrado público en Hermosillo que, a través de una concesión leonina, Maloro Acosta comprometió los principales recursos hacendarios del municipio por 15 años, dichos recursos son: el traslado de dominio de bienes inmuebles y los prediales.

Una concesión que jamás tuvo razón de ser, ya que la dirección de alumbrado público tenía la suficiente capacidad para solventar este servicio.

De acuerdo al diagnóstico sobre eficiencia energética realizado por la Secretaría de Energía, presentado en enero del 2015, Hermosillo contaba con una cobertura global de alumbrado público del 99% y un indicador de eficiencia en iluminación del 95%.

Al inicio de la administración de Maloro Acosta (septiembre 2015) de acuerdo con el plan municipal de desarrollo que el propio alcalde presentó, el alumbrado público era el segundo servicio público municipal mejor evaluado, solo por detrás de la recolección de basura (curiosamente los dos servicios que planearon concesionar). Pero ya para octubre del 2016, quien fungía como director de alumbrado público, Fortino León, señaló que el 65% del servicio era deficiente.

Aprobación de la privatización del Alumbrado, la madrugada del 27 de Febrero del 2017. Foto: h.canalsonora.com

Esto nos lleva obligadamente al cuestionamiento de si hubo una predeterminación para dejar caer el servicio con miras a tener la justificación para concesionarlo en pro de intereses personales de Maloro y de su círculo cercano, o si de plano hubo ineptitud. Todo parecería indicar que fue lo primero.

Además arguyeron que la administración anterior, la de Alejandro López Caballero, había dejado las arcas vacías en todas las dependencias y paraestatales del municipio incluyendo la dirección de alumbrado público, por lo cuál argumentaban que era imposible seguir haciéndose cargo de la iluminación de la ciudad y mucho menos poder llevar acabo la modernización de este servicio con tecnología led.

Pero por medio de solicitudes de transparencia sobre la ejecución de algunos gastos solo de esta dirección, se queda sin sustento alguno la idea de la supuesta precariedad de recursos financieros e incluso se deja ver el despilfarro de acuerdo a facturas de septiembre de 2015 a diciembre de 2016. Gastos de mantenimiento a vehículos por $4,311,863 para una flotilla de 17 unidades con las que contaba en ese año alumbrado público, lo que se traduce en $253,639 por unidad, es decir lo que podría haber costado una unidad nueva.

Por renta de equipo y maquinaria $1,675,871, equivalente a comprar 7 equipos completos igual a los arrendados. Pagos por asesorías de $2,629,045 al despacho Con Estadística, ubicado en la Ciudad de México. A pesar de que los recursos del fideicomiso de alumbrado público tienen un fin establecido en sus reglas de operación, faltando a estas, transfirieron recursos de $1,282,999 a CMCOP para subsidiar obras.

También $4,800,000 en diciembre de 2016 por una decoración navideña y renta de iluminación.

Y el pagó de 6 millones de pesos a medios de comunicación el 2016. ¿Eso es reflejo de arcas vacías?

Por otra parte, con total irresponsabilidad el gobierno municipal de ese trienio, aseveró lo que jamás podría ser, que con el remanente del DAP (derecho de alumbrado público) se pagaría el servicio de esta concesión, pero al mismo tiempo, ponía en garantía de pago los recursos del traslado de dominio y prediales.

El DAP lo pagamos todos los ciudadanos en el recibo de la CFE (al día de hoy $55 mensuales), esta entidad federal se cobra el consumo de energía eléctrica del alumbrado público y el excedente lo reintegra a la hacienda del municipio. Basados en números del 2016, el total recaudado por DAP fue de 164 mdp y el costo del consumo de luz fue de 110 mdp, quedando un remanente de 54 mdp. Pero con la tecnología led se prevé un ahorro de alrededor del 35% que, se traduce en 38 mdp, qué restados a los 110 millones, lo que pagaría el municipio a la CFE por el consumo de alumbrado público serían 72 mdp. Si sumamos esto los 172 millones que cobrará anualmente ConLuz Hermosillo (consorcio concesionario del alumbrado público), dan un total de 244 mdp.

Ya con el ahorro que genera la tecnología led, se contaría con 92 millones de remanente del DAP ¿de dónde saldrían los los 152 mdp restantes para cubrir el costo de energía del alumbrado público y pagar los servicios de ConLuz Hermosillo? ¡Exacto! de los recursos del traslado de dominio y de prediales, esto es insostenible para Hermosillo, porque seguirán dañando severamente las finanzas del municipio de por sí ya colapsada y a su vez continuará menguando el funcionamiento óptimo de este municipio.

El actual gobierno municipal encabezado por su alcaldesa Célida López ha emprendido una estrategia jurídica para anular la totalidad del contrato de esta concesión. En términos generales sin tratar de ahondar en los tecnicismos jurídicos, el gobierno de Hermosillo esgrime el argumento de incumplimientos del contrato y sí los hay. A mi juicio, por lo consultado con expertos, tanto en lo jurídico, como en lo técnico, lo más grave del incumplimiento es que, ConLuz Hmo han pasado por alto artículos que la norma oficial mexicana de instalaciones eléctricas exige para la seguridad de los ciudadanos ante posibles sobrecorrientes eléctricas.

Los artículos 250-4, 250-118 y 250-122 describen los requisitos generales que se exigen para puesta a tierra y unión de los sistemas eléctricos, tipos de conductores, los cuales deben de ser únicamente de cobre o aluminio, así como los tamaños y capacidad de los dispositivos de protección contra sobrecorriente en el circuito y según los testimonios de algunos colegiados que entreviste del Colsime (colegio sonorense de ingenieros mecánicos y eléctricos), incumple en su totalidad con estas normas, utilizan acero y no cobre o aluminio como lo marca la norma y la gran mayoría de las luminarias se instalaron utilizando el cableado viejo ya montado, lo que son poderosos elementos para anular en su totalidad dicho contrato.

En esta acción de gobierno, no se podría estar en desacuerdo con la edil, porque es de vital importancia rescindir el contrato de esta concesión de alumbrado público para desahogar un tanto la hacienda municipal, pero también es necesaria la manifestación y acción ciudadana, para que la democracia participativa no sea una imagen de un busto parlante para consumidores de política barata, porque le hemos entregado la política a los gobiernos y los servicios públicos al mercado.

Creímos que le correspondía solo a los gobiernos gestionar nuestros asuntos comunes y nos quedamos solamente con el pago de sobreprecios y cada vez con menos servicios públicos que ayuden a elevar la calidad de vida de nuestro Hermosillo.

Por: Aarón Tapia, Hermosillense, amante del sarcasmo y de la buena polémica para el debate. Conductor de Ensalada de Tópicos.
Twitter: @NARANJERO75

Facebook: Aarón Tapia

Fanpage de Facebook: Ensalada de Tópicos



El huachicoleo en Agua de Hermosillo

El huachicoleo en Agua de Hermosillo

La estrategia de cómo trataron de camuflajear en sexenios presidenciales anteriores el robo de combustible en PEMEX, práctica popularizada como huachicol, tiene un marcado símil con el saqueo en Agua de Hermosillo.

Por décadas el gobierno federal y sus aliados en medios de comunicación utilizaron la narrativa de que, se trataba de grupos criminales ajenos a PEMEX y a las esferas de gobierno.

Sin embargo, desde hace tiempo se ha venido exponiendo a la luz pública, por medio de investigaciones periodísticas, que el mayor huachicoleo se planea y se ejecuta desde dentro de la misma petrolera y en las instituciones gubernamentales por personajes de la cúpula política asociados y entrelazados con empresarios de élite. Esto es un fiel reflejo de una imagen que espela el espejo en Agua de Hermosillo.

En Hermosillo, el organismo operador del agua presentó en 2017 una eficiencia física del 52% y en la eficiencia comercial, 31%. La eficiencia física mide la capacidad que tiene el organismo para hacer llegar el agua a sus usuarios, es decir, del total del agua que se suministró a sus redes de tubería cuánto fue realmente el porcentaje que consumieron sus usuarios. El resto es agua  que se pierde por fugas, por evaporación y lo que se extrae ilegalmente en tomas clandestinas (agua no contabilizada). En ese año entonces el 48% se desperdició; en cifras totales, de 119 millones de m3 de agua producida, 57 millones de m3 se malogró.

La eficiencia comercial se refiere a la suficiencia para recaudar lo facturado. En números totales, de 841 millones, 906 mil pesos facturados, solo se recaudaron $262,754,000. Y lo que dejó de ingresar a las arcas de Agua de Hermosillo fueron 579 millones 152 mil pesos, es decir, el 69%. (Fuente: CEA Sonora -Comisión Estatal del Agua en Sonora-).

Comparando estos dos rubros con el organismo operador del agua de Mexicali, una ciudad similar a la de Hermosillo en extensión territorial, población, condiciones climáticas y cantidad de usuarios, que en 2017 contaba con 340 mil usuarios, 50 mil más que Hermosillo. Ahí, a pesar de que la producción fue de 19 millones de m3 menos (100,480,000), se facturaron 293 mdp más que Agua de Hermosillo (1,135 mdp).

La eficiencia física del organismo operador de Mexicali fue de 82.43%, de los 110 millones de m3 producidos, pues casi 84 millones de m3 de agua llegó a los usuarios. Se tiene además una eficiencia comercial del 85.86%: de los 1,193 mdp facturados se recaudaron mediante el cobro 1,023 mdp (poco más de 760 mdp que en Hermosillo).  Como dato hay que señalar que el costo por m3 en la ciudad de Mexicali es del 50% menor que del costo en Hermosillo. (Fuente: CESPM – Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali).

Esto nos comprueba que la ineficiencia con la que opera Agua de Hermosillo ha sido, además de desastrosa, también con claros indicios de premeditación para el saqueo del organismo.

Anualmente en Agua de Hermosillo, poco más de 30 millones de metros cúbicos es de agua no contabilizada, es decir agua que, alguien o algunos consumieron y que no se facturó, lo que, en buen cristiano, otros diríamos, “agua robada” y representa poco más de 500 millones de pesos por año.

¿Cómo se calcula para detectar el agua no contabilizada? Según el departamento de datos cuenca de la CONAGUA, del agua que el usuario utiliza, el 75% se recupera vía drenaje (se le llama agua residual) para ser reciclada en la en las plantas tratadoras de agua, el otro 25% se va en la evaporación y uso doméstico, comercial o industrial. Esto se trata de una medida estandarizada internacionalmente por su alta eficiencia y mínimo margen de error.

Basándonos en esta estandarización y con información extraída de los indicadores de gestión del CEA con los que evalúa a los organismos operadores del agua en el estado, se puede detectar claramente que en el año 2016 en Agua de Hermosillo no se contabilizó 34 millones de m3 de agua.

El agua que se facturó en ese año fue de 59 millones de m3, esta cantidad es la que supuestamente los usuarios hermosillenses consumieron en total, por lo tanto, el 75% de agua residual colectada para tratarse debió ser 44 millones, 250 mil m3. Sin embargo, el CEA reportó 78 millones, 400 mil m3, lo cual nos dice que, 34 millones, 400 mil m3 de agua no fueron facturados, a pesar de que esa cantidad de agua fue utilizada.

Agua de Hermosillo es controlada fácticamente por un grupo local de la cúpula empresarial, que a través del control y manipulación de la Junta de Gobierno de este organismo y su Consejo Consultivo han sido capaces de negociar con los gobiernos municipales en turno e imponer tanto a los directores de este organismo, como a los miembros integrantes de dicha Junta de Gobierno y Consejo Consultivo.

Además, los conflictos de interés en dichos entes son de manera abiertamente descarada, ¿cómo es posible que dos integrantes de la Junta de Gobierno sean empresarios que, la materia prima de sus empresas es el agua? Tales son los casos de José Antonio Díaz Quintanar y Héctor Seldner Lizárraga, propietarios de Caffenio y Porto Alegre, respectivamente.

La actual directora de Agua de Hermosillo, María Victoria Olavarrieta es un alfil del grupo empresarial posesionado de esta paramunicipal. Como integrante de la Junta de Gobierno y meses antes de asumir el cargo de directora de este organismo, Olavarrieta Carmona votó a favor de aprobar grotescos desfalcos contra Agua de Hermosillo, a 17 días de que finalizara la administración del trienio municipal de Maloro Acosta que concluyó Angelina Muñoz.

Se aprobó depurar parte de la cartera vencida de un plumazo sin transparentar la lista de los beneficiarios ni la totalidad del monto depurado, también se autorizó un inútil estudio de análisis para la conveniencia de una posible asociación público privada en el área comercial con un costo de 11.89 mdp, sin dar a conocer qué empresa llevaría acabo dicho estudio. Se evaluó, además, de manera positiva el costo de 120 mdp por reparar tres socavones, los cuales según expertos (ingenieros civiles), era suficiente un presupuesto de no más de 5 mdp.

Y lo más grave, aprobaron la baja de macro medidores para desarrolladoras de viviendas, estableciendo una cuota de $15.75 por metro cuadrado de construcción.

Para darnos una idea de la afectación que esto representa en las finanzas del organismo, nos basamos en una denuncia contra el director de la anterior administración, Renato Ulloa, que fue presentada ante la Contraloría Municipal y la Fiscalía Anticorrupción (número de caso 2017/503/00016), por haber dado de baja del sistema de cobranza un adeudo de la inmobiliaria Consorcio de Ingeniería Integral que ascendía a 2 millones, 426 mil, 680 pesos por 15 mil m2 edificados. Lo que nos indica que, con la cuota establecida de $15.75 por m2 de construcción, por cada 15 mil m2, ingresarán 236,250 pesos (90% menos) a las arcas de Agua de Hermosillo, una cifra total de 2,190,430 pesos menos.

Esto es solo la punta del iceberg del enorme saqueo a la paramunicipal que más ingresos genera. Si fuera dirigida pulcramente, podría ser el órgano capaz de sanear las finanzas del municipio que ocupa el cuarto lugar más endeudado del país.

Foto: Uniradionoticias.com

La alcaldesa Célida López se ha construido a sí misma una imagen de una gobernante fuerte y frontal que impone su autoridad. Parecería que busca continuamente la oportunidad de reforzar esa imagen e incluso extralimitándose, como lo ha dejado ver con algunos periodistas y regidores que, han disentido y cuestionado sus decisiones de gobierno.

Por otro lado, la alcaldesa ante la élite financiera de Hermosillo ha sido sólo un espejismo difuminado: la imposición de Olavarrieta en la dirección de Agua de Hermosillo por parte de ese grupo empresarial de poder fáctico que domina dicho organismo lo deja en claro. En el combate a la corrupción para recuperar lo que pertenece al erario la 4T local no va acorde ni está a la altura del Gobierno Federal liderado por López Obrador.

Al igual que el huachicoleo de combustible, que se daba de manera institucional en contubernio con los poderes fácticos empresariales y sindicales, así ocurre con el huachicoleo en Agua de Hermosillo. El cáncer se encuentra encapsulado dentro de su mismo organismo y con metástasis exógena de cuello blanco.

Es urgente la quimioterapia anticorrupción en Agua de Hermosillo, antes de que entre en fase terminal, pero la 4T local, con este gobierno municipal en turno, no parece ser el elixir adecuado.

Por: Aarón Tapia, Hermosillense, amante del sarcasmo y de la buena polémica para el debate. Conductor de Ensalada de Tópicos.
Twitter: @NARANJERO75

Facebook: Aarón Tapia

Fanpage de Facebook: Ensalada de Tópicos

Foto principal: Agua de Hermosillo. Inauguración de Módulo, Mayo del 2017. Ilustrativa.